Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LAS C OMO en la famosa rima de Bécquer de, la niña de los ojos verdes, tas mujeres juzgan sobre la fealdad de las pecas, según las tengan o no. Así, una jovencita pecosa está pesarosa con ellas, mientras la mujer otoñal las desea, como signo de picar, día juvenil. Total, ninguna es. tá satisfecha y guien las tiene acude a mil procedimientos para quitárselas de encima, y la que desconoce la suerte de haberlas tenido se las pinta, adquiriendo cada vez mejor técnica para hacerlas parecer más naturales. Las pecas, esas manchitas redondeadas, e tán localizadas m á s frecuentemente en cara, cuello, manos y antebrazos. Son una ligera alteración en el colorido de la piel por la acción de los rayos Ultravioleta en determí nadas constituciones finas v delicada En verano aumentaron por la mayor exposición al sol, pero no tuvo ninguna consecuencia porque en esa época se pensó más en el de porte V la vida sana al aire libre que en presuviir de cutis. Pero al regresar a la dudad V en los principios de otoño, cuando la pigmentación veraniega va desapareciendo, persisten las pecas, y las mujeres sé acuerdan de ellas y es el tema que reemplaza en sus conversaciones a las anteriores deportivas. Sin embargo, son un signo de piel fina, de lozanía y juventud, porque pasados I o s cuarenta años es raro tenerlas. Aun así, desde tiempos inmemoriales la mujer estuvo obsesionada con ellas, y se ingeniaron múltiples remedios. Hoy en día no han perdido actualidad y hay n el comercio muchas cremas antipecas o antiefélidesi de las cuales se desecharán las que contengan gonacrina, eosina y arsénico, por ser tóxicos que a la larga estropean el cutis y lo resecan. Tampoco se deben usar las que tengan como ingredientes el azufre, ictiol o re, sorcina, pues también usadas de forma continua, en estas mujeres de piel delicada, deterioran el cutis y pueden producir manchas. Los mejores productos son los que lleven en su fórmula vitamina C, o bien el clásico ungüento de precipitado de mercurio y bismuto. Aún así, estos preparados se deben vigilar y- -por ejemplo- -en Alemania no se permiten con más del S por 100 de concentración. Un dermatólogo será siempre el mejor consejero. Y como decimos siempre, en un producto de belleza se debe conocer la jórmu- PECAS Por el doctor M. de AGUILAR MERLO t ln Aiooluirlón fc Kavritorct) v Avílalas Al ¿Jico nochtís. Es completamente inofensiva, como esta otra, en forma de máscara blanqueadora de belleza, para las mujeres que al mismo tiempo tengan cutis seco, que es lo más frecuente: dos cucharadas de harina de maíz, una cucharada de sumo de rábano y una yema de huevo; 6 atirlo todo muy bien, luego embadurnarse la cara y el cuello. Esperar a que se se- una crema muy grasa vitaminada. Para aliviar este efecto resecante del agua oxigenada, se puede hacer una mezcla grasa; por ejemplo, una cucharada de glicerina. t otra de jugo de limón y una tercera de agua oxigenada de diez volúmenes. Mezclar bien y dar masaje en las zonas con manchas. De esta forma es casi Hnnccua, y tan fácil de aplicar como la máscara anteriormente descrita. CUANDO SON MUY REBELDES algunas T ENEMOS rebeldes a veces casos muy cualquier procedimiento de los dichos. En ocasiones influyen en su origen no solamente los rayes ultravioleta, sino también trastornos hepáticos o endocrinos. debiendo entonces acudir a un dermatólogo, quien las tratará y conseguirá la mejoría de esos cutis sensibles, con manchas por trastornos internos. En los institutos de belleza usan dos técnicas designadas por dos palabras inglesas: peeling y rubbing raspado superficial y raspado profundo Es mucho más elegante- -por lo visto- -decir que se va a hacer una mujer peellng que, por el contrario, explicar en español que van a pelarle la cara. Esta remoción de la capa superficial de la piel se suele hacer por procedimientos químicos i como la resorcinai para atacar y erosionar la capa donde se forman las pecas, y con ello se pierde esta coloración anormal cuando nazca la nueva piel. Pero en una posterior exposición al sol como fis una característica, propia de la constitución de la personal volverán a salir. El raspado profundo de la piel se hace con medios mecánicos, pequeños rodillos que mondan el cutis. Sea o o m o fuere, esta erosión y raspado, en los casos muy rebeldes, son los procedimientos más seguros para que la nueva piel nazca sin pecas, durante cierto tiempo. ta antes de aplicárselo, y estar seguros de su innocuidad. REMEDIOS CASEROS T TVA forma sencilla de ate nuar las pecas cuando son muy exageradas y antiestéticas s una simple cocción de pi rajil iñude un puñado da ixr i 1 agua Mr. viendo, e d: j- i e- minutos, se filtra tut u i humedecen unas IIOÍ Í f. 3 se dejarán sobre el r fl todas las que totalmente y la piel se ponga tirante: entonces lavarse. Otro procedimiento consiste en aplicar agua oxigenada muy rebajada, dejan dose unas gasas humedecidas en el rostro toda la noche. Sin e? nbargo, COMIÓ se da la circunstancia de que todas las personas que tienen pecas. sueleyi tener la piel seca, con este último procedimiento y con casi todos los sistema químicos antipecasj se seca todavía más el cutis: por tanto durante el día se usará