Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 15 DE FEBRERO DE 1970. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 13. TEATRALES EL PRECIO DE ARTHUR MILLER. EN EL I TEATRO FÍGARO. LAS NOVEDADES DE 1 LA SEMANA j S 3 s s ü Comienzan las novedades de la semana adelantándose unas horas la primera de ellas, con la actuación esta tarde en la Zarzuela para los más jóvenes del solista cantante Mike Kennedy. Mañana, a las siete y media de la tarde, él crítico tea- tral don José Monleón disertará sobre Moratín: una imagen de la sociedad en el ciclo cultural Los lunes del Español El miércoles, a las dos, la Peña teatral Chicote, por ini- dativa de don Felipe García, será agasajada por el Club de Prensa el Garbanzo de plata con un almuer- s so en Torres Bermejas, cuyo Cirio, a petición de don Camilo José Cela, s aplaza hasta el lunes, 23, la imposi- eión del garbanzo que debió cele- orarse el jueves, al académico. El miércoles por la tarde, en el Real, así como el sábado por la noche, actuación de los solistas Pierre Four- 5 nier y Pierre Fonda y la Orquesta Sinfónica de la RTV. Española di- rígida por Odón Alonso. -Para el jueves, 19, por la noche, ha sido aplazado el estreno en él Valle- Inolán de Manzanas para 5 Eva adaptación de Ruiz Marte de tos cuentos de Chejov. s Carmen Bernardos, Jesús Puente, Fernando Delgado y Narciso Ibáñez Menta Teatro Fígaro. Título: El precio Autor: Arthur Miller. Versión española: José Méndez Herrera. Dirección: Narciso Ibáñez Menta. Intérpretes: Carmen Bernardos, Fernando Delgado, Jesús Puente y Narciso Ibáñez Menta. Decorado: Diego Pedreira. Diría yo, si no me fuera tomado como exceso, que el brillante periodista, ensayista y adaptador de piezas teatrales que es Thierry- Maulnier peca de increíble superficialidad cuando afirma que es el dinero lo que Arthur Miller juzga en esta comedia titulada El precio que Ibáñez Menta ha montado e interpretado en el escenario del teatro Fígaro. Algo le falla a nuestro colega francés siempre que trata de entender, de juzgar, a personajes judíos. No los entiende. De ahí que en alguna ocasión le haya sido echado en cara su coyuntural antisemitismo. De ahí que sus frases al frente del programa de este espectáculo no orienten, sino que desorienten al espectador. Foco le importa a Miller en esta obra terriblemente dramática el dinero. Lo que le importa es la inseguridad del hombre ante su propia vida. Lo que examina con terrible profundidad, con supremo despegamiento, es al hombre confrontándose con su propia vida; tratando de llegar a una dilucidación que le permita saber si acertó o si erró al elegir el programa, según el cual se ha realizado. A nadie, salvo al judío Salomón, importa realmente el dinero en este drama. Ni al propio judío Salomón le importa, ya que para él la compra del magnífico lote de muebles que Víctor le ofrece mucho más que en términos de negocio pecuniario lo ve en términos de resurrección, de inyección de nuevos motivos para sentirse vivo y desear seguir viviendo. A Víctor le importa en rigor el dinero tan poco que rechaza la tentadora oferta de su hermano y malbarata así su herencia. A Walter, el hermano, no le atrae ese dinero. Está dispuesto a dar mucho más como precio de una reconquista imposible: la del afecto de su hermano. Para Esther sí tiene importancia ese dinero, pero la pobre no es más o ¡ue una víctima míe ha sido y sesruírá s pndo triturada por los renrores, las frustraciones, los sueños Se Víctor, su maritJo. El precio no se cifra en dinero, salvo para esos muebles familiares. Víctor ha pagado con precio de fracaso social y matrimonial el ideal que de sí mismo hizo como hijo generoso, abnegado, capaz de sacrificarse. Walter paga en precio de soledad, de pérdida de su propia familia, de imposible reconciliación con su hermano, el objetivo