Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 2 DE D I C I E M B R E Í) E 1969. EDICIÓN BE LA MAÑANA. PAG. 18. bable- -por el juego, interdependiente, de ambas cosas. Lo rnás importante de la Conferencia cumbre de La Haya ess sin embargo, que el temario inscrito en su agenda exDISECTOR- Torcuato LUCA e TENA presa, en su conjunto, una situación líDIRECTOR ADJUNTO: Pedro de- -3 RENZO mite para el Mercado Común; o al menos, para la etapa comprendida entre su SUBDIRECTOR: Jesús REVUELTA IMAZ constitución en el Tratado de Roma y REDACCIÓN. ADMINISTRACIÓN Y este final de la década de los sesenta. TALLERES) SERRANO, 6 1 MADRID. Los problemas económicos de la ComuAPARTADO NUM 43- TELEF 225 17 10 nidad, en el horizonte que ahora se cierra, han llegado a un grado de decantaEditor: PRENSA ESPAÑOLA. S. A ción tal que por su acusada definición, por estar ya tan centrados, no ofrecen resquicio alguno para su escamoteo ni para maniobras dilatorias so pretexto de que algún punto o algún detalle relevante se encuentran aún por discutir y precisar. Están maduros para la decisión. La cumbre de La Haya es un acon- Son ya cuestiones netamente políticas. tecimiento político no limitado al Club Como política lo ha sido, desde un pride los Seis o mini- Europa, brotada mer momento, la cuestión del ingreso de del Tratado de Roma. Planteada la Con- Gran Bretaña. ferencia para un diálogo entre los jefes La materia del pleito europeo se ha de Gobierno de los países miembros de homogeneizado en su totalidad. Por ello la C. E. E. encuentra volcados sobre la se puede, desde la instancia de La Haya, mesa una serie de temas que, por su na- comenzar sin obstáculos el proceso perturaleza, cabalgan la frontera de dos tiem- fectivo y expansivo del Mercado Común. pos y dos espacios políticos: los com- Pero conviene señalar también cómo esprendidos en los últimos doce años- -eta- ta llegada de los problemas comunitarios pa fundacional del Mercado Común- y a un punto de crisis y de consecuente los que, cargados de riesgos y promesas, cambio se encaja con ios desenlaces de se abren a la década de los setenta. otros problemas y tensiones aparecidos El progreso comunitario parece instala- en el mundo al finalizar la última gran do, consideradas sólo las tradicionales ar- contienda. La crisis del arma termonugumentaciones francesas, en una alterna- clear desemboca en la Conferencia de tiva de opciones irreductibles: en exten- Helsinki. La crisis ruso- china emplaza sión o en densidad. En extensión, dando soluciones en las conversaciones de Peentrada en el Club a la candidatura bri- kín. El crónico problema árabe- israelí ha tánica, y, eventualmente, a la de aquellos llevado a Rabat la práctica alineación, otros países de comerció especialmente contra Tel- Aviv y sus aliados, del islavertebrado al de Inglaterra- -tal el de la mismo mundial, presto a convertirse en mayoría de las naciones escandinavas, cu- el remedo de la mística sionista, y, de yo proyecto de unión económica, Nor- nuevo, convoca la unanimidad árabe, padek, bascula sobre la respuesta que la ra antes de tres semanas, en la capital C. E. E. dé a Londres- y en densidad, marroquí. a través de un enriquecimiento del teLa década de los setenta plantea y jido comunitario, bien por medio de! a exige nuevos horizontes. Igual en la resolución de problemas pendientes, como lación entre los dos bloques que entre el agrícola, bien extendiendo la unión a las sociedades industrializadas y el munsector tan decisivo como el monetario. do subdesarrollado. Igual entre los paíSin embargo, en realidad vamos a asis- ses de la pequeña Europa que entre éstir, desde esta cumbre de La Haya, a tos y la Europa toda. La Haya es una una etapa rica en negociación en transac- cita capaz de conjurar un nuevo rapto ciones. El Gobierno de la República Fe- del Viejo Continente. Una convocatoria deral de Alemania, sobre el que habrá para estar puntuales y preparados en el de pesar de modo más gravoso la solu- andén de los años setenta. ción de la Europa Verde plantea la aquiescencia a la candidatura británica frente a la tradicional postura de cierre mantenida por Francia: país de los Seis que, objetivamente, resulta más Recibirnos, con el ruego de su publicación, la siguiente nota: beneficiado en este aspecto, por cuanto es, dentro de la Comunidad, el primero En relación con la noticia publicada de todos en volumen de exportación agríen el diario A B C del día 5 de noviemcola. La cuestión del ingreso de Inglatebre de 1969. procedente de la agencia rra se define, una vez más, como el tema Pyresa, sobre un gran ejemplar de caclave en los debates comunitarios del má- pra hispánica cazado en los montes