Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIRADOR ESPÍRITU ASOCIATIVO DE LOS ESCRITORES, EN MARCHA O hace mucho, dábamos en estas páginas la constitución de la Asociación de Escritores Alemanes en la República Federal Alemana. 3 suceso, que tuvo lugar en Colonia el pasado mes de mayo, significaba, a nuestro juicio, un paso decisivo en el difícil y espinoso camino de la solidaridad entre los hombres de letras, que bien pudiera servir de ejemplo y sstímulo en otros países, entre 5 ellos el nuestro. Es el camino que nos llevará un día no muy lejano- -como luego veremos- -a la federación europea, acaso universal, de las asociaciones nacionales de escritores con el fin de disponer a esas escalas de un organismo eficaz, de carácter eminentemente representativo para la defensa de nuestros intereses espirituales y materiales. Pues bien, recientemente he tenido la oportunidad de cambiar impresiones sobre los problemas que Surgen al paso del asociacionismo de los escritores y, sobre todo, de los objetivos que se persiguen con la creación de los instrumentos asociativos idóneos, con el presidente de la citada Asociación de Escritores Alemanes, doctor Eberhard Horst, aprovechando una breve estancia suya en Madrid. Éberhard Horst es un hombre joven, dinámico, que ¡ha publicado- -aparte de sus trabajos para la radio y la televisión- -dos novelas y tiene entre manos una tercera, de tipo histórico, sobre el ítey Federico II de Sicilia. Chapurrea nerviosamente el español, el inglés y el francés. A este respecto, me dijo: -Le aseguro que en mi próxima visita a España, que tendrá lugar en la primavera próxima, habré aprendido ya tanto español que podré entenderme perfectamente con usted. -Pues por mi parte- -le dije yo- le prometo no haber aprendido una sola palabra de alemán. Me dijo que la Asociación de Escritores Alemanes acaba de nacer, tras prolijas y laboriosas gestiones, como una federación de las asociaciones de los diversos Estados de la República Federal, vista y admitida la necesidad de presentar un frente único nacional ante las demás entidades, públicas o privadas, de idéntica jurisdicción. -Un momento- -le interrumpí- ¿han pasado a formar parte de ella autores de renombre? -En gran número. Entre ellos merecen ser mencionados dos novelistas de fama universal como Gunther Grass y Hsnri Bóll, quienes, además, se cuentan entre sus miembros más entusiastas y decididos. ¿Cuántos afiliados tiene ya la Asociación? -Hasta el día de hoy, unos dos mil quinientos. ¿Quiere enumerarme los principales objetivos que persigue? -Con mucho gusto. En primer lugar están los de carácter representativo, profesional. Se trata, por esta parte, de la defensa y reivindicación de los derechos dimanantes de la creación literaria- -derechos de autor- -con arreglo a las circunstancias actuales, que es tanto como actualizar el status jurídico del escritor: tabla de derechos de autor, tipificación del contrato de edición, control automático y objetivo de las tiradas, derechos de biblioteca, etc. Mas en segundo lugar, paralelamente, la realización de nuestras aspiraciones en el campo de la previsión social mediante una mutualidad. Y, por último, se postula la solidaridad internacional N a través del entendimiento con las demás asociaciones extranjeras afines o la federación con ellas. Hablamos sobre el control de ediciones y se expresó así: -Sin el control efectivo de las tiradas, todos los demás logros no pasarán de ser, en la práctica, otras tantas victorias pírricas. Por otra parte- -añadió- ya es tiempo- de que los escritores se agrupen y se reúnan para otros fines más concretos y, en definitiva, más sustanciales, que los de discutir o cambiar impresiones sobre problemas de estética, de estilística y de técnicas, o para tomar partido en una controversia sobre cuestiones de índole moral o política, aunque, naturalmente, la defensa, en primer lugar, del status jurídico y social del escritor en cada nación y en el mundo entero no excluye cualquier otra actuación a nivel ético. ¿Piensa usted que es posible a corto plazo esa solidaridad internacional en los problemas profesionales del escritor? -Sin duda alguna. Ya hubo una reunión en Londres, y próximamente se repetirá en Moscú, con el fin primordial, en esta última, de llegar a un acuerdo de reciprocidad para la percepción y pago de los derechos de autor, de forma que tanto el autor no ruso traducido en Rusia como el ruso traducido y editado en cualquier otro país perciban directa y automáticamente sus correspondientes derechos, de los que hasta ahora se han beneficiado exclusivamente los editores. -Dígame: ¿cómo funciona la Asociación de Escritores Alemanes? -En forma absolutamente democrática: todos los cargos, por elección; decisiones, por mayoría; etcétera. ¿Cada socio un voto y sólo un voto? -Por supuesto. Me pidió, y se la di, amplia información sobre nuestro proyecto, en vías de realización, de una Mutualidad de Escritores financiada, como se sabe, en un 66 por 100 Doctor Éberhard Horst 48 LA GENERACIÓN DE LA PROTESTA 75 ptas. RIAL MAGISTERIO ESPAÑOL, S. A. Calle Ouevedo, 1 3 y E Madrid- 14 por los editores y en un 33 por 130 por los autores; sobre los trabajos realizados hasta la fecha por un grupo de Compañeros y encaminados a la legalización de una Asociación Colegial de Escritores, representativa, independients y democrática- -cada socio un voto y sólo un voto- sobre lo que son la S. G. A. E. y el I. N. L. E. Ignoraba que estuviese tan próxima la puesta en marcha de nuestra Mutualidad y le sorprendió gratamente el criterio objetivo en que están inspiradas las Normas del I. N. L. E. para la redacción de los contratos da edición. ¿Cuál es la génesis de esas Normas -En realidad- -le expliqué- se trata de un convenio colectivo entre autores y editores formulado por una comisión mixta ds unos y otros bajo el patrocinio del Instituto Nacional del Libro Español, que, naturalmente, obliga a ambas partes como un contrato. -Excelente sistema. Pero cuando empiece a actuar su asociación, no desprecien los derechos de bibloteca. Constituyen una gran fuente de ingresos para los escritores, como se ha demostrado en Suecia. Descuide. Precisamente acabo ds hablar con un letrista, ¿y sabe usted cuánto han recaudado aquí, en España, por el pequeño porcentaje que les corresponde de los ingresos en las máquinas tocadiscos que hay en bares, cafeterías, discotecas, etcétera? Pues nada manos que doce millones de pesetas. Ello me ha dado una idea de lo que pueden 3 er los derechos ás biblioteca. -Y nos demuestra que los derechos de autor, por mínimos que ssan, si están bien canalizados y fiscalizados, componen cantidades impresionantes de dinero. No hay céntimo despreciable en esta contabilidad. Soy de los convencidos de que si los derechos de novelistas, poetas y ensayistas se sustanciasen escrupulosamente en t o d a s sus manifestaciones, ssrían muchos los escritores que podrían vivir decorosamente de su trabajo como tales, sin necesidad, como ocurre actualmente a su inmensa mayoría, de asirse a un trabajo subsidiario para subsistir. Estuvimos de acuerdo en esto y en muchas otras cuestiones tangentes a la principal y, sobre todo, en que se advierte un amplio movimiento de solidaridad entre los escritores, lo cual significa que empieza también su liberación, porque es por ese camino por el que se llega a ella. Ángel María de LEBA NOVELAS M CUENTOS