que impuso a su vida: ser un triunfador. El dinero corre al fondo de un drama de seres vacilantes, inseguros, que por haber padecido una gran conmoción económica de su país sienten una angustia de lo material, de lo estable, de lo sólido, que no puede asentarse más que en la posesión de indefectibles medios de fortuna. COMPAÑÍA DE SEGUROS DE VIDA DE PRIMER ORDEN VINCULADA A POTENTE GRUPO INTERNACIONAL necesita Inspector o Jeíe de Grupo Ramo Vida MASCULINO O FEMENINO para promocionar a Delegada de la Zona SE REQUIERE: Sentido de la responsabilidad. Agresividad y dotes de mando. Experiencia mínima de un año en este puesto Dedicación exclusiva. SE OFRECE: Elevada remuneración fija. Importantes sobrecomisiones y supercomisiones. Plan de Seguro Colectivo de Vida. Plan de Retiro y Hospitalización. Financiación de automóvil y kilometraje. Trato agradable. Interesados, presentarse los días 16 y 17, de 10 a 1,30 y de 4 a 7,30, y el día 18, de 10 a 12,30, en el Hotel Yelmo Chito, Velázquez, 13, donde serán recibidos por el señor Albiol. PERITO INDUSTRIAL solicita importante fábrica recambios automoción de Madrid, para cubrir puesto JEFE DEPARTAMENTO ESTUDIOS Y PROYECTOS- -Cinco años experiencia en diseños de mecanismos de automóviles. -Dotes de mando e iniciativa para dirigir departamento. -Sueldo según capacidad y valía. Dirigirse por escrito al núm. 3.275, plaza Cristiiio Martes, 4. (3.275.1 Pero ése es un fondo que yace en todo el realismo de Miller, porque es un condicionante permanente de la sociedad norteamericana, montada sobre la necesidad del triunfo material, Víctor y Walter han vivido separados por la adopción de opuestas actitudes ante la catástrofe financiera que, al conmover al país, ha arruinado a su padre. Nunca podra perdonar Víctor a Walter. Si algún día lo hiciera se desmoronaría esa justificación a su vida fracasada que supone el considerarse como un héroe del amor filial, como el sacrificado por servir a su padre. El rencor y la incomprensión separan a estos hermanos como a millones de hermanos. Se cree despojado el uno por el triunfo del otro. Lo que éste hace por apaciguar, por atraerse a aquél, se convierte en nuevas acusaciones, en más despiadadas sospechas. ¡Qué lejos queda el dinero de este abismo de resentimientos y desconfianzas! Es con más alta moneda, con moneda de amor, de ilusión, de vida, con la que se compran las actitudes, las decisiones humanas. Arthur Miller ha construido un intenso drama de conversación. Cuatro personajes que hablan, que discuten, que tratan de entenderse y van descubriéndonos sus vidas laceradas, sus infortunios, sus fracasos, todas esas cosas que se echarán en cara y los separarán más hondamente. El estudio psicológico es tan penetrante que podría asegurarse que Miller no ha inventado nada, que lo ha visto todo; que ha puesto en diálogo dramático el contenido de muchos cuadernos de notas tomadas de la realidad. Hay cuatro seres humanos palpitantes de soledad, de frustración, que se acercan y se rechazan, tienen un atisbo de comprensión y lo destruyen por implacable sentimiento de soledad agresiva. La acción dramática va tornasolándose implacablemente. Toda esperanza se desvanece poco a poco. Y es tan terrible el fracaso de cada uno de esos seres que hasta el propio judío Salomón, único que podría considerarse victorioso al rematar la compra de los muebles, acaba llorando su victoria. Méndez Herrera ha traducido con un lenguaje muy directo, muy denso, como pedía el texto de Miüer, y de esa manera el conflicto de esos seres acongojados por su inseguridad afectiva y moral sobrepasa los límites del escenario y conturba a los espectadores. Una gran obra dramática perfectamente servida por el traductor y brillantemente expresada por un cuarteto c? e actores impecables. Está espléndido, hondo en BU