de Tortosa por don Manuel Trepat Pía, y ximo nivel. Y ante ella, es de destacar que es el actual récord nacional, esta el hecho de que la Francia posgaullista Junta Nacional desea puntualizar los se haya apeado de su maximalismo oposiguientes extremos: sicionista a Londres. De decir n o irre 1. La Junta Nacional de Homologaductiblemente a expresar su asentimiento ción de Trofeos de Caza es el único orcondicionado a unos plazos existe una ganismo que oíicialmente puede efectuar variación cualitativa de primera magnihomologaciones de trofeos de caza matud. La diferencia consiste en que ahora yor y determinar, a la vista de los puntos obtenidos, los récords de las difese puede negociar el problema. Todo es rentes especies. cuestión de discutir la amplitud de ios plazos. 2. Esta Junta no ha homologado. hasta esta fecha, ningún trofeo de maSiempre se nofgocia lo más o lo menos; cho montes de don Manuel Trepat Pía. nunca lo que no es negociable. Como no 3. En su consecuencia, el actual rélo fueron las aspiraciones inglesas para cord de España de macho montes lo sigue ostentando don José Antonio Rein la Francia del general De Gaulle. Ahora, Duffau, por un ejemplar cobrado en el en cambio, lo serán, tanto en razón de Coto Nacional de Gredos, el día 5 da las recientes declaraciones de Chabanmayo de 1967, con una puntuación de Delmas a este respecto como por los in 246,85 puntos. -Conde BE YEBES, pretereses agrícolas franceses en juego; o sidente fie la Junta Nacional de Homoquizá- -lo que resulta mucho más prologación. ABC planetario En los coloreados cuadros de la Historia Sagrada descubría el niño, educado a la manera antigua, ¡a misteriosa relación entre los cabellos y la fuerza. Sansón, rapado por Daüla, caía en! a esclavitud. Poco después llegaba otra noticia extraña: la de la relación de los cabellos con la realeza. Wamba, arteramente tonsurado por Ervigio, era depuesto del trono de los visigodos. Ya en la adolescencia venía coa verso de Kubén la turbadora noción de que Eva no era rubia; de que Pentesilea, Judith, Cseopaíra, habían sido también morenas. Un oscuro, insospechado camino, unía cabellos y sexualidad. Toda una cultura, la semítica, mira les cabellos como una forma de desnudez. SabourauS- -y esta última información se la debo a un curioso artículo del doctor Sauz Beneded aparecido en Pueblo -sostiene eue ni un solo eunuco es calvo. La calvicie, la ausencia de cabellos será, pues, un signo de virilidad. ¿No será más exacto decir de sexualidad? ¿Tratan de virilizarse, de sexualizarse, esas bandas de jóvenes inconformistas que exhiben barbas y melenas como bandera de sus imprecisas rebeldías? Sauz Beneded, espíritu agudo e inquieto, al hablarnos de nuestros cabellos nos induce a meditar sobre su misteriosa relación con muchas de las instituciones básicas mediante las cuales el hombre se ha hecho hombre pasando del estado de naturaleza al de cultura. Alguna secretísima vivencia refugiada en el subconsciente induce al hombre a otorgar innegable importancia a los cabellos. La calvicie preocupa a millones de seres de todas las razas, de todas las religiones. Ko veiiílo crema, vendo esperanza decía un avispado publicitario norteamericano que anunciaba una crema contra la caída capilar. Millones de seres compran esperanza. Pero, ¿por qué, si no es por esas entrañables relaciones, la esperanza y la conservación del cabello se dan la mano? ¿Por qué el pelo corto fue una patente de heroísmo en la guerra del 14, y el pelo largo es ahora una declaración de independencia? Si nos atenemos a las reglas aparentes de la evolución, el destino del hombre civilizado es la calvicie. El que Desmond Morris llama mono desnudo acabará por ser también mono calvo y, en tal caso, quienes se adelantan a la evolución no deberían avergonzarse de su calvicie, sino considerarla con orgullo como UH signo de avance evolutivo, como la demostración de su condición de precursores. Charles Darwin ha descrito a una mujer llamada Julia Pastrana, que vivió hacia 1860. Temía esta mujer cubiertos el cuerpo, el rostro, de suavísimo cabello y mostraba doble fila de dientes en ambas mandíbulas. Era, o un error de la Naturaleza o un salto atrás en la evolución humana. Julia murió al dar a luz un monstruo velludo, hijo del hombre que la exhibía y explotaba. Muero feliz- -suspiró- -porque sé que he sido amada por mí misma. Se equivocaba: había sido amada por sus cabellos. Resistamos a la tentación de decir que estamos ante un problema peliagudo. Apuntemos solamente que tal y como están las cosas, las melenas y las barbas parecen simbolizar nostalgias y retrocesos. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. LA EUEOPA DE LOS M O S