Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mo para los jurados internacionales, donde raramente ha estado España representada, por lo que las colecciones españolas expuestas se ven bastante desamparadas. Los jurados internacionales suelen estar compuestos por cerca de cuarenta personalidades, en las que hay mayoría de países diferentes al iue celebra la exposición. Anualmente se suelen celebrar hasta dos exposiciones internacionales, bajo el patrocinio de la F. I P. y se hacen en continentes distintos, tía del presente año se ha reunido en Sofía, del 31 de mayo al 8 de junio. Los gastos que ocasionan son siempre sufragados por los Estados donde se organizan, singularmente interesados en el fomento de esta actividad, que tan saneados ingresos les proporciona, por lo que todos rivalizan en esplendidez para con los coleccionistas. Todas las exposiciones llevan consigo la celebración de congresos internacionales de coleccionistas y publicistas filatélicos, los que pertenecen a una organización internacional llamada Á. X. J. P. la que, por su parte, establece premios para los mejores trabajos literarios sobre filatelia, que no deben tener más antigüedad de publicación que dos años. A la exposición de Sofía, la última internacional celebrada, han acudido 935 expositores de 6.000 sociedades de 44 países, los que se repartieron en 26 para la clase de honor, que son los primeros premios de exposiciones anteriores; diez y siete, fuera de concurso, que son de los que pertenecen al jurado y los especialmente invitados, como S. M. la Reina Isabel de Inglaterra y el Principe de Monaco. En competición ha habido 769 expositores; de ellos, sólo cuatro españoles, pero uno no pudo asistir por la lentitud burocrática eñ el despacho de su colección. Para, tomar parte en estas competiciones internacionales se necesita haber obtenido, cuando menos, una medalla de plata en las nacionales, lo que ha de certificar el delegado de la F. I. P. en España, que es uno de los cargos de la directiva de la Federación Nacional. En la. dase literaria se han presentado 123; de ellos, 23 españoles, lo que se explica por no existir trabas burocráticas para el envió de esta clase de competición. De los tres españoles presentes en Sofía, uno ha obtenido medalla de plata dorada- -la máxima recompensa a un español- -par una magnífica colección de sellos clásicos de Rumania, que ha sido don Isidro Paya Noguera; después se ha concedido una medalla de bronce plateado y un diploma. En la clase literaria se ha obtenido una medalla de plata por el señor don José María Gomis Seguí, por su revista periódica sobre filatelia y por sus trabajos, muy relacionados con la Escuela de Filatelia de Valencia, primera en España, y que ha llamado poderosamente la atención de todos los delegados de todos los países, habiendo pedido información amplia sobre la misma y su funcionamiento. En esta clase literaria se han concedido, además, tres medallas de bronce plateado y dieciocho de bronce. Como se ve, los españoles, en Sofía, han quedado bastante bien, pues de las tres colecciones presentadas, dos lo han sido con medalla y sin ninguna representación en el jurado por parte de España, y en la clase literaria, los premiados representan el 17 por 100 de la competición. En Sofía se han concedido 43 de OJO, 66 de plata dorada, 112 de plata, 63 dé bronce plateado y 80 de bronce, en la clase de competición. El gran premio internacional se lo ha llevado una colección presentada por un residente en Roma, bajo seudónimo, que presentaba una sobresaliente colección con piezas únicas de sellos primitivos de Rumania, procedentes de varias colecciones anteriormente hechas por el Rey Carol, Mr. Burras y Mr. Cohén y ahora reunidas por el presentador. AYUDA DEL ESTADO En relación a las actividades filatélicas ilustro hoy esta crónica con algunos sellos de los que anualmente emite Hungría, para señalar las jornadas filatélicas nacionales análogas a las que he hecho referencia de Oviedo. Las de este año son las que hacen el número 42, ya que se inauguraron en 1927. Los sellos de esta emisión llevan todos una sobretasa en la cuantía que autoriza la F. I. P. y el Estado entrega su importe a la Federación Nacional de Filatelia para que desarrolle sus actividades. Algo análogo hacen innumerables países, entre ellos Francia, Suiza, Alemania, etcétera. Dada esa sobretasa, estas emisiones son compradas por los coleccionistas exclusivamente, ya que nadie paga una sobretasa para un franqueo por el placer de hacerlo. Al comprarse la totalidad de los sellos para las colecciones, el Estado deja de prestar el servicio de transporte de correspondencia por el valor de esos sellos, con lo que se embolsa un dinero graciosamente, que procede de todos los coleccionistas del mundo, por lo que, comprendiéndolo asi los Estados, y pensando en que la filatelia es una fuente de ingresos, resuelven, por así decirlo, a los coleccionistas una parte de ese dinero recaudado, para que esos contribuyentes gratuitos que son los filatélicos sigan fomentando su afición, que tan saneados ingresos proporciona a la Administración Pública, sin. apremios ni recaudadores. En España, en lo que llevamos de año. se han emitido sellos por valor de 117,40 pesetas, aparte los corrientes de la efigie del Jefe del Estado. Como se puede estimartr que, por lo menos, un millón de cada clase han ido a los coleccionistas, éstos le hemos entregado al Estado, por nuestra afición cultural, la no despreciable cifra de unos 117 millones largos. No creo que haya actividad ninguna en el mundo que haga nadar parecido; por eso, los países citados restituyen una parte a los filatélicos, para que aumenten los coleccionistas. No sá si me habré explicado bien. Entre las últimas emisiones, que citaré rápidamente, hay una de Nicaragua para el correo aéreo, de diez valores, con productos del país. Una de Checoslovaquia, con un cuadro de composición un tanto extraña, dedicada a los congresos de la paz. Una de Yugoslavia, de caballos, a la que se añade otra de este tema de Checoslovaquia, en la que figura un famoso general español del siglo XVUI, don Gonzalo Fernández de Córdoba. La anual serie francesa dedicada a los reyes y figuras célebres de Francia, con el caballero Bayardo, Luis XI, Carlos el Temerario y Enrique IV, el de París bien vale una misa Un sello de S. S. Juan XXIII, que emite Alemania, la que también pone en curso uno en honor de Gandhi. El Congo emite una nueva serie ordinaria con la efigie del general Mobutu, para los valores altos y el escudo del país, para los bajos. Holanda pone en curso un sello en honor de Erasmo, en el 500 aniversario de su nacimiento, eminente filósofo y teólogo, que, entre sus muchas cosas notables, dijo aquello de: El fanatismo por una idea es la mayor negación del espíritu humano, ya que quiere imponer la dictadura de una idea, la suya propia, teniendo que echar mano de la violencia para abatir todas las demás, divide a los hombres y no admite la pluralidad querida por Dios y es una declaración de guerra contra la libertad espiritual humana. La U. R. S. S. ha emitido un notable sello en honor de Mendeleiew, el famoso sabio que estableció la tabla sobre los sistemas ¡periódicos de los elementos, al cumplirse el centenario de la presentación de la misma. Esta tabla, hecha de puño y letra del eminente químico, es el motivo para la hoja en que se emite el sello. En este mismo país se pone en curso una serie de seis valores con flores de jardín y un sello con la condecoración creada por Lenin para premiar a la madre de familia numerosa, la cual data de 1922. En esta serie figuran sólo condecoraciones para premiar a las madres, las heroicas, las que mejor educaron a los hijos, etc. Pedro GONZÁLEZ RABAGO