Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MA D R l D, M A R T E S 2 DE D I C I É MB RE DE 1969- NUM 19.875 T R E S P E S ET A S A B C EN LA HAYA DIRECTOR: TORCUATO LUC A DE TENA. DE POSI TO L EGAL: M- 13- 1958- 120 PAGS. DISPARIDAD FRANCO- GERMANA EN LA CONFERENCIA CUMBRE DEL MERCADO COMÚN Mientras para Pompidou es cuestión primordial el resolver los problemas internos, Brandt afirma que una Europa sin Inglaterra es inconcebible EN ESTE NUMERO Editorial LA EUROPA DE LOS AÑOS SETENTA (Pág. 18. Gibraltar ECO EN LA PRENSA BRITÁNICA DEL DISCURSO DE MORTES (Pág. Sucesos 27. EL CANCILLER ALEMÁN PLANTEO, ADEMAS, LA NECESIDAD DE ORDENAR LAS RELACIONES POLÍTICAS Y MILITARES ENTRE LOS PAÍSES MIEMBROS DE LA C. E. E. La Haya 1. (Crónica telefónica de nuestro redactor, enviado especial. No se tomó Zamora en una hora ni Europa va a nacer por aa- te de magia milagrosamente armada, como salió Minerva de la cabeza de Júpiter, durante las siete horas de debate que los jefes de Estado y de Gobierno europeos piensan emplear durante la reunión en la cumbre que acaba de comenzar en el solemne escenario de la Sala de ios Caballeros, de La Haya. Por desgracia, las posiciones de los seis países miembros están demasiado alejadas las unas de las otras, y los recelos son demasiado agudos como para imaginar que la cumbre recién comenzda tenga las virtudes de un agua milagrosa. El señor Luns, como siempre, tenía razón, porque las intervenciones de los distintos jeíes de Misión han vuelto a repetir las posiciones archiconocidas de todos ellos sobre la construcción europea. Jugando con los tres elementos ya famosos del tríptico que pretende ordenar las necesidades comunitarias, es decir, la terminación, el reforzainiento y la ampliación de la Comunidad, los oradores han establecido las jerarquías entre estas tres necesidades, teniendo en cuenta sras propios intereses. Para los franceses lo único urgente parece la adopción del reglamento agrícola definitivo que sufrague sus gastos de cosechas excedentarias y esas monstruosas montañas de mantequilla y de trigo que no encuentran comprador; mientras los alemanes y los italianos insisten en la necesidad de resolver el problema del ingreso de Inglaterra en la Comunidad lo antes posible. Pero una vez dicho esto hace falta añadir con urgencia que entre las propuestas lanzadas sobre la mesa oval de la Conferencia, el canciller alemán WHIy Brandt le ha robado la escena como dicen los actores, al presidente Pompidou, pronunciando un discurso lleno de espíritu europeo, de generosidad, de imaginación, que ha sido indiscutiblemente el centro de la jornada y la más reconfortante oración en favor de Europa qué podíamos desear quienes seguimos c r e y e n d o con tanta obstinación como esperanza en la entidad moral de nuestro Continente. Dirigiéndose directamente a Pompidou, en un arranque de hermosa desesperación europea, el canciller alemán le ha pedido a Francia que responda a la voluntad general de desarrollar la Comunidad Europea, en el entendimiento de que nuestro Continente necesita un proceso de acercamiento creciente entre todos los países que lo componen, ampliándose a nuevos miembros para dar satisfacción y alegría a quienes esperan que Europa sea alguna vez lo que por la Historia y por la geografía debe ser. Brandt añadió que una Europa sin Inglaterra no era una Europa concebible, y que las instituciones europeas deben superponerse sobre los límites naturales de nuestro Continente. Para llevar adelante su propuesta, el señor Brandt ha ofrecido la apertura de una mesa redonda donde todos los candidatos a cualquier nivel de colaboración con la Comunidad- -es decir, no sólo los que vayan a ser miembros a parte entera de ella, sino los que traten de establecer una vinculación- -puedan reunirse con los seis fundadores del club original europeo y discutir minuciosamente todos los problemas pendientes. Entre la Europa rodeada por inaccesibles murallas de la China que elevaba el nacionalismo intransigente del general De Gaulle y esta amplia propuesta alemana de diálogo tan noblemente ofrecida por Willy Brandt hay tanta distancia que parece difícil el papel de Pompidou, súbitamente privado de la gran plataforma personal de lanzamiento que podía haber sido esta Conferencia en la cumbre Naturalmente, Brandt añadió que está dispuesto a comenzar la marcha hacia la unión económica y monetaria de Europa, y que era necesario establecer un sistema coordenado de políticas coyunturales, así como la creación de un fondo de reserva monetario europeo. Para terminar su magistral lección, el canciller alemán ha recordado la necesidad de establecer una ordenación de las relaciones políticas entre los países miembros, que hoy operan en plena anarquía, separados en las tareas de NOTA OFICIAL SOBRE LOS DETENIDOS POR EL ROBO EN U JOYERÍA BOULEVARD (Pág. 46. CAMPEÓN Páginas deportivas (Desde la 105, en hueco- grabado, hasta el finaL) la defensa y en todas las grandes negociaciones mundiales conducidas por los Estados Unidos y Rusia. Estamos, por tanto, ante una situación idéntica a la que ha venido desgarrando hasta aquí la Comunidad, con la diferencia de que todos los compañeros de Francia en el Mercado Común parecen esta vez más decididos que nunca a conseguir que la Comunidad no sea un terreno de ejercicios para ios vetos franceses, y que de alguna vez los herederos de De Gaulle sean capaces de sacudirse la maliciosa influencia antieuropea del hombre que quiso ordenar Europa alrededor de fórmulas que son su pura negación porque pertenecen al siglo pasado. Brandt ha lanzado con toda audacia sus propuestas y Rumor ha tenido la nobleza de aplaudirlas. Sobre el europeísmo de los holandeses, de los belgas y de los luxemburgueses no hace falta insistir, porque forma una bella tradición de estos pequeños países. Así la Conferencia, al menos durante su primera jornada, se ha convertido en una repetición del eterno encuentro entre los cinco y la Francia sola. Brandt ha ocupado, por derecho propio, el centro de los debates, y su discurso quedará históricamente considerado como una pieza capital en la batalla de la construcción de Europa. Mañana veremos cómo los franceses preparan su fuego de contrabatería, pero en el fondo, esta noche hemos comprobado, una vez más, que Europa sigue en desacuerdo con ella misma. Que hay Europas. o ideas de Europas, o intereses para aprovecharse de Europa; pero que no tenemos todavía establecido ese lenguaje común, ese impulso colectivo, ese amor por una sola bandera sin la cual no se edificará nada de sólido en un mundo que ha enterrado los nacionalismos, aunque tantas gentes en el Viejo Contiente no quieren entenderlo. Entre el discurso de Brandt, que estuvo a la altura de su tiempo y de la Historia, y el discurso de Pompidou, buscando un soporte financiero para sus trigos y sus mantequillas, hay tanta distancia que no existen razones, como decía el señor Luns, para lanzar todavía ninguna campana al vuelo. -Salvador LÓPEZ DE LA TORRE. contra e i W v; estreñimiento crónico NórmáeOl