Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABO. DOMINGO 13 BE OCTUBRE DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 47 BARCELONA al DÍA TEMPERATURAS DE LA CAPITAL Max. 21,0 Mín. 15,2 H A Y EL ESCRITOR PROFESIONAL EN CATALUÑA Ángel María de Lera, desde su sección de ABC, ha batallado con porfía para que se tomara nota del desamparo mutual de los escritores y, al mismo tiempo, para dar conciencia a los lectores de que el escritor no es, por antonomasia, un amateur un plumífero más o menos esteta, sino un profesional o alguien que aspira a serlo. Pía, que desde hace cincuenta años se considera encadenado al oficio, lo ha pregonado en Cataluña, desde siempre y con irónica machaconería. En un artículo de hace meses, en Destino cuyo título, Recuerdos otoñales no parece que se preste a insistir sobre el tenia, recuerda: BefensJí siempre el profesionalismo y lo practiqué porque creí que sería un bian para nuestra literatura, pero siempre di a mis compañeros dos consejos: el primero es que, si emprendían este camino no se quejaran nunca, porque no hay que quejarse entre personas que se deciden en uno y otro sentido, y luego que si dispusieran de una manera más cómoda y holgada de vivir, abandonaran una profesión tan dolorosa y sangrienta. Así, uno ha tenido que hacer muchas cosas en la vida, cosas que a menudo no han salido de la propia voluntad y que aun habiéndolas llevado a cabo con el máximo espíritu disponible no han llegado al resultado que de ellas uno no se había prometido En la profesión literaria el fracaso está siempre a la vista... La profesiotialidad tiene, sin embargo, una cosa buena: y es que permite, por continuación, por el proceso sucesivo del fracaso mismo, que a veces, raramente y en definitiva por casualidad, se produzcan unas líneas discretas. La cita es larga, pero retrata una constante de Pía, expresada en un estilo más bien embrollado y poco conciso. Del texto se desprende, además, algo muy consustancial de su talante: escribir es una profesión sangrienta en ella homo homini lupus aunque Fia lo dice con cierto estoicismo y espíritu paradójico. El es el máximo profesional en Catalana. Empezó haciendo gacetillas en el insulso periódico Las Noticias Estando en la Redacción oía el dictado de un folletín: Después, en la noche lúgubre y oscura, sonó un tiro y se vio el resplandor de un fogonazo. Puntos suspensivos. S e g u i d o mayúscula. La adúltera cayó muerta... En aquellos tiempos la profesión periodística era, probablemente, menos estimada, aunque en aquella época brillaron Gaziel y Santos Oliver, amén de Carner y Pol el que bautizó a la Costa Brava. La profesión era, quizá, más dura, y la audiencia popular de sus libros, menor. Pía no habla, pues, por boca de ganso, sino por una experiencia muy viva. Y no olvidemos que, encaminándose hacia la profesionalización, el poeta Carner había declarado la guerra a los objetos artísticos en los premios de juegos florales, que él hizo sustituir por metálico contante y sonante. Los únicos premios de entonces eran los de esta clase de certámenes. Los premios literarios, como hoy los entendemos, no nacieron hasta 1828 con el premio Crexells de novela catalana. Sagarra fue otro profesional, pero su fuente pecunaria era el teatro, aunque acudiera también al periodismo, estupenda constante de tantos profesionales. La nómina debería alargarse: está el caso, diríamos aparte, de Gironellá, con el filón de su trilogía, que sigue, atraque su firma aparece con frecuencia en los periódicos. Y Arbó, que ha hecho trabajos tan heterogéneos para vivir de la pluma. Casi podría darse como axioma el hecho de que los auténticos profesionales necesitan la tribuna del diario o de la revista. Dos casos rutilantes confirman en Cataluña la tesis: Baltasar Porcel, cuyas entrevistas, originales, desenfadadas y que han hecho escuela, nacieron en Serra d Or y siguieron- -más breves- -en Destino Y ahí está Terence Moix, el ganador del premio Pía, de quinientas mil pesetas, que le ha servido de trampolín para lanzarse al profesionalismo literario. Entusiasta de Sade y de los comics le oí decir hace pocos días que hay que volver a los clásicos y que estaba descubriendo a Caries Riba. Tienen razón Pía y Lera y todos los que les han coreado. Hay que profesionalizar a