Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 4 DE SEPTIEMBRE DE 1969. EDICIÓN PE LA MAÑANA. PAG. 61. INFORMACIONES TEATRALES Y CINEMATOGRÁFICAS FRULA, UN GRAN BALLET FOLKLÓRICO YUGOSLAVO, EN PRICE Dragoslav Dzadzevic, creador y director del ballet folklórico yug aslavo Fruía, que anoche hizo su presentación en el Circo Price, tiene un recto y moderno entendimiento de! o que debe hacerse con las danzas de origen popular. A la arqueología, que es una reconstrucción siempre arbitraria de movimientos desaparecidos, opone la inventiva poética. Fruía, por eso, no danza como hace siglos bailarían los pastores; los guerreros, las muchachas de Serbia, Croacia o Macedonia, sino como sus descendientes sienten hoy la lejana vida, la originaria cultura de las praderas, los valles y las cumbres de su pintoresco y vario pero evidentes parentescos cotí nuestras danzas maragatas, y en otras, rasgos griegos que brotan en la sustancia misma de una inspiración predominantemente eslava. Que Fruía logre traernos el alma tornasolada de su país de origen; que su música nos penetre, aun producida sin verdaderos instrumentos típicos, ya que la mayoría del grupo musical utiliza medios modernos, es una prueba más de cómo, con talento, puede producirse la transformación del hecho material en belleza. Sería injusto destacar a nadie en una obra común realizada con voluntad de colectividad creadora. Todos bailan con brío, con inspiración, con disciplina, aunque estos dos últimos yocablos puedan parecer, al unirse, antitéticos. Y así es como nos resucitan una Europa que en rigor agonizaba ya en 1914 cuando a las orillas naturales de nuestro país llegaban las fotos de los serbios y l s monteriegrinos con sus pintorescos uniformes, metidos en el dramático ballet de su supervivencia como pueblos. La danza es también una manera de contar. Fruía es la voz rítmica de su pueblo. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. ESTRENO DE PREGUNTE POR VICKY EN EL MARAVILLAS En el teatro Maravillas se estrenó anoche la comedia ée Melville, Schiller y Sauvajón, en versión española de Luis Sáenz Montaner, Pregunte por Vicky En un decorado de Sainz de la Peña, y bajo la dirección de éste, Fernando Cebrián, María Paz Ballesteros, María José Román, Felipe Gil de Arana, Venancio Muro, Luis Sánchez PolacJc, Antonio Baqueriza, Ignacio de Paúl, Luis González Páramo, José Luis Cóll, Ángel Alvarez y Mario Alex interpretaron la divertida farsa, consiguiendo muchos aplausos. El telón se alzó numerosas veces, y toda la compañía y el autor agradecieron las ovaciones del público. Mañana publicará ABC un comentario crítico de este estreno. Autocrítica Hoy, jueves, en el teatro Martín, se repone con caracteres de estreno el pasatiempo de Paradas y Jiménez, con música del maestro Alonso en versión moderna de Luis Tejedor, titulado Las corsarias El adaptador nos dice: Las corsarias no murieron nunca Razones de diversa índole las tuvieron alejadas de nuestros escenarios, aunque muchos de sus números musicales, especialmente Bandenta se han seguidr oyendo siempre con plausible frecuencia. Una conversación con los herederos de los autores de libro y música me ofreció esta oportunidad única: remozar la obra y hacerla subir otra vez a escena. El libro de los graciosos y expertísimos Paradas y Jiménez, seguía, como es lógico, el patrón de hace cincuenta años, porque hace exactamente cincuenta años que se estrenó dicha obra y, por cierto, en este mismo teatro. He tomado el asunto y lo he traído a nuestros días. Ya no son marineras corsarias las que raptan a unos hombres para llevárselos a una isla perdida habitada únicamente por mujeres; ahora son habitantes de un lejano planeta, carente en absoluto de, varones... ¡Detente, pluma! Allá veremos lo que resulta del trasplante. La partitura, maravillosa, inspiradísima, dentro de la mejor línea melódica del ilustre maestro Francisco Alonso, se conserva pimpante y fresca como aquel entonces. Por razones de