Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RUTAS DEL ARTE ROMÁNICO C vamos a descubrir lo descubierto ni a dar a conocer lo conocido; sólo vamos a recordar, a trancos y saltos, un viaje por algo del románico de Palencia y Santander; hace muchos lustros, por el año 1908, en motocicleta con sidecar, llevando en éste dos aparatos fotográficos, -trípodes- -indispensables en aquellos tiempos- material fotográfico sn abundancia, porque nos esperaban en esa ruta innúmeros monumentos románicos de excelsa hermosura. Desde Madrid fuimos a Falencia, comenzando allí nuestro viaje fotográfico. Salimos muy, de mañana de Patencia y con sí fresco, pese a estar en junio, y con una bruma mañanera, pasamos Fuentes de Valdepero, el palacio de Altamira, Monzón de Campos, Amusco, Pina de Campos y arribamos a Frómista; primera parada ante el admirabls San Martín de Frómista, donde un viejo pastor reunía las ovejas para llevarlas al campo, y él, con su manta al hombro porque, como nos dijo, barruntaba tormenta. Estábamos ante ese famoso monumento que, junto a una verdadera belleza intrínseca une la importancia de s r (si la Historia no miente) uno de los más antiguos ejemplares ¿el románico francés en Castilla, ya que se cita como existente en el testamento de su fundadora, doña Mayor, viuda de Sancho de Navarra, otorgado en 13 de junio de 1066, en el que dejaba un cuantioso legado a los, monjes benedictinos que trajo para poblar el monasterio. Según hemos leído a varios eruditos autores y oído a arquitectos como don Vicente Lampérez, era general la aceptación de aquella fecha como la de la erección de la iglesia, y por nadie había sido puesta en duda, aunque la fuerza del dato, como decía el c i t a d o arquitecto- historiador, no fuera mucha, pues si prueba el engrandecimiento del cenobio, no la elevación material del templo. Muy perfecto es éste an todas sus partes para tan remota antigüedad; pero es imposible esa edad si le comparamos con otros monumentos contemporáneos fechados. San Martín de Frómista es un monumento de capital importancia en Castilla, porque aunque de reducidas dimensiones es notabilísimo por sus admirables y bellísimas proporciones, perfecta construcción y variados detalles. Pasaban las horas y nos parecían minutos admirando el monumento que fue etapa en el llamado camino francés a Compostela. Como dice el señor Lampérez, puede presentarse como tipo de iglesia de tres naves paralelas, cortadas por otra de crucera, que aunque no se acusa en planta, de los más hermosos ejemplares de Ess. en alzado, por tener sus brazos igual paña. altura que la mayor. Sobre el crucero se Por eso, siguiendo la ruta jacobea en el levanta una linterna, preciosa, que fuera último año s a n t o compostelano, decían se acusa en prisma octogonal. unos peregrinos jacobeos e x t r a n j e r o s Todo el templo es maravilloso, con una Esto es una maravilla, esto es una joya. colección de capiteles: unos, de hojas seY, por si esto es poco, muy cerca están mibarbadas que recuerdan los latino- bi- las iglesias de Támara y Santoyo, que zantinos; otros, de cesta, rodeados de en- bien merecen la visita si es en é p o c a trelazos; otros, mucho más valientes, de propicia (en aquellas tiempos que hicimos historias, monstruos, etc. de purísimo este viaje estaban en todo su apogeo los trabajos en las eras, porque no olvidemos acento románico. Pertenece el monumento a la arquitec- que estamos en la Tisrra de Campos) y tura románico- bizantina y constituye uno en dirección opuesta én la ruta de Carrión N Claustro del antiquísimo Monasterio de Aguilar de Campoo. El románico de Cozuelos u Olmos de Santa Eufemia.