Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y poesía, cadadi Nació en Murcia. Licenciado en Filosofía y Letras y periodista. Fue uno de los fundadores de la revista Azarbe Su poema La casa obtuvo el premia Juventud Ha mantenido inédita gran parte de su producción poética. Los títulos de sus libros de versos publicados son Alabanza de ti y La orilla del milagro con el que obtuvo el premio Polo de Medina En periodismo ha obtenido, entre otros, los premios Lúea de Tena y, recientemente, el Ilusión de la Ciudad de San Juan de Dios. LA CASA Si os hablo de mi casa, como si dijera, de va golpe, mi existencia! nná vida que viene fundamentada y nohLa, asida en su raíz a la amorosa tierra. Un padre y otro padre, y siempre el mismo brazo. Una madre que cumple la ley de la terneza y, a lo largo del tiempo, madurados en frutos, los hijos: ¡estos hombrea que forman cordillera! Mi casa es más bien pobre. Tramo a tramo ponemos en orden los abrazos, en sazón las cosechas y, a veces, como en todo, al pan de la alegría, viene a sumarse, a vece 3, la sal de la tristeza. Pero amarse es querer rosas en los caminos que con el nuevo amor, la casa un mundo crezca; que al monte le ganemos pechos para otros trigos y crezca en abundancias el agua en las acequias. Por eso disputamos a días por los modos como ordenarse debe el pan en la despensa y también, fácilmente, ocurre que en las voces del corazón, el vino se sube a la cabeza. Hay hermanos, entonces, que alborotados salen y ofuscados no advierten el rosal, y tropiezan. Andan años y leguas alejados. Y gritan. Pero volver un día las dulces noches sueñan. Mi casa es toda honrada y en ella no es posible levantarle a la sangre tabiques ni barreras. Mi madre piensa siempre que, con todos sus hijos, puede hacerse más grande, más feliz y contenta. Por esta gran familia donde aprendí los cantos, por mi hermano mayor que me enseñó en la escuela yo vivo en la esperanza de que Dios nos visite y que pueda encontrarnos sentados a la puerta. Vendrán los ramos nuevos, los gallardos afanes, al amor y a los libros, al árbol y a la tierra. Mi casa es más bien pobre, pero tenemos siempre la habitación más grande preparada a la fiesta. Azul es la memoria del camino y azulean los mapas de la escuela a la luz de la tarde y la ventana. Azul el agua, casi azul marinoi azul celeste el cielo, azul la vela y azul mi soledad cada mañana. EL POETA Oigo ta corazón, llama de lejos. El mundo está llorando en la ventana. Si levanto los ojos, sólo veo los álamos llenándose de agua. Está la noche sin estrellas. Bullen, bajo la lluvia, las piedras solitarias. ¿Por quién llorará la tierra? Y nadie puede darle una explicación al alma. Una historia desploma su tristeza hasta inundar los campos y las casas. Por toda la alta frente, Soria pura. un llanto interminable te resbala. Esperando el milagro están las cesaa y está el amor soñándote en las ramas. Una pena se anuncia y una espina dentro del corazón llevas clavada. Sigue cayendo el agua. Nunca cesa. Un manantial de vida se derrama. ¿Lloverá ahora también, sobre otros hombres, con este llanto dulce en la garganta? ¿Lloverá sobre el mar? Y, ¿qué es llover? Dinos, Antonio, ¿qué significa el agua? Es algo que entristece, que sonríe o es algo que no quiere decir nada. Gira hermosa la Tierra en su camino, como todas las noches, tan callada. Dios la empuja en silencio y la sostiene. Mi corazón se moja en la ventana. AZUL Todo es azul, igual que la tristeza, azul el mar y azul la pena mía; la montaña es azul, como este día que pone azul y triste mi cabeza Azul es el recuerdo donde empieza la azulísima, azul melancolía; azul la tierra sin tu compañía y azules tu vestido y la pereza.