los escritores dentro de lo posible. Pero el oficio es duro. Vivir exclusivamente de libros publicados es casi un sueño. Las tiradas son exiguas. En Estados Unidos o Francia pueden ser fabulosas. Los libros de bolsillo han abierto una brecha. La radio y la televisión podrían hacer mucho más. En Cataluña, por razones diversas, este soñado profesionalismo es más difícil. El tema necesita nuevas precisiones. Dejémoslo, de momento. -A. MANENT. YER, día 11, se i ñau a n r ó la VII edición de Sonimag, Salón de la Imagen, Soxido y Electrónica, que durará hasta el próximo día 19 del presente mes. El certamen ocupa totalmente el Palacio de las Naciones y otros espacios en el recinto de la Feria de Muestras, con una extensión en total de más de 5.200 metros cuadrados. Esto ya da una idea de la expansión de Soniv. iag, toda, vez que el presente año se ha ocupado un 40 por 100 más de terreno que en el anterior. Entre las novedades dignas de interés que se presentan en la edición recién inaugurada figuran la incorporación al Salón del mundo del disco, con la presencia de varias casas editoras, y la proyección de una serie de diapositivas, en las que se dará a conocer material inédito sobre los vuelos espaciales de la serie Apolo facilitado por la N. A. S. A. Recordemos, asimismo, que dentro de este Sonimag- VIl se celebran otras manifestaciones, cada una de ellas de sumo interés: la XI Semana del Cine en Color, el III Encuentro de Cine Iberoamericano, el Congreso Internacional de Cine y Televisión y el VII Certamen Internacional de Cortometrajes en Color. Pocas cosas como la imagen y el sonido pueden ser consideradas más actuales, más entroncadas con nuestros días, más del mundo de hoy. Si el dominio del sonido y los grandes invenios que sirvieron para su transmisión a lo largo y a lo ancho del planeta tuvieron su origen hace ya bastantes años, no hay que olvidar que la transmisión por medios tan revolucionarios como son los satélites artificiales de comunicaciones, es fruto de ahora mismo, de esta nuestra era en la que la electrónica ha experimentado avances inverosímiles y desde luego inconcebibles hace sólo unos años. La imagen, referente a lo que hemos dudo en llamar pequeña pantalla, es cosa más reciente y también han sido los satélites de comunicaciones los que han contribuido de manera decisiva al acercamiento entre los hombres, por- muy alejados que se encuentren unos de otros. Es imposible olvidar el histórico y memorable momento en que el pie izquierdo de Armstrong pisó la superficie de la Luna. Ese único instante, por sí mismo y por sus postreras repercusiones, pudo ser seguido en directo, es decir, exactamente al tiempo en que estaba ocurriendo, gracias no sólo al sensacional invento de la televisión, sino a los demás logros de la electrónica que permiten la transmisión de una imagen, descompuesta en emulsiones electrónicas, desde más de trescientos mil kilómetros de distancie. Es, sin duda, la electrónica, y qracias a ella los avances conseguidos en la emisión, transmisión y recepción de imagen y sonido, uno de los protagonistas de nuestra época en la que los elementos integrantes en esa denominación de Sonimag están jugando- -y bien puede decirse que se encuentran todavía en sus balbuceos- -un papel decisivo en ocasiones y siempre coadyuvante a la mar- cha y desarrollo de la historia actual. -N. y G. AI servicio del inqui. ün para financiarS 8 a e mpra de SSJ Las autopistas de la Meridiana tí Granoüers y Cardedeu podrán abrir- se a! tráfico en noviembre Barcelona 11. (De nuestra Redacción. En el salón de actos del Hospital de la Santa Cruz y San- Pablo ha tenido efec- to la sesión Inaugural del cursq académico. El vicesecretario y secretarlo accidental del Cuerpo facultativo, doctor Alfredo Rocha, leyó la memoria de los trabajos realizados por el personal facultativo durante el pasado año y que pueden resumirse en 54 cursos, entre generales y monográficos, en los que han participado médicos de todas partes de España y extranjeros, preferentemente sudamericanos. Puso de relieve, tam bien, la instalación de la unidad coronaria. q. Uí lo. sitúa a la altura de los hospl- le ofrece la nueva modalidad de confeccionarse sus modelos bajo la dirección y en los talleres de este Instituto DE HOYOS, 5- Teléfono 261 78- 18