Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
hoja y rellena complatamente de tierra el a? üjt cru pnlos se pueden confeccionar soporta parn sostener la comida sobre el fuego. Para ¡a mayor parte de las comidas, sin embargo, son innecesarios. Los pájaros y los animales pequeños se cubren con una gruesa capa de barro y se colocan entre las ascuas hasta que se cueza. El pescado se prepara de! a misma forma, pero envolviéndolo previamente en una hoja. También se puede preparar la comida poniéndola sobre una piedra lisa sobre la que haya estado quemando un fuego durante algún tiempo. Usted no puede elegir la parte del mundo en la que quizá tenga que luchar para sobrevivir. Los peores sitios son el desierto y el Ártico. En comparación con ellos, la selva es una zona en la que resulta fácil subsistir. de la noche sobre objetos brillantes corno las alas de un avión) Otro modo de tratar de recoger el roció es el de excavar un a g u jero en el suelo; el suelo se debe cubrir con un tejido no absorbente, y sobre éste se apilan piedras limpias. El rocío puede formarse en las piedras y el tejido recogerá las gotas que resbalen de aquéllas. Otro sistema- -para el que h a y que contar con un trozo de tela de plástico de seis pies cuadrados como mínimo- -consiste en e x cavar un agujero e n el suelo y colocar un depósito para agua en el fondo del mismo; el plástico se extiende sobre el agujero. El centro del plástico debe contener un peso con objeto de que acabe en punta precisamente sobre la parte superior del depósito. El agua se puede depositar sobre el plástico y gotear dentro del recipiente. Pero sepa que este sistema no tiene aplicación e n t o das partes. Si está usted junto a un avión estrellado, no debe separarse de él hasta que nohaya esperanza de salvamento (cinco días, t or ejemplo) El avión le proporcionará sombra durante el dia y le protegerá del frío durante la noche, y puede verse con más facilidad desde el aire que a un h o m bre solo. Además, e n un acampamento per inanente es m á s fácil tener preparadas las señales de petición de auxilio si ve u oye algún avión. Si no tuviese usted m á s remedio que p o nerse en camino a pie, lleve consigo toda el agua que pueda; y de la que sobre bébase la mayor cantidad posible. Marchar sobre la arena será difícil, f a tigoso y penoso. Pero n o se quite las b o tas para aliviarse por unos minutos: p o dría ocurrir que, al tener los pies hinchados, no pudiera volver a ponérselas. Es u n error cortar el calzado para aliviar el d o lor que produce la hinchazón de los pies: los agujeros dejarían paso a la arena. Las tempestades de arena n o son tan terribles como parecen: la arena n o le e n terrará vivo. Puede, no obstante, introducirse en su nariz y e n sus oídos. Las precauciones que debe usted tomar dependerán de las circunstancias. Lo mejor es excavar un agujero, meterse e n él y cubrirlo con Una tela firmemente asegurada. 81 eso no es factible, siéntese de espaldas al vientoy tápese la cara y la cabeza. un solo pie por debajo de la superficie e s tará mucho más fresco. Regla número dos, no realice actividad física durante el calor. Tenga presente que por la noche, en el desierto, la temperatura desciende de un modo sorprendente e n el Sahara Occidental el descenso es de unos dieciséis grados aprovecha, pues, la n o che para andar o para excavar agujeros. El peligro m á s importante es el de la Si se pone usted en marcha para ponerse deshidratación: u n a de las formas m á s p e- a salvo, viaje solamente durante la noche nosas de muerte natural. El cuerpo huma- y las primeras horas de la mañana. no está integrado, en un cincuenta o s e Si a pesar de todo tuviese usted que a n senta por ciento, por agua. El calor extrae el agua de los tejidos y las células e n for- dar durante las horas de calor, hágalo l e n ma de sudor con objeto de mantener la tamente. Si le es posible, mantenga el cuerpo cubierto apretadamente con lana, con objeto de que el calor se evapore más lentamente. ¡SO Ocurra lo que le ocurra, no beba orina, aunque puede aplicarse ropas empapadas de ella para aplicárselas a la piel y disminuir la evaporación. Antes de salir para el desierto es aconsejable beber gran cantidad de agua; su cuerpo la almacenará. E n el primer dia de supervivencia no toque su provisión de agua. Deje que el cuerpo utilice la que tiene e n el estómago. Después de ese dia beba siempre que e s té sediento sin tener e n cuenta la escasez de su provisión de agua. Racionar el agua es una equivocación. El superviviente que disponga de veinte pintas de agua y permanezca e n la sombra a una temperatura temperatura interna por debajo de los 37 de 43 grados morirá a los cinco días i n grados aproximadamente. dependientemente de cómo y cuándo beba. En los climas cálidos se pueden perder, El agua es escasa, pero A menudo se puesudando, m á s de dos pintas por hora. Es de conseguir, según la clase de desierto. necesario reemplazar ese agua: la pérdida Algunas especies son acumuladode un diez por ciento de peso en agua a c a- res naturales de de cactus encuentra usted rrea dolor de cabeza, vahídos, escozor, pér- plantas dispersas agua. 81 que excave usted es inútil dida de la piel de la lengua y calambres en el estómago. Cuando la temperatura es a su alrededor e n busca de agua: Las plan Desde el momento en que sus pies ensuperior a los 33 grados, un quince por tas habrán extraído toda la humedad del tran en el agua, usted está ya muriendo suelo. A menudo es posible recoger el rocío ciento de deshidratación puede causar la dice un instructor de la escuela de supermuerte. vivencia de la B. A. F. Por lo tanto, en el desierto lo esencial El mar mata rápidamente; si naufraga es conseguir agua, ai es posible, y manteUsted, o se cae por la borda, no hay tiemner lo m á s baja posible la pérdida de agua po para cometer equivocaciones ni para badel cuerpo. La cantidad que se pierde dejar su guardia; ni aun en el caso de que pende de dos cosas; sobre ambas puede a c 61 agua sea la del Canal de la Mancha. tuar el hombre: la temperatura que le e n Lo más probable es que le mate a usted vuelve y la actividad fisica. el frío, incluso en aguas relativamente temPor lo tanto, la regla número uno en el pladas. La razón es 1 de que el hombre desierto consiste e n mantener baja l a t e m no puede mantener la temperatura normal peratura que le rodee a usted poniéndose del cuerpo cuando está sumergido en agua a la sombra y manteniéndose en ella d u a menos de 36 grados: la temperatura de rante c! dia. Si permanece en el sol preun baño tibio en casa. cisará tros veces m á s agua que si se queLa permanencia en el agua a la tempoda w: la sombra. Deberá improvisar u n r e ratura de cuatro grados ocasiona al lioinIUBÍO mu k proporcione sombra. A falta ore la muerte en un periodo comprendido de él, será útil un agujero e n el suelo. A EL DESIERTO EL MAR 11