Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PROSCENIO CANTAN A QUEVEDO Miré los muros de la patria mía, si un tiempo fuertes, ya desmoronados Esperanza Abad, Enrique Camaeho, Francisco Estévez y Mariano Romo cantan a Quevedo con música de los jóvenes oompositoires Cruz de Castro y Estévez. mentación de nuevas formas, partiendo de las más tradicionales y tratando asi de posibilitar un estilo propio Estilo que tuviera una proyección a todos los sectores del publico, sin olvidar nunca esa dualidad necesaria, propia de todo arte y esencia del hecho dramático y musical: público y escena, pedagogía y estética ¿Por qué Quevedo, precisamente, para esta primera salida? En principio fue elegido García Lorca. 3 lirismo de su verbo se identificaba con los propósitos musicales del grupo. Cuando el espectáculo estaba en pie, la familia del poeta negó los derechos, alegando que el Romancero Gitano había nacido para ser libro y no para ser puesto en un escenario. Ni siquiera accedió a supervisar el montaje. Así fue como, de rechazo de una situación incomprensible, fueron en busca de Quevedo, quien, per otra parte, ya no tenía familia que velara tan celosamente por su obra. Quevedo ofrecía además un sentido critico más acentuado, teniendo en cuenta que su sociedad se llalla aún vigente, al menos en sus rasgos esenciales. Miguel Arrieta, el director del (trapo, encargado de la selección y el ensamblamiento de los textos, me dice que llegó al Quevedo- homEl Quevedo trascedente y metafisico, en bre a través del estudio de su época. Su claroscuro: gran preocupación fue que el espectáculo Ayer se fue, Mañana no ha llegado, no se quedara, en la mera anécdota ni en Hoy se está yendo sin parar un punto; simple producto estético. Entiende el teasoy un Fue, un Será, un Es cansado. tro como denuncia. De este espectáculo en dos partes, con He asistido a este juego escénico conceduración de algo más de una hora, donde lebrado en una salita underground del se hallan montones de audacias expresivas Madrid que aún conserva sorpresas. Los que harán amarillar de envidia al claro miembros del grupo se han pagado su chirle y meridiano espectador y a óteos montaje y los beneficios que obtengan en entremetidos y viejarucas que chismorrean sucesivas representaciones serán invertidos por los corredores resultaron tachados por en el montaje siguiente. A un espectáculo la censura ciento ochenta y ocho versos. sobre Juan del Enzina, actualizado al máAsi quedaron evitadas al gozo general com- ximo pero conservando la támbrica de la posiciones como A la perla de la mancebía época, seguirá La ópera de peseta que nos de las solteras o la Sátira de Quevedo arengará a movernos sin cesar como medio a una mujer que viéndole enamorado se de escapar a la desesperanza, y en la que jugarán todas las tendencias de la música casó con un capón. Frente al Quevedo festivo, vitriólico y actual. satírico, de gayos coloridos, con algo de ¿Zarzuela? ¿Comedia musical? ¿Opereespejo literario de ese gran surrealista que ta? Aún no tienen la palabra para bautifue El Bosco: zar lo que están haciendo. Sólo saben que hay que seguir cantando, y que la verdaQue un avestruz trague dera solución del teatro independiente está la ascuas de un horno en profesionalizarla de forma nueva, en y que coman tierra ruptura con los moldes establecidos. ratones y topos, V no lo dicen por mal... vaya en hora buena; cada día lo oigo... Ángel GARCÍA PINTADO