Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 26 DE OCTUBRE DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 29 LA IGLESm EN EL MUNDO DE HOU Cerco de veinte votaciones y dos mensajes al mundo y a los sacerdotes deberán ser realizados y aceptados en la sesión del lunes PABLO VI HACE UNA CALIDA DEFENSA DEL CELIBATO EN LA SESIÓN CELEBRADA EN SANTA MARÍA LA MAYOR Boma 25 (De nuestro enviado especial, por teles Las prisas de última hora, de las que el cronista vino hablando obsesivamente en sus anteriores comentarios, han vuelto a crear en el Sínodo una situación que ya hemos conocido ea sesiones conciliares y sinodales anteriores y que son típicas en la mayoría de las Asambleas. Lo que suele llamarse en lenguaje parlamentario el último cuarto de hora con esa fatídica consecuencia de dejar- muchas cosas a medias, incompletas, para ulteriores estudios o Comisiones que hipotéticamente se constituirán. X así. resulta que en el Sínodo, horas antes de su clausura, se ha dicho todo, pero todo está aún por decidir. El clima espiritual d estas jornadas ha sido inolvidable. Pero sus consecuencias prácticas parecen aún imprevisibles. Son muchas, demasiadas, las cosas dejadas para la conclusiva sesión del lunes: nada menos que la realización de veintitantas votaciones y la aprobación de dos documentos conclusivos. La idea de estos documentos ha apare- ciclo hoy por vez primera en Jas informaciones oficiales al comunicarse la creación- -no la elección- -de dos Comisiones que elaborarán dos textos, referido el primero a los sacerdotes y como declaración final sobre las actividades del Sínodo el segundo. Estas Comisiones, que sólo esta tarde han comenzado tan delicadísimo trabajo- -recuérdese el naufragio de un documento preparado para, los. sacerdotes en los días del Concilio- están formadas por los cardenales Heenan, Düval y Marty, por el argentino arzobispo Aramburu y el padre Arrape, la que elaborará el mensaje a los sacerdotes, y por los cardenales Danielou, Bengs y Wottyla y McKeefry, con el africano monseñor Arinze, la que resumirá los trabajos sinodales. ¿Podrá el Sínodo votar estos textos antes de su publicación, dado que serán presentados en la misma sesión en que habrían de ser aprobados o retocados? ¿Y de no ser votados, hasta qué punto podrán considerarse actos sinodales, teniendo en cuenta que tampoco fueron elegidos por los padres los miembros encargados de su redacción? El cronista no puede aún contestar a estas preguntas. El problema se complica si se piensa que esta mañana se dieron a los padres los textos de las trece cuestiones referentes á las relaciones Papa- obispos, sobre las que el lunes habrán de votar. Todavía esta tarde, además, se distribuirán otras varias cuestiones sobre las relaciones de las conferencias entre sí, también para someterse al voto en esa única jornada restante. ¿Podran los padres preparar en un solo día su respuesta a veinte decisivas cuestiones, teniendo en cuenta especialmente el hecho de que no pocas de esas cuestiones están formuladas en ese ambivalente lenguaje pico de tantos textos romanos? ¿Y cuándo serian escrutadas esas votaciones en las que parece previsible que se multipliquen los votos condicionados y las propuestas de numerosas enmiendas, de no imponerse esa prisa a la que obliga el cansancio de las ultimas horas? ¿Quién estudiaría esas enmiendas no teniendo el Sínodo ninguna Comisión jue permanezca tras su clausura? ¿Cómo jpodrá cumplirse esa cláusula reglamentaria qne obliga a votar sobre esas enmiendas propuestas, tal y como hoy recordaba en el árala m nseñor Cárter? Son muchas las preguntas que un observador tiene que hacerse en esta hora y que empeñan un tanto el optimismo con que el Sínodo ha vivido sus trabajos. Son preguntas que obligan al cronista a retrasar el balance de una Asamblea, sin duda importantísima, pero a la que las prisas finales amenazan gravemente en su futura eficacia práctica. Y sobre las incógnitas, he aquí la más importante: ¿Qué piensa ei Papa sobre cuanto en 1 aula se ha dicho y votado? Pablo VI fue en el Sínodo deí 67 un visitante del aula sinodal; ha sido en este Sínodo 69 un atento oyente Su elocuente presencia ha sido muda al mismo tiempo que elocuente. Muchos son los que esperan las palabras del Papa, más importantes que cualesquiera otras. Se esperaba esta tarde en la homilía que ha pronunciado en el solemne acto mariano celebrado en Santa María la Mayor, en presencia de todos los padres sinodales y del Cuerpo diplomático entero. Pero Pablo VI ha preferido abstenerse sobre los problemas sinodales de fondo. ¿Por qué lo haría en la sesión conclusiva