Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 7 DE SEPTIEMBRE DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 63. MÚSICA OTRO CONCIERTO INOLVIDABLE DE HERBERT VON KARAJAN Y LA FILARMOiCA DE BERLÍN, EN EL NUEVO AUDITORIUM DE PALMA DE MALLORCA Palma ie Mallorca 5. Crónica de nuestro colaborador musical, enviado especial. El segundo concierto del ciclo inaugural del Auditorium de Palma de Mallorca ha constituido para Herbert von Karajan y la Filarmónica berlinesa un mayor triunfo, si cabe, que el obtenido por ellos en la primera noche. El público asistente a la nueva y estupendísima sala no se cansaba de aclamar a maestro y profesores al término de cada una de las dos partes del programa. Especialmente al finalizar la Sinfonía de Brahms que integraba la segunda de ellas, la reacción de todos cuantos habían acudido al Auditorium fue tan unánimemente favorable que se convirtió en un auténtico alboroto colectivo de admiración, de premio y de gracias al espléndido regalo recibido en forma de versión total y absolutamente sensacional de aquella obra. Y en verdad que eso, y mucho más, se merecían Von Karajan y todos y cada uno de los magníficos instrumentistas de la Orquesta alemana. Que si hube de calificar de antológica la manera en que ofrecieron el miércoles las Sinfonías Sexta y Séptima de Beethoven, y si parecía ya imposible lograr cimas más altas en la interpretación sinfónica, y en las simbiosis director- orquesta, ahí estaban, en el programa de anoche, para demostrar el error, las opus 20 de Richard Strauss, y 73 de Joliannes Brahms: sus Don Juan y Segunda Sinfonía respectivamente. Dejo deliberadamente aparte la Sinfonía 29 de Mozart. No es que no fuera tocada por la Filarmónica de Berlín y dirigida por Herbet von Karajan con una calidad de sonido, afinación, seguridad expositiva y claridad de concepto envidiables para cualquier otra agrupación y para cualquier otro maestro. Ni que yo no pueda estar equivocado en mi apreciación. Pero lo cierto es que- -dentro, insisto, de un nivel difícilmente alcanzable- -me pareció que no se logró en ella, en grado óptimo, la alegría delicada y la sutil picardía con que estos mismos intérpretes desentrañaron la página en su no lejano concierto del teatro Real madrileño. Vuelvo a insistir en que seria sencillamente maravilloso que siempre pudiera oírse tocar, como el conjunto y director germanos nos ofrecieron la Sinfonía mozartiana. Si digo lo anterior es, quizá, más que nada, con la intención de que cobre aún más valor la afirmación siguiente: no creo posible volver a oír algo tan enteramente perfecto, tan completamente conseguido en las mil y una facetas en las que la exposición de unos pentagramas pueda valorarse como las versiones de Strauss y de Brahms citadas. No puede pensarse en aue, en el Don Juan straussiano pueda gozarse de nuevo de un instrumento- -sí, orquesta y director fueron un único e increíble instrumento- -tan flexible como para hablar con la misma exactitud expositiva en pasajes tan diferentes emocionalmente como los que se suceden en la obra; ni puede, tampoco, esperarse que todos y cada uno de los solistas acierten, una ves, y otra, y todas, en las múltiples intervenciones que Strauss les pide. Como no me atrevo tampoco a pretender volver a oír cantar a los violines nunca, en la forma en que anoche los oí, él motivó introductor del primer movimiento de la Sinfonía de Brahms, ni presentar a la cuerda grave el tema principal de este mismo movimiento como lo hizo, ni volver a sentir la emoción sobrecogedora de la famosa coda del último. No, no es posible que pueda volver a gozar y a temblar otra ves con ese portentoso crescendo final de los trombones de varas, que tampoco, hasta ahora, me había sido posible apreciar. Destaqué ayer a los contrabajos y a la madera, y de ésta, al oboe en especial. Parece justo hoy señalar a los primeros violines, a las trompas, como los mejores; sin que ello signifique, claro, que lo demás no estuviera a idéntica altura que en la noche inaugural. Que si el primer oboe- -se trataba de otro profesor- -me parecía en Mozart y Strauss de menor calidad que la del que tocó en la sesión primera, sus intervenciones en el tefcer movimiento de la Segunda Sinfonía le hacen acreedor, a mí modo de ver, a la misma calificación de sobresaliente. Desisto hoy también de intentar aplicar calificativo alguno a Herbert von Karajan. Me limitaré a agradecerle a él, y agradecérselas, asimismo, a Marcos Ferragut, que ha hecho posible su presentación en Palma, las inolvidables cuatro horas que me ha proporcionado al frente de su Orquesta, ese prodigioso instrumento que es la Filarmónica de Berlín. Los palmesanos aún tienen la ocasión de agradecérselo una ves más- -y no dudo que lo harán con el mismo entusiasmo con el que se han producido en las dos primeras noches- -cuando, después de la interpreta- ción de la Sinfonía incompleta de y la Quinta de Tschaikowsky, finalice mañana este memorable ciclo inaugural del nuevo Auditorium de Palma de Mallorca; gala, desde la noche del día 3 de septiembre de 1969. de Baleares y de España. Por mi parte, antes de mi vuelta a Madrid, sólo quiero decir- -por hoy, por mañana, por siempre- ¡bravo! ¡bravísimo, maestro! -Leopoldo HONTAÑON. III FESTIVAL INTERNACIONAL DE JAZZ EN BARCELONA Barcelona 6. (De nuestra Redacción. Del 8 al 25 de noviembre próximo se celebrará en Barcelona el m Festival Internacional de Jazz bajo el patrocinio del Ayuntamiento de la ciudad. Tendrá por escenario el Palacio de la Música y ía basílica 4 e Santa María del Mar. La gala inaugural estará a cargo del Silde Hampton Quartet y del Gary Burton Quartet Se cuenta también con la f a m o s a Sarah Vaughan, con el conjunto The Saint- and Sinvers y el incomparable Duke Hlington con su extraordinario conjunto que actuará el día 23 en el Palacio de la Música y el 25 con un concierto de música sacra en la mencionada basílica. The Pattersons Singers ofrecerán una misa cantada en la propia basílica de Santa María del Mar. -A. LL. PRESENTACIÓN DE JIMMY NEVILLE Málaga 6. (De nuestro corresponsal. En la sala de fiestas de un hotel de Torre- Funciona mejor que los eléctricos y gasta mucho menos: ana bombona dura 2 meses. Sin averías. Sin ruidos. Válvula de seguridad 5 años de garantía. Solicite información a su proveedor o a TAVcm Provenza, 474 Barcelona- 13 Tel. 255 05 03 p. Dirección Ciudad Provincia precios desde 0.815 ptas. TAVER DELEGACIÓN CENTRO Avda. General Perón, 20- Teléfono 234 01 94- Madrid