Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La sama Ford tiene un buen ejemplar en este Capri 300 GT l a s preocupadas volutas quizá salidas últimamente de la laborista pipa de Mr. Wilson a causa del mal momento porque pasa la industria automovilística británica- -graves conflictos laborales que dañan seriamente a la exportación; crisis comercial en el mercado interno que amenaza con dar al traste con algunos vendedores- -no han empañado con su humo el destello de t a n t o cromado reunido bajo los techos del edificio del Earl s Court. Es más, este año se han expuesto mayor número de novedades que ningún otro: treinta en total, aunque, como siempre en estos casos, muchas de ellas no sean más que remozamientos de modelos ya con muchos cientos de litros de gasolina consumidos. Lo qus sí ha constituido auténtica novedad, para disgusto de los visitantes que aspiraran a llegar a compradores, ha sido el casi general aumento de precio. Codeándose, guardabarros contra guardabarros, con los modelos indígenas, han sido presentadas al público inglés las primicias automovilísticas de t r e c e países, además de Gran Bretaña. Pero, lógicamente, las novedades no vistas en otros certámenes han sido, sobre todo, las Made in G. B. a pgsar de los Morris y Austin 1.300 GT el Austin Maxi 1.500 y Uno de los Fiat 850 carrozados por Bertone. El Sitvec Shadow de! a ftóifs Roycé fia sido uno de ios aooníecimfcntos del Salen.