del lunes? ¿Por qué desearía meditar más larga y serenamente sobre tan traseed ental problemática? Nuevamente la incógnita se cierne sobre observadores y padres sinodales. Al margen, sin embargo, de esta expectación ante la palabra del Papa, su discurso ha sido importante y hermoso 5. Pablo VI ha entonado un cálido canto a María, Madre de la Iglesia, recordando así felices jornadas conciliares gemelas a la que esta tarde se celebraba en Santa María la Mayor. Marías recordaba el Pontífice, es Madre de la Iglesia, es tipo y modelo de la Iglesia, es maestra. Es maestra- -decía- -para nosotros, a quienes nos incumbe la misión de HUEVO RITO PARA LOS FUNERALES Sustituirá al actual a partir da junio de 1970 Ciudad del Vaticano 25. ffi nuevo rito de los funerales ha sMo dado a lonocer en edición definitiva, mediamte un decreto publicado por la Sagrada Congregación para el CvMo Divino. El nuevo rito, sobre el qy ¡e ya se han hecho ttigunas experiencias en diversas partes del mundo, sustituirá al actualmente en vigor, a partir del 1 de junio d) e 1970, o antes- úe esta fecha si tas respectivas Conferencias Episcopales de cada país lo consideran oportuno. La celebración de las exequias fúnebre podrá ser realizada mediante tres tipos de ceremonias que deberán adaptarse a las exigencias particulares de cada caso, expresando especialmente, el carácter pascual de la muerte cristiana y respondiendo mejor a las condiciones v las tradiciones de cada zona. El decreto del Dicasterio romano, en su introducción manifiesta él espíritu que debe animar la- celebración de la liturgia fúnebre, ófrecién ose seguMaimente una gran serie de lecturas bíblicas, oraciones, rezos de letanías y otras fórmulas útiles para adaptar la celebración a las diversas situaciones. Un capitulo especial está dedicado a- los funerales ée los niños. -Efe. ser, con la doctrina y con el ejemplo, maestros del Pueblo de Dios. e Es maestra, sobre todo, en el amor. Por ue- -decía Pablo VI- -hemos vuelto a descubrir la comunión eclesial que a nivel apostólico llamamos colegialidad. Es decir, una íntei- cómunión dé caridad y de eficiencia apostólica, que nosotros contribuiremos- -en esta hora histórica del mundo y de la Iglesia- -a honrar mejor y hacer más eficiente, en el sentido y en la acción, mediante el amor. Pero entre todos los párrafos del discurso, el más importante y sin duda el más intencionado era el canto al celibato sacerdotal entonado por Pablo VI en su. discurso. Enséñanos- -decía dirigiéndose a María- -a ser inmaculados, como tú lo eres, a ser castos en este tremendo y sublime empeño que es nuestro sagrado celibato, hoy cuando se encuentra tan discutido por muchos e incomprendido por algunos. Sabemos lo que es. Es, antes que un estado, un acto continuo, una llama siempre ardiente, es virtud sobrehumana y, por tanto, necesitada de un sostén sobrenatural. Tú, I oh, María! siempre Virgen, haznos comprender no sólo la esencia paradójica de este estado, propio del sacerdocio latino y en las Iglesias de Oriente, propia del orden episcopal y del estado religioso, sino también el valor, la heroicidad y la belleza, el gozo, la fuerza. Haznos comprender la fuerza y el honor de un ministerio sin restricciones, proyectado todo él a la entrega y a la inmolación en el servicio de los hombres, la- crucifixión de la carne, la absoluta milicia del Reino de Dios. ¡Oh, María! Enséñanos á entender, a entender de nuevo esta misteriosa llamada a seguir indivisiblemente a Cristo. No parece ue haga falta subrayar la importancia de este nárrafo, pronunciado además en tan solemne circunstancia. En cuanto al futuro de las conclusiones sinodales ni una palabra ha dicho Pablo VI, quizá en un soberano acto de respeto a las votaciones que aún habrán de hacerse el lunes. Esta misma incógnita obliga hoy al periodista a llenar de interrogantes su crónica. A tener que acabar escribieusSo quei la conclusión y la solución, mañana Padre MARTIN DESCALZO. Necesita Empresa IniemacioKal de Publicidad para Secretaria de Medios PREFERIBLE EXPERIENCIA EN PUESTO SIMILAR Presentarse en: Orense, 11, 7. D e 9 a 2 y d e 3 a 5,30, excepto sábados. (18.8 S 4. SECRETARIA precisa importante Empresa química norteamericana SE EXIGE: 9 Perfectas taquigrafía y mecanografía. Buena formación cultural. Experiencia mínima de dos años. SE OFRECE: Buena retribución a convenir. 9 Trabajo de lunes a viernes. Posibilidades de promoción a personas de valía. Escribir con historial detallado a: HARSHAW GALVANOTECNIA, S. A. C Pedro Heredia, núm. 8. MADRID (2) Se ruega abstención a las personas que no cumplan los requisitos exigidos. (18.789)