Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MASTES 2 DE SEPTIEMBRE DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 28 LR IGLESm EN EL MUNDO DE HOU INCIDENTES DURANTE LA CELEBRACIÓN DE UNA MISA EN TARBASA (BARTarrasa (Barcelona) 1. La primera misa celebrada en la parroquia de San Cristóbal por el nuevo párroco mosén Llaur 3 ó, recientemente designado por el arzobispo, don Marcelo González Ruiz, ha sido pródiga de lamentables incidentes registrados en el interior del templo. La nave rebosaba de fieles a las once de la mañana, cuando, ya empezado el oficio divino, dos señoritas, vistiendo blusa y pantalón, enarbolaron sendas pancartas que decían: No queremos curas nombrados por los obispos y ¿A. ti quién te llama aquí? que fueron desplegadas cara al celebrante. En el coro fue desplegada otra de gran tamaño acusando al nuevo párroco de escuchar a los poderosos y desoír a los pobres. Inmediatamente se produjo una r e a c c i ó n entre los asistentes, que rompieron las pancartas y expulsaron a los provocadores, mientras las mujeres presentes entonaban el canto del Credo- -Cifra. S además, para no escandalizar a la gente, al pueblo, a los que siguen al sacerdote en fuerza de su. específica tarea. La evolución de la sociedad requiere, en suma, una diferenciación fie tareas muy precisa entre sacerdotes y seglares, de modo aue los dones de cada uno sean respetados y no. sea comprometida la dignidad del sacerdocio. SACERDOCIO Y COMPRENSIÓN Si un sacerdote viniese a verme hablándome de incomprensión le aconsejaría que volviese a su casa para encontrarse- -si quiere- -con su padre, madre, hermanos, parientes; porque si habla de incomprensión es que ha olvidado de dónde procede; él mismo viene del mundo. Si un sacerdote se equivoca, si enseña cosas falsas, si hace alguna tontería, puede ser que su obispo- -por respeto humano, por miedo a ofenderlo- -no se lo diga. Pero su padre y su madre no tendrán esos temores; se lo dirán en seguida y será mejor para él. SACERDOCIO T. CELIBATO 1. El matrimonio y el sacerdocio son dios estados de vida tan radicalmente diferentes y tan comprometedores que, para mí, sería muy difícil comprender cómo un hombre puede entregar todo su corazón al trabajo sacerdotal y, con la misma total generosidad, entregarlo a su mujer y a sus hijos, que tienen también derecho a ello. Para el sacerdote casado, el matrimonio debería ser también un medio de salvación; pero este medio podría verse interferido por las exigencias de la vida sacerdotal, que pueden, por ejempo, exigir traslados de parroquia de diócesis. 2. Estamos comenzando una etapa de la historia de la Iglesia en la que muchas cosas que los curas han hecho hasta el presente serán hechas en lo sucesivo por i seglares... En consecuencia, el sacerdote! podrá dedicarse sólo a aquello que puede ¡y debe hacer exclusivamente él, poniendo; toda la carne en el asador. La administración patrimonial a diferentes niveles, la gestión de las obras eclesiásticas, las iniciativas de los consejos pastorales p drán ser descargadas en manos de los se- glares. 3. Es cierto que celibato no es un hecho dogmático, una obligación intrínseca al sacerdocio; pero es una cualidad sig? nifieaíiva y, sobre todo, casi esencial para la consagración total sue el mundo tiene derecho a reclamar del sacerdote. Noi olvidemos eme a los sacerdotes católicos se les llama padre precisamente gracias a la tradición del eeliSat CELIBATO: No es un hecho dogmático, pero es una cualidad, casi esencial para la misión sacerdotal. ESTRUCTURAS: La fe en la Iglesia y en la validez de su doctrina no puede ser sometida a experimentos. POLÍTICA: Los sacerdotes deben permanecer ajenos a eüa para no comprometer la moral o el dogma. El cardenal Juan José Wright, prefecto de la Congregación para el Clero, ha hecho unas declaraciones al periódico italiano L Avvenire sobre los problemas propios del sacerdocio y su inserción en la sociedad y de las que ofrecemos los principales puntos doctrinales por su evidente interés y autoridad. SACEEDOCIQ Y ESTRUCTURAS No estoy seguro fie que el reculase de las formas insíitueiotiaSes constituya una exigencia suficientemente meditada. He observado que los que quieren transformar una estructura inmediatamente jjonen otra para sustituir a la existente. También ellos admiten entonces la necesidad de que haya estructuras. Pero entonces debo decir que el peso de la prueba, la demostración de que es necesario cambiar, es asunto suyo. Y la demostración ha de ser lógica, convincente, presentada de buenas maneras y pensando en someterse al juicio del pueblo cristiano y de los que tienen la responsabilidad de guiarlo. Lo que no me parece bien es que la reforma de las instituciones se convierta en un juego de poder porque éstas son expresiones que no están bien en labios de un cristiano y mucho menos en los de un sacerdote, sea cual sea su nivel en la escala jerárquica. Casi ninguna crítica carece de valor o de significado, porque, por lo menos, es señal de que alguien no está contento de la marcha de las cosas; lo cual no tiene por qué escandalizarnos o sorprendernos... La historia de la Iglesia es una historia de experimentos. Pero tenga muy en cuenta que sólo los medios pueden ser sometidos a experimento. Entiendo por medios la manera mejor de poner a disposición de la Iglesia todos los dones de sus miembros, sobre todo el amor de todos los que creen en ella y trabajan dentro de la Iglesia no sólo de modo organizado, sino orgánico. Por lo tanto, fe en la Iglesia y en la validez de su doctrina, que no puede ser sometida a experimento. Y después paciencia, porque en todas las parábolas de Cristo la Iglesia se presenta como una realidad dinámica, nunca definitiva. Jesús compara la Iglesia con un árbol que crece... y no es cuestión de acercarnos al árbol, reloj en mano, para confesar que, para nuestro gusto, el árbol no crece suficientemente deprisa... SACERDOCIO Y POLÍTICA El problema está en determinar cuál es el testimonio propio del sacerdote, porque hay muchas cosas que pueden ser hechas, mucho más eficazmente, por los seglares dado que pertenecen a su específica vocación. Me pregunto cuál es el testimonio que Jesús