Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 26 E OCTUBRE DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 18. contempla las posibilidades de fruto en su diálogo con China roja, expresa, casi simétricamente, la razón de que no haya desistido de sus ofertas al mundo libre, sino las haya congelado en espera de ver qué resultado dan las gestiones de la Delegación encabezada por Vasili Kuzñetzof. El inmediato tiempo político mundial se enmarca en un compás de espera. Todo el proceso de detente -tema sobre el que ha pasado casi de puntillas la Asamblea Atlántica de Bruselas- -está pendiendo de los resultados del diálogo rusochino. Si estos son negativos se reanudará el camino de la distensiónjentre Rusia y Occidente; si fueran positivos cabría augurar, por lo menos, el que Moscú se situaría en Una posición de fuerza e intransigencia que, con toda probabilidad, generaría actitud recíproca por parte de las potencias occidentales. Es, a fin de cuentas, la liquidación definitiva y completa de la guerra fría, o su prolongación indefinida, lo que parece pender del diálogo ruso- chino. Y si ciertamente, tal como los más recientes indicios hacen presumir, la Conferencia de Pekín se encuentra atascada en la discusión de los temas que deben figurar en la agenda- -problema que es más de fondo que de procedimiento- las probabilidades de un entendimiento entre Moscú y Pekín continúan siendo tan remotas como lo eran antes de la peregrinación de Kosygin. El compás de espera, por tanto, puede ser bien breve. ABC DIRECTOR; Torcuato LUCA de TENA DIRECTOR ADJUNTO Pedro de LORENZO planetario CONFORMISMO REVOLUCSONARIO El modernismo decorativo es una nwstalgia de las generaciones adultas en la que se han instalado, ansiosos de ruptura, los jóvenes que se quieren revolucionarios. Lectores de Mao, los jóvenes barbudos de hoy llevan en ellos mismos, como diría d Ors, genéticamente jugos perversos que, más o menos, envenenan sus raíces espirituales Por eso se recrean en recintos modera stylé en los que vuelve a haber entre volutas y floripondios tortugas doradas como las que complacían a los Des Esseintes. Son fin de siglo sin saberlo y están mucho más cerca de Espronceda o Lautréamont que de Amstrong o Gagarin. Aquella vocación unida a esa ignorancia produce el aspecto contradictorio, confuso, de estos años en que el siglo, saliendo a los espacios siderales, parece quemar las últimas bengalas que le quedan cuando ya están encendidas las que van a despegar de nosotros, como un módulo temporal, la cápsula el siglo XXI. Martin Heidengger, de quien nos viene la conciencia de nuestra propia angustia, declaraba hace días sin resentimiento: La mayoría de las gentes creen que he muerto Y, sin embargo, todos esos jóvenes que sin daxse exacta cuenta se vuelven hacia su pasado y asumen así inconscientemente su origen, lo hacen porque sin ese éxtasis heideggeriano es imposible proyectar el porvenir. Así es- como el filósofo de la Selva Negra impulsa todavía el mundo occidental, junto a otros motores primiseculares y aun decimonónicos que las generaciones más recientes creen destruir sin advertir cuanto en sus actitudes protestatarias es simple docilidad a tales vectores del pasado. Las luces que en la filosofía, en la ciencia se encienden ahora, no serán percibidas hasta dentro de muchos años de la misma manera que no llegan hasta nosotros las luminarias de estrellas nuevas que surgen en remotas galaxias. Las que se extinguieron ya iluminan aún nuestros pasos de modo que podemos entender todo nuestro presente como un pasado que se realiza en nosotros, lo que hace inteligible que ese puro pasadismo decorativo, vestimentario, capilar de los jóvenes que se creen más de vanguardia, sea una actitud revolucionaria. Una actitud que trata de convertir en acto lo que a principios de este siglo era teoría. Por eso los ídolos de muchos jóvenes son, como Marcuse, como Mao, contemporáneos de Heidegger y tienen sus raíces ideológicas, filosóficas, insertas en sedimentaciones más arcaicas aún. Kerovac, que ha muerto hace unos días y había perdido ya toda influencia sobre el, movimiento beat del que fue uno de los profetas, venía e Walt Whitman, lo que significa que esos grupos migratorios que buscan los ribazos con sol podrán hacerse la ilusión de haber roto con una sociedad en la cual, pese a todo, viven, pero no la de haber cortado viejas y robustas raíces. Aunque parezca paradoja, coexisten un conformismo futurista- -el de los jóvenes científicos y creadores- -y un anticonf ormism pasadista. Este se proyecta sobre el hoy. Aquel, sobre el mañana. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. SUBDIRECTOR: Jesús REVUELTA IMAZ REDACCIÓN. ADMINISTRACIÓN Y TALLERES: SERRANO, 6 1 MADRID. APARTADO NUM 43- TELEF 225 17 10 Editor: PRENSA ESPAÑOLA, S. A ALTERNATIVA SOVIÉTICA Convendría no perder de vista las conversaciones ruso- chinas que se celebran en Pekín. Sus resultados, en cuanto habrán de condicionar básicamente los esquemas soviéticos de seguridad, influirán en la actitud de Moscú frente al mundo libre. Cualquier acuerdo de los dos grandes colosos del comunismo que sea capaz de detener y paliar la escalada de su enemistad y enfrentamiento liberaría la política del Kremlin de una de sus mayores servidumbres: la necesidad de pactar con Occidente para no verse entre dos fuegos. Tanto el diálogo con la Casa Blanca para negociar el fin de la carrera nuclear como el más amplio esquema de distensión comprendido como medio y como fin en una conferencia europea de seguridad son cuestiones que la Unión Soviética, al margen de otras realidades, se ve obligada a plantearse por causa de todo lo que para ella supone una China hostil y en permanente progreso por la senda de la tecnología nuclear aplicada a fines militares. Si la ballesta atómica del maoísmo chino es capaz de alcanzar objetivos cada vez más alejados, con una potencia de destrucción mayor también, los soviéticos, con toda lógica, alternan iniciativas diplomáticas de direcciones opuestas. No tiene nada de extraño, por todo ello, que se hayan simultaneado la oferta de desarme nuclear a los Estados Unidos- -como hiciera Gromyko en presencia del Soviet Supremo de la U. R. S. S. -y la de una conferencia europea de seguridad, con el humillante peregrinar hasta Pekín de Alexei Kosygin para conseguir de Chu En- lai y de los poderes representados por el primer ministro chino la reanudación de contactos teóricamente abiertos a la reconciliación ruso- china. Una y otra maniobra responden a la alternativa, básica en que Rusia debe desenvolver su política exterior. Cabe advertir que ambos términos u opciones se presentan, para Moscú, con idéntico coeficiente de utilidad; que ninguno de ellos ofrece una condición subsidiaria o de sucedáneo respecto al otro. No existe relación de jerarquía o de prioridad entre ellos. Son como dos cartas en manos de un jugador en pos de la seguridad como ganancia. El silencio que mantiene el Kremlin ante la positiva respuesta norteamericana del pasado mes de julio, que emplazaba para primeros de agosto el comienzo de las negociaciones de desarme nuclear, y el enfriamiento del entusiasmo con que Moscú, a través de sus más conspicuos satélites del Pacto dé Varsovia, había mostrado en la celebración de una conferencia europea de seguridad, son reacciones que han traducido hasta ahora con notable precisión el volumen de las esperanzas soviéticas, por llegar a un acuerdo con China roja en el curso de las conversaciones de Pekín. Y en este sentido es preciso advertir también de qué forma el punto de reserva con que Rusia BREVERIA nuestro pesar, nos vemos obligados a insistir en un problema nacional que no tiene visos de solucionarse: él del papeleo y las innecesarias complicaciones administrativas. Si un estudiante desea matricularse en una Escuela Especial deberá exhibir una certificación, de nacimiento en la mayoría de las ocasiones legitimada y legalizada. No importa que tal documento obre ya en el expediente de bachiller. Pero aún hay más: al solicitar el título de bachiller- -cuyo resguardo es indispensable para formalizar la matrícula en la Escuela Especial- -también en el Instituto le será exigida otra certificación de nacimiento... que ya figura en el expediente académico. Es inútil presentar el libro de familia, el carnet de tamilia nw merosa o el documento nacional de identidad del estudiante. Un comunicante, al darnos cuenta de estas trabas, se pregunta por qué la Administración no reconoce plena validez a documentos expedidos por ella misma. ¿Acaso el celo administrativo se confunde en ocasiones con una innecesaria complicación que debería evitarse a toda costa? UNA FAMILIA i- BRILLANTE: PAPELEO Una vez más, y muy a Exista una DOLCE CAFFE para cada necesidad. En cualquier tamaño es perfecta, sólida, duradera y brillante DIGNA DE SENTARSE A SU MESA Pídala en los buenos comercios do! ramo O n: V A N O S Á N C H E Z Y C Í A S A. -ALICANTE PELUCAS, POSTIZOS Extenso surtido. Peinados en el acto. Fabricación propia. También a plazos. FERMA Barquino. 42