Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. S A B A- D O 3 DE MAYO DE 1970. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 45. VALENCIA ni DÍA TEMPERATURAS DE LA CAPITAI Max. 20.0 Mín. 10.0 EL RECUERDO DEL PALLETER Las efemérides valencianas del mes de mayo tienen especial recuerdo en el famoso crit del Palleter el grito de independencia que levantó el espíritu patriótico contra las huestes invasoras de Napoleón Bonaparte, en 1808. Excitados estaban los ánimos después de la jornada del 2 de mayo, en Madrid, cuando llegaba a Valencia la Gaceta que anunciaba la renuncia al Trono de Fernando VII y de los Infantes, y la adjudicación a José Bonaparte. Junto al monumental edificio gótico de la Lonja había un puesto de venta de periódicos, conocido por la para de Marieta donde se recibía la Gaceta de Madrid y donde por módico precio se reunían los valencianos para la lectura en aquel lugar, cercano a la plaza del Mercado. En aquellos días angustiosos, los más impacientes patriotas esperaban allí la llegada del correo. Fue el 23 de mayo, cuando uno de aquellos patriotas leyó en voz alta los fatales decretos. La indignación estalló violenta, con mueras al Rey intruso y vivas al Monarca legítimo. Corrió la multitud alborotada a la ciudadela pidiendo armas, que fueron negadas, dirigiéndose seguidamente al palacio del capitán general, que entonces era el conde de la Conquista, hombre- -al decir de los historiadores- -indeciso, cortesano y nada dispuesto a contradecir las órdenes que había recibido de Madrid, al que contrariaba la actitud del pueblo, por lo que, para ganar tiempo y eludir responsabilidades, convocó al Real Acuerdo, constituido por las autoridades superiores. Todos se dirigían aquel día histórico al antiguo palación de la Generalidad, gravemente arrellanados en sus carrozas, rodeados y seguidos por el tropel voceador de los patriotas, movediza espuma de la marejada popular. No era menos alborotado el mar de exaltados defensores de la Patria que se movía en la famosa plaza de las Pasas. La impaciencia por la resolución de la Junta de autoridades, largas horas reunida, determinó el estallido con el famoso grito del palleter Era éste un humilde vendedor de pajuelas- -cortadas en pequeños trozos- y empapadas con azufre, se usaban en aquellos tiempos como combustible- -llamado Vicente Doménech. A la plazuela llegó cuando mayor era la efervescencia patriótica. Y rasgando su faja de estambre rojo la repartió en menudos trozos para que sirviese de escarapela; puso el giran mayor al extremo de una caña, con una estampa de la Virgen de los Desamparados y un retrato del Rey, y, subido a una silla, enarboló el improvisado estandarte, exclamando con Voz fuerte y segura: Un pobre palleter li declara guerra a Napoleón. ¡Vixca Ferrán séptim i muiguen els traidors... Todos siguieron entusiastas al palleter dirigiéndose al antiguo palacio de la Generalidad, donde la Junta de autoridades deliberaba aún. Surgió entonces el tribuno fogoso que, recogiendo el sentimiento popular había de llevar el voto de la ciudad alborotada al Consejo de las autoridades indecisas. No fue ese tribuno el animoso palleter audaz y bravo, pero no cabeza para el alzamiento, sino un fraile franciscano, el padre Juan Rico, quien, identificado por el sentimiento popular y como intérprete autorizado, se presentó ante los asombrados componentes de aquel Consejo, y con fogosa elocuencia expuso la gravedad del caso, pidiendo, como lo había hecho públicamente el palleter se declarase la guerra en el acto al Emperador Bonaparte. A partir de entonces, la agitada sucesión de episodios silencia el nombre de Vicente Doménech, el entusiasta palleter que, con su famoso grito de independencia enardeció el entusiasmo patriótico de los valencianos. En realidad, poco se ha sabido después; de Vicente Doménech. Gaspar Thous Orts- -batallador periodista y escritor- en su novela El Palleter publicada en 1886, supone a Vicente Doménech el año 1808, próximo a cumplir los veinticinco años, hijo de un honrado matrimonio de labradores, a los que perdió cuando contaba ocho años de edad, siendo recogido por un pariente lejano que habitaba en el cercano poblado de Patraix. El propio escritor, después de citar las famosas escenas patrióticas de la plaza de las Pasas, asegura que Vicente Doménech contraía matrimonio, el día 5 de agosto del mismo año de 1808, con una joven huertana... Pero la inmortal gesta del palleter quedaría registrada en las páginas de la Elistoria valenciana. Y serviría para ser recordada también por los artistas valencianos. Joaquín Sorolla, que tan magníficamente había realizado su lienzo Defensa del Parque de Artillería en el Z de mayo madrileño, y cuyo cuadro, presentado en la Exposición Nacional de 1884- -cuando el ilustre artista contaba veinte años de edad- fue galardonado con segunda medalla, pintó entonces otro cuadro de historia, con el que obtendría la pensión a Roma que concedía la Diputación Provincial de Valencia. Guardaba esta obra analogía con el tema del anterior cuadro premiado. Sorolla evocaba, ahora, el episodio de El Palleter dando el grito de la Independencia Después de Sorolla, otro artista valenciano, pintor y escultor, Emilio Calaníiín, pensionado t a m b i é n por la Diputación Provincial de Valencia, concurre a la Exposición Nacional de 1901 con una gallarda figura del Palleter. Aquella gran figura fue donada por su a. utor al Museo Provincial de Bellas Artes. El Ayuntamiento de Valencia, que rotuló una de las calles de la Ciudad con el nombre de Palleter, quiso que aquella figura gallarda que de Vicente Doménech realizó el escultor Calandín, pudiera recibir público homenaje. X, fundida en bronce, fue colocada sobre firme pedestal, rodeada de sencillo jardín, formando artística rinconada, con el fondo histórico de las viejas murallas y junto a las grandiosas torres de Cuarte, recuerdo de la épica defensa de la ciudad en 1808, de cuya heroica efemérides muestran gloriosas cicatrices las famosas torres valencianas, -Vicente VIDAL CORELLA. próximo lunes q u e d ari abierta la 48 Feria Muestrario Internacional de Valencia. Cuarenta y siete años dan motivo para alabar a una genealogía que por sí sola dice de su eficiencia. Al llegar al medio siglo, que será objeto de especial celebración, habrá de recordarse aquella Primera vigencia ferial constituida por una docena de instrumentos, primeras máquinas agrícolas, y unas cuantas estanterías con frascos de semillas o muestras de rudimentarios abonos, reunidos bajo los claustros abovedados del Colegio Imperial de Niños Huérfanos de San Vicente Ferrer, que fueron el grupo expositor de mayor importancia. Aquella Feria de ayer tiene hoy categoría de Feria Internacional, con edificio propio, en un ambiente enriquecido por su presencia, a pocos kilómetros del centro ciudadano. La Feria de este año va a ocupar por primera ves estos lugares. La Feria que se abre a dos fechas de hoy une este año a los complicados productos manufacturados en España los que produjeron la mayor parte de los países europeos y algunos americanos que con Indonesia, Japón, Marruecos y Uganda forman un grupo con el que puede decirse que están representadas las cinco partes del mundo. Entre los sectores especialisados de la Feria 48 cabe citar los que corresponden a maquinaria y productos para las industrias de confitería y panadería (MAICOP) los de material de oficina; de maquinaria agrícola y O. P. alimentación; hábitat- 70; sección de motonáutica... Y destacadamente, Container y transporte combinado, que constituye un sector específico dedicado a la más revolucionaria técnica en materia transportista. Finalmente hay que destacar, como merece, la Participación del S. I. M. T. E. Sector Internacional de Material y Técnicas de Enseñanza, que cuenta con la participación de destacadas firmas con los mis modernos materiales: sistemas pedagógicos y elementos audiovisuales del Ministerio de Educación y Ciencia, el cual participará directamente a través de sus organismos, lo que dará un interés de tipo pedagógico que rebasará al que normalmente, despierta una feria de tipo comercial. Para ello, un equipo de técnicos del Ministerio de Educación y Ciencia, con el intendente general del mismo, vino a Valencia para determinar de %o rma precisa la muestra a instalar en el narco de dos amplias salas del nuevo ediicio ferial. Tres aulas estarán en permanente función durante la vigencia del certamen y en ellas se impartirán enseñanzas a base de juguetes educativos, medios audiovisuales v otros métodos modernos de enseñanza en un parque infantil con dos gimnasios tipo, los que colaborarán con los centros anteriores. Como H n al, anticipamos que la U. N. E. S. C. O. participa también en esta Feria a través del Ministerio de Educación y Ciencia con un stand donde se mostrarán al público folletos, publicaciones y gráficos en los que estará reflejada su labor a escala mundial en pro de la cultura. -Hipólito TÍO. FL LAS PETICIONES PARA UNA CARTA MUNICIPAL NO HAN RECIBIDO RESPUESTA Se ha ampliado a once mil nuevos abonados la red telefónica urbana Valencia 1. (De nuestro corresponsal. En la última sesión celebrada por el Cabildo Municipal se Informó de los dos intentos hechos por la Corporación para lograr una Carta Municipal, en peticiones tramitadas reglamentariamente at Ministerio de la Gobernación en octubre de 1964 y febrero de 1968. de las que no ha obtenido respuesta hasta ahora. Se acordó reiterar los acuerdos anteriores sobre esta petición y designar una nueva Comisiónpara un nuevo estudio sobre esta cuestión, que tanto interesa a Valencia. EN LAS OBRAS DEL PARQUE INFANTIL DE TRAFICO El alcalde ha girado visita a las obras qui se eetán realizando para la construcción d