Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN Mr FONDO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA INFANCIA MAS h REMOTO CANUDA i i i i i t i ai ai MILLONES DE NIÑOS EN EL MUNDO SOLICITAN SU AYUDA Colabore con UNICEF y entregue sus donativos en cualquier entidad bancaria de España y en la c e titulada: UNICEF. por los niños del mundo o en Asociación de Amigos del UNICEF General Mola, 86 y Orellana, 11- MADRID Fontanella, 14- BARCELONA Conde de Salvatierra de Álava. 6- VALENCIA Ancha de Santo Domingo, 1- GRANADA 22 Avda. Manuel Aaustin Heredia. 30 Sanidad -MALAGA Juan Pablo Bonet. 5- 7 y 9- ZARAGOZA Avda. Guardia Civil. S- ALBACETE stedes de fray Junípero, en el remoel grupo de españoles tísimo confín oceánico, suave más nutrido que ha y aromado como un inmensc visitado la Columbia británica jardín. Alcanzarlo, no es fá desde que sus antepasados co- cil. Medio centenar de espametieron la tontería de aban- ñoles, por gentileza de la Cadonarla nos dice, entre se- nadian Pacific Airline, ha salrio e irónico, el ministro de tado el Atlántico, paita, poTurismo de ésta, que se pa- sarse en el aeropuerto de vonea, en su propaganda, de Montreal, en una rápida esser la más bella provincia cala que nos ha permitido, a del Canadá Estamos, en los que ya lo conocíamos y a efecto, en la isla de Vancou- los que la ven por primera vez, ver, a dos horas de navega- e s p erecrearseo (en el gustoso tácu ción del extremo limite conti- Expoc 68 sel ha que desde la convertido en nental hacia el Pacífico, en un panorama familiar. A cala isla descubierta por los es- ballo entre las dos culturas pañoles De la Quadra, Heze- canadienses, la francesa y la ta y Fernández entre 1774 y inglesa, este viejo Mont Bo 1778. En 1789, otros dos es- yal que los británicos llaman pañoles, José Martínez y Pe- Montreol es una ciudad dro Alberni, crean la factoría alegre y trepidante, bien disde Nootka, en la propia isla tinta de la elegante frialdad de Vancouver, para prevenir sajona de Ottava- -donde el la presencia rusa infiltrada Parlamento es una ceremonia desde Alaska. Dos años des- inglesa, un ballet de buepués, l o s anglocanadienses nas maneras en el que danproclaman la soberanía bri- zan el Gobierno y la muy tánica sobre Vancouver. Que- leal oposición de Su Majesdan, de este (ramalazo de tad -en difícil equilibrio que aventuras, tatuados sobre los busca fórmulas de convivenmapas, unos nombres entra- cia, empezando por la corteñables: isla Galiano, isla Val- sía con que, al levantar la codés, isla Sucia, Salamanca, pa en los toasts de los banisla de los Patos, Canal Tum- quetes, el orador, cualesquiebo... Nada más. Al Sur, los ra que sea la lengua que usa, blancos palomares de las mi- levanta la copa diciendo The siones de fray Junípero Se- Queen y la. Reine Esa rra constelan el mapa de Ca- reina que, a miles de kilómelifornia de unos nombres en- tros de tBuoking- ham Palace, trañables para el misionero: mantiene su enhiesta silueta San Francisco, Santa Bárba- en todos los recintos oficiales ra, iSan Diego, que son, ni del Canadá, impregnando este más ni menos, los santos ve- ancho sector del Norte de nerados en los altares de la América de un cierto tradiiglesia de Petra, allá en la le- cionalismo aristocrático y eujana Mallorca, que revivían ropeizante, que va d e s d e el así, bajo la mirada clemente culto a los tarlans o cua- u e son