Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 i ANDORRA FIESTA NACIONAL: 8 de septiembre, festividad de la Virgen de Meritxell, Patraña de los Valles. EXTENSIÓN SUPERFICIAL: 464 kilómetros cuadrados. POBLACIÓN: 18.233 habitantes, según el censo de 1968. CAPITAL: Andorra la Vieja, con más de 3.000 habitantes. PRODUCCIÓN: Agrícola, ganados y minerales. Su industria es productiva y el turismo fuente de divisas que, con los ingresos aduaneros y otros, permite a los andorranos vivir sin impuestos. IDIOMA OFICIAL: El catalán, can giros y modismos peculiares. MONEDAS: La peseta española y el franco francés, indistintamente. Don Francisco Escudé- Ferrero, actual síndico general de los valles de Andorra, máxima autoridad efectiva en el país. Según la leyenda, Andorra debe su fundación al emperador Carlomagno, quien libró a sus habitantes de la invasión musulmana, después de haber estado el territorio bajo el dominio romano y de los visigodos. Posesión feudal de los condes de ürgel, éstos cedieron más tarde sus poderes a los prelados, quienes fueron así Señores de Andorra, país con el que estipularon condiciones y pago de tributos. Los condes de Foix adquirieron también derechos sobre Andorra, que a fines del siglo XVI pasaron a la Corona de Francia Tiene desde entonces el territorio andorrano dos copríneipes: el obispo de Seo de ürgel y el primer magistrado de ¡Francia. Ambos ejercen la dirección superior del país, aunque en la práctica deleguen la mayor parte de sus atribuciones en el vicario general de la diócesis de Urge! y en el prefecto del Departamento de los Pirineos Orientales, respectivaments. Andorra, que ha mantenido su organización interior patriarcal, está gobernada por un Consejo general, que consta de veinticuatro miembros elegidos por sufragio universal. Presiden el Consejo dos síndicos, que asumen su auténtica representación y cuyo mandato dura tres años, con posibilidad de ser reelegidos por una vez más. El Consejo general convoca la Asamblea Magna en caso de suscitarse cuestiones de importancia excepcional para los intereses del país y a la que asisten, además de los consejeros, tres o cuatro representantes más por cada parroquia, elegidos entre los más capacitados y relevantes. Por último dejaremos constancia de que Andorra paga un simbólico tributo a sus copríncipes, en años alternos, de 460 pesetas al obispo de Urgel y de 980 francos al presidente de la República francesa. tt Bella y atractiva vista de Andorra.