Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-T r- ft. l: na i r 4 Jvi t J F Í Wc odrow Wtlson dtjo n tarta ODiildn qu 4 oftda nuevo p r a f t l d i n u l g u i U r f i aiorlblr au propia orónica db dc el oomlanto iObr A unK hoja da p a l n blanoO Poro no pu dfl. Otda praaldonU Lfanv qua ampetar aaarlblr nir? afi lín a do To qua h n aortto loa pr ali enl a antarEoraa. KtKon qua apanoe con Johnson y lua raflatoilvia estia a n I eomadar da fa OftM lAnoa, no ha aaoapmdo a a i U o o n a U n U i n a v i u b l a da I B poirtlo da loa t a U d o a Unido su llmitai: lonoi, sigue liando el elemanlo m i l críticameaífl Importante p a r o la presarvaclón ds la p a i mundial. Y también, al mismo tiempo, aprende a vivir con lus pr o p I as ro 5 pon labilidades como Jafe e ecutivo de ese poder- Sabedor de que su información es slempra Incompleta, do quft su dad humana puedo conducfrle a un juicio equivocado y de quo, en general, debe tratar de persuadir, en lugar de oulgir, empieza una vigilancia permanenta de la ¡mplltacionei Internacionales de ios Eitedoa Unldo mente algunos do lo acontecimientos principales do este siglo, que considero que contienen an sJ lecciones para oi futuro. Después de cribiré las fases más críticas de preocupación internacional durante mi presidencia. Luego trataré de pronosticar sobre le próxi ma década, sin ofrecer soluciónos simples, p u e s no las liay, s i n o describiondo las elacclones a las que creo que tendremos que hacer frenle nosotros y el mundo, y lugiriendo los objetivos que nO! debemos esforiar en alcanzar. Mi propósito no Bs definir el rumbo quo una Administración delermlnada debe tomar, sino describir, lo mejor que p u e d a las oportunidades que creo existen ehora y QS que eifistirán en los años venideros. HAY QUE COMPRENDER Y DIRIGIR LA HISTORIA HACU ADELANTE S I en gran medida ejté ligado a ios compromisos da los prasiideniea que le precedieron, también esté reforjado por las políticas que ellos crearon. Las alianifls que aquéllos ayudaron a crear, las relaciones comerCIBIBIÍ i ue ídWnTfirrfn, In fiKtrza militar que desarrollaron, lo ayuden a hacer frente a las flílgenclas de su tiempo. Pero el instrumento mes importante de los que eitán bajo su mando es i! a Historia misma y, do modo eipeclsl, la experiencia norteamericana en la que va de siglo El pasado debido a la rapldei con que se suceden los cambios, ya no es una guía infalible para el futuro. Pero sigue siendo la mejor Orientación do que disponemos. Y se ha dicho con mucha razón que los que na comprenden el pesado estén condenados a repetlHo, Todo presidenta liega a vivir con la Historia para demostrar por qué y cómo los aconiecimiontos ocurrieron en! a forma que ocurrieron. Su p r í s i c o no es comprender la Historia por comprenderla, sino para dirigirla hacia adelante como si fuese una lámpara poderosa, explorando el futuro en la oscuridad. En Bíia serie de artículos en A B C e? aminaré breve- EL DESPERTAR DE 1914 Y LA CRISIS DE LOS IMPERIOS Y DEL AISLACIONISMO D UÑANTE varios can ten Brei de ar os, la estabilidad de ios asuntos del mundo fue mantenida por ol poder de unas pocas naciones de Europa occidental. A lo largo de todo el sU glo XIX, nosotros esléba mos a salvo en nuesíro ais iamiento. Vivíamos con arreglo a los preceptos del Discurso de Despedida de Weshington, sin darnos cuenta da que los esfuerzos de otros eran los que protegían nuestra seguridad. Las naciones europeas llevaban un sistema de política que propor- clonaba una situación do paz general. Nosotros vivíamos dentro de ese sistema, sin tomar parte activa en sus decisiones. No necasilébamos preocuparnos de las amanaiaS externas, pues no las habla. Estábamos libros para dedicar nuestras energías a desarrollar nuaitro continente, Pero el sistema europeo de pa; mundial empezó a desmoronarse en 1914. Fuimos fl la guerra de 1 9 H sin darnos cuenta del lodo da to que estaba en Juego Núes- j tros lemas recorrieron la t -9 V