tiempo, hemos necesitado algún número más, que hemos. extraído, naturalmente, del riquísimo acervo del músico granadino. Addy Ventura, Anita Luna, Maruja Se- Mirsana Popovich, Katimir Dsurovich, Djoko; Dragoslav Dzadzevic, director, e Irina Stojanova país. Dzadzeyic; en suma, lleva por el mundo uno visión folklórica de las hermosas, duras, románticas, regiones que forman Yugoslavia, a la que los rasgos autóctonos, los adquiridos por la presión de pueblos invasores y dominadores y los que, en el crisol de un siglo y medio especialmente transformador, dan su actual fisonomía. Estamos ante la labor de un coreógrafo que sobrepasa el dato; que toma en las regiones el paso de baile, el ritmo o el compás, la agreste melodía y con ellas construye el espectáculo sugeridor de estas danzas que extienden su rico varillaje desde la pureza del baile mudo surgiendo de su propio ritmo, como en la bella de Qlamotch hasta las danzas pantomima en las que los bailarines nos cuentan en sus evoluciones, saltos y figuras, una historia patética como en la Danza del Pescador o una bella y sugestivamente heroica como en Komitadzi que es por sí sola un emotivo, hondo, bellísimo espectáculo de arte folklórico. No hay, realmente, virtuosismo en los danzarines y danzarinas de Fruía. Hay, en cambio, vida, calor, sangre, de los que brotan los giros y las figuras cambiantes, ricas en combinaciones, cargadas de expresividad en las que todos ponen su fuerza, su belleza, su alma. Fruía es así una elocuente lección de trabajo colectivo y un admirable logro que, sin necesidad de fastuosos medios auxiliares, transforma, levanta a magníficos niveles de belleza plástica los elementos plásticos de un vestuario riquísimo en diversifieaciones regionales y culturales, ya que en él, como en estas danzas, se encuentran los elementos aportados por turcos y franceses, austro- húngaros e italianos, a tal punto que en algunas danzas a compás fie tamboril es posible hallar remotos villa, Luisa Madrigal, Lolita Rueda. Y de ellos, Ángel de Andrés, Rubén García, Luis Moscatelli y Federico Blanco. Nada menos- y que esta compañía ofrece el impar Colsada, infatigable promotor teatral, para la reposición de Las corsarias Ya nos conformaríamos con un éxito remotamente parejo con el que obtuvo en su día. -Luis TEJEDOR. EN EL 50 ANIVERSARIO Esta noche se estrenará en el Martín una nueva versión de Las corsarias famosísima revista de cuyo estreno, precisamente ahora, se cumplen los cincuenta años. Las corsarias ha sido modernizada y reformada en su libro por el popular comediógrafo Luis Tejedor, y en cuanto a la música del inolvidable maestro Alonso, s e conservan todos sus bellos números. Estamos ante una atracción revisteril de calidad en su género. Luis Tejedor Las corsarias ha sido durante muchos años una de las obras líricas más populares y admiradas. Su pasodoble Banderita fue cantado casi como himno nacional en nuestra guerra de África y en desfileaaT militares. Todos sus números, en fin. son un modelo de música alegre e inspirada. Esta noche, remozada en su texto, la presenta Colsada en el Martín. Hablemos ahora con Tejedor. ¿Pero otra vez Las corsarias -Sí, sí, querido Ángel. El divertidísimo LA ESCENA, AL DÍA El autor de la famosa comedia Adriano VII Peter Luke, y su esposa han visitado Madrid y El Escorial, donde trabaja desde hace tiempo el ilustre autor José López Rubio, traductor y adaptador de la citada obra, que será estrenada por la Compañía Dramática Española. Luke presenció uno de los ensayos de Adriano VII al término del cual felicitó entusiasmado al adaptador y ai director, señor Osuna. En el Festival Teatral de Chichester han destacado dos obras: The country Wife de Wicherley, y Anthony and Cleopatra con sir John Clements y Margaret Leighton. Anastasio Alemán prosigue en solitario su gira artística por Europa a base de recitales y terminará en noviembre con su nueva actuación en París, duran- te Quince días, representando otra vez Platero y yo -A. L.