Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUESTRAS CRITICAS ditoria! Prensa Española Madrid. -EYENDA. -Aparecido a la vida litera ria con un premio Sésamo en 1959. W- é José Tomás Cabot, manresano de 930, viene avanzando en su quehacer con enta seguridad. Su novela. La Reducción 966, concitó una cierta atención critica or el intento, felizmente logrado, de reonstruir el ambiente de las misiones jeuiticas del Paraguay. Ahora, con Cántico n la noche se mueve en la misma técica narrativa; la de- montar el hilo del elato sobre una concreta coordenada eográfico- histórica. El sistema, pues, oblia a, conjugar el poder de evocación con is fronteras de un escenario predeterünado y estricto, cuyo estudio debe gaantizar la calidad de a evocación am. iental. Esta ubicación determinante caifica la narración a caballo entre la enasta y la realidad, en el género que los ireceptistas denominan leyenda Género iertamente poco frecuentado entre nuesrcs novelistas, pendularmente adscritos al elato objetivista o a la pura invención, escritor, por su parte, califica su libro le juego o pasatiempo, destinado, en trincipio, a los lectores más jóvenes, más ngenuos, menos desengañados de la vida FRANCISCANISMO. -En la ocasión preente, el narrador establece el encuadre isico de su relato en su ámbito a la vez maginario y concreto: un puéblecito llanado Villaggio Piagnone, en la Umbría, jor los años en que la Iglesia se debatía n los azarosos tumbos del Cisma de Occilente. Han pasado muchos años desde que I Poverello lanzara su gesto seráfico y a la vez rebelde, de los espirituales que, orno una especie de hippies a lo diviic, modificaron la faz de 1 a Iglesia, sólitamente cerrada en su perfección escolásica, abriendo su mano mendicante y fraerna per los caminos de Dios, toda la listoria- -o más bien las historias- -que in luye el libro está llena de este delicioso spiritu franciscano, mezcla de pobreza y ilegria, que es único en la historia de la Cristiandad. La obra tiene como lema el amoso salmo Aquel dia nos envió el Séior su misericordia. Y, por la noche, oímos ÍU cántico que San Francisco de Asís elilio para los maitines del Domingo de Resurrección. SENCILLEZ. -El primer logro de este tr upe de relatos- -concatenados en un odo solitario- -está en recoger y transmitirnos la sencillez y la ternura de la doc rina franciscana, viva y operante en la oequeña comunidad de Santa María del CÁNTICO EN LA NOCHE De José Tomás CABOT Por Guillermo DIAZ- PLAJA De la Real Ava t tiiia Ktuxtliolo Lago, que, entre Perugia y Cortona. realiza su ministerio a la mayor gloria de Dios, constituida por media docena de personas, regidas por el padre guardián, acompañados por el lego Ugolino, y en posesión, como tesoro único, de una cabra abandonada a la que pusieron por nombre Orfanetta Siguiendo una tradición muy franciscana- -recuérdese el simple fray Junípero, amigo y delicia de San Francisco- -el contrapunto humorístico está representado por el rezongón y aguafiestas fray Gorgonio: pesimista y desabrido de suyo, alarmista incorregible, cascarrabias sin remedio ipág. 13) Completan la comunidad fray Ambrosio, fray Marcelo y el lego Geriberto. Los habitantes de Villaggio Piagnone- -telón de fondo de la actividad religiosa- -son seres sencillos y piadosos, con excepción de algunos auténticos tumbacuartillos como el bueno de Giacomo, a quien por su afición a la bebida se le apodaba BarUettti Por lo demás en Villaggio Piagnone nunca ocurrió nada Los personajes del relato se ocupan de sus sencillos menesteres, atendiendo a todas las criaturas de Dios, incluso a los ratones que, como todos los de la Umbría y la Toscana eran pacíficos, pulcros y discretos PERIPECIA. -Este encuadre da ya la medida del ambiente pacífico del grupo conventual. Y explica el sobresalto que, en su monótona dulzura, produce el anuncio de la llegada, nada menos que de un Legado Pontificio, que se dirige a Cortona, para entrevistarse con delegados de la. Corte de Avignon, y decide pernoctar en Santa María del Lago. La simplicidad del espíritu de tos frailes la parvedad de su despensa y la escuálida presencia de su ajuar, dan lugar a una serie de episodios humorísticos, que no hace falta detallar al piadoso lector. La caza y captura de. un pato para ser condimentado en la cena de monseñor, o el montaje de una cama digna de su categoría, son otros tantos motivos para páginas de blanda y bondadosa ironía. Los relatos que los frailes van improvisando para entretener la estancia del personaje, permiten al autor explayar una serie de estampas en las que el santo de Asís- -o su recuerdo- -actúan de protagonista. El episodio en el que se evoca el Cántico delle Creature (págs. 83- 88) está especialmente logrado. La estancia del Legado Pontificio termina a te mañana siguiente y, con ello, la sitnplicisima peripecia que vertebra el conjunto episódico. DIFICULTAD. -Esta simplicidad, esta cristalina delgadez del relato, son extremadamente difíciles de conseguir. Camina el hilo narrativo, como suspendido en el cielo, sosteniéndose con pequeñas anécdotas, con suaves observaciones irónicas, con sencillas notaciones de ambiente. Una dulce noción de fraternidad planea en cader i página, y una sencillez ciertamente franciscana, lo inunda gotosamente todo. No es fácil escribir un libro así, ni siquiera teniendo a la vista- -como asi ha sido- -las Fioretti que los discípulos del santo de Asís escribieron a su muerte. El tono simple y seráfico de aquellos relatos tenía su razón de ser en la inmediatez de la vida del Poverello pero, desde nuqptra ladera, este retroceso a lo primario y a lo ele 49 mental constituye un esfuerzo nada sencillo y permite pronosticar a su autor unas posibilidades considerables, por ejemDICCIONARIO DE LA POLÍTICA plo, en la literatura infantil. Si lo que ha querido realizar es un ejercicio de adap 100 ptas. tación, útil sólo aquí y ahora, habrá que Editorial Magisterio Español. S. A. convenir su buen éxito. Entiendo, sin emCalle de Quevedo, 1. 3 y 5- Madrid- 14 bargo, que sus reales posibilidades de esNOVELAS u CUENTOS critor le permiten llegar bastante más lejos que en estas, páginas de tan bella y dulce simplicidad.