Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cío en un periódico de Nueva York: Se necesitan actores para et teatro negro El encargado de hacerme la prueba me despidió con cajas destempladas por mi deficiente dicción y mi fuerte acento de las Baña- mas, pero lo que más me indignó fue que diera por sentado que yo jamás podría actuar. Nunca me había sentido tan humillado, y me dije a mí mismo: Voy a averiguar qué es lo que hacen esos actores, y voy a volver parar demostrarle a ese hombre que lo puedo hacer No pensaba en aquel momento en una carrera como actor; simplemente quería probar algo. Compré una radio barata y me dediqué a estudiar a los locutores, dejando a un lado la música, prestando atención a la palabra hablada, imitando la inflexión de voz y ensayando escenas de ejemplares de la revista Confesión que habían sido tirados. Seis meses después volví para una prueba en 1 mismo teatro y con el mismo nombre. Ensayé una escena del tipo de Confesión con entonación de anuncio de radio. Se me ofreció un puesto que nadie quería, el de suplente de Harry Belafonte. Sabía que Harry faltaría a alguna representación debido a sus compromisos como cantante, y tendría oportunidad de que me vieran. El plan funcionó. Un productor de cine me vio durante una de las ausencias de Harry y así comenzó mi carrera como actor de cine. Dicen que soy un hombre con impulso, sensitivo y en cierta forma inteligente; un hombre que disfruta con la excitación, pero el éxito no me ha llenado jamás. Conseguí hacer cómoda la vida a mis padres en sus últimos años, pero cuando enterré a mi madre en 1964 comprendí que media vida se me había ido. Mi madre vivió una vida dura, pero completa, y heme aquí convertido en un hombre de impulsos, inquieto. ¿Por qué? Simplemente para satisfacer un ego que me conduce a situaciones insostenibles, que me lleva más allá dé mis posibilidades y me produce uno insatisfacción perpetua. Sólo disfruto volviendo con tanta frecuencia como me es posible a la casa que conservo an Nassau. Voy allí para mantener el contacto conmigo mismo. Me levanto con d sol, voy a pescar algo para el desayuno, lo preparo y después de tomármelo me siento junto al mar a contemplar tranquilamente los barcos, como hacía cuando era niño. Es una sensación de satisfaeción completa y una oportunidad de escapar del engranaje. Ei engranaje es la noria económica que controla hoy casi toda nuestra vida. Se adapta uno al engranaje para prosperar social y económicamente y se pierde así el contacto con las cosas reales de la vida. Nunca he sido un participante activo en las marchas por la libertad y mi idea de la integración se basa en la igualdad Arriba, el famoso actor de color Sidney Poitier con Paul Newman, en París, y junto a Burt Lancaster y Charltón Heston, en Washington; a la izquierda, en el momento de recoger, llorando, el Osear por su interpretación en la película Los lirios del valle y abajo, una escena del filme Adivina quién viene esta noche en la que además de Poitier intervienen Ann M a r gret, Katherine Hepburn y Spencer T r a c y i