Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MILAGROS DEL ARTE veces se ¿a dfche ne el arte hace milagros, r ar mi parte, tuve la fortuna de w testigo de no de ellos, en I Corana. Corría el 1939, ya terminada la erra. Invierna erad 13 mercad ireate a la tetada de San Jorge, arante a terminarse en julio de 1936, tuvo entonces ur ser habilitad para coarteL En la primera de las rechas estaba, en obras a fin de ne recobrase la exigida por s t intemperie y alejadas 1 mate aoaMe del edificio mlHtftr. acamparon, per tumo, en el ota de la phsa de Marta Pita, hasta Be el aleatdr. de 1 Canina, don Femando Alvares de Sotomayor, ordenó se cobijasen bajo los soportales del Ayuntamiento, Be se abn en esa plaza, con la tiraitad ¿n de ue dejasen expedito el aeees al Palacio ManfefpaL y, en verdad, a aaténtw palacio. Asi mujeracas un tanto protegidas mal la lluvia y d meteoros de temer en la bella capital de GaUda, hasta ne el nereado estáñese en Vn día Sotomayer llamó a sa seeretarlo particular y le dijo: Al hacer veo del oasilllt ue nos dejan las Tendedora he observad una... Tal ves no sea verdulera; más Uen parece amiga de la daca del puesto. Tiene u rosta pfart bte- parttcnla aente par el prarnatisn se ennobleec na tanto so cara... Me gustaría pintarte. Poco trabajo costó lograr su identificación y ninguno decidirle ue sirviese de modelo al afeaMe- pinter. reverenciado en toda l a Carona no por ser su aValde. ni pintar de Eran fama, sino por su acreditada caballerosidad y pródiga mano. La modelo improvisada, pese al prognatismo ae tentara a don Fernando no engañaba a nadie: sos maneras y adere denotaban kw actividades ae ejercía. Sotomayor, coa sa rapidez araeterfetica (después de l a n í o era el retratista, más rápido el man U trasladó al Heos tocada es eantiDa negra, un Bbro de radón en la mano y la pisa de María Wta al fondo. Estaba el retrato prácticamente terminado. A sw aatr vendrá, esta chica; tengo ue ioear algo en las manea 1 a Mió SMomagm- a sa secrétala Amtaahnente llegó. ¡Anda, y ae no te ha sacad guapa don Fernanda! I s w eha, sttendam, miraba extasiad su retrato. Aleo advertía en él ne fe conturbaba, Tra prolongada rJ respeto énr espera de on si, per n tast eomo el Devotifia ftrmó parte 3 fc w a envió a. Baenas Abes (l W) r ara ana virtiendo 1 f v w CB i más Bettx Se burtt de vteavnx y ne rae. de arte, y al ver el cwut Dios. la phrté i ta k ton ptntera y eabré mt neto, y i W n 4 la iglesia de San BUarto. en onde ate I l a aunilltert de te vemos d extrema en a ué! los, lo Mr fas eabe De la autenticidad de la de La Confia, tfe La coneondlanefa entre kw he jmxad ue vana la eetta dé Ignorado agradeeien erudita 7 espontánea, crea, a alea le sabía muy cupcrf f arto y demás atentados mortales a lar No acoque nütg siatar fe retrato najo btcUa ún Y NO SE AVERGONZABAN En latín, para que haga más erudito? et non erubescebant. Asi termina el versículo 25 del capitulo II del Génesis. -refiriérídose a qué Adán y Eva estaban ¡desnudos, sin alterarse lo más mínimo. Pasaron espacios e tiempo que se llamaron años, si $I as... En España reinaba Carlos IV, y wfttí determinóse qtíe fuesen ¡condenados al fuego varios cuadros a causa de ios desnudos que en ellos wmnpeaban, (principalmente femeninos. Entre dicha obras, veinte en total, figuraban El Jmteio de Parts Diana y Calinto La Fortuna Aridrámeda y MNinfas y sátiros de Rubens; Aídán y Eva de Alberto Durero; Diana y Endimión de Van Dick; Juicio de París y El tocado de Venus de AMani... Giradas a los buenos oficios del marqués de Santa Cruz se les indultó de la hoguera, quedando entonces condenados... a reclusión perpetua, con real orden y expresa prevención de que se tengan en piezas cerradas, no dejándose entrar en ellas sino precisamente a aquellos que hayan de hacer su estudio Quien quisiera más datos de tan curioso proceso puede consultar el hermoso, discurso de don Jacinto Octavio Picón al ingresar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (9 de noviembre de 1902) que trata la materia con multitud de pormenores, y el mecido del muy docto Htístúriador de muestras Artes, don Narciso Sentenach y Cabanas, publicado en el Boletín de la Academia citada, núm. 51, correspondiente aH 31 de marzo de 1921. Hoy esos cuadras, con figuras mitológicas en en su más espléndida y serena desnudes? pueden admirarse en el Museo del Prado y en otras pinacotecas de Madrid. Hasta la muerte de Fernando VII- permanecieron todos en la llamada Sata reservada del Prado. Anteriormente habían sido celosamente guardados en la Academia de Bellas Artes. Diana y sus ninfas con los sátiros de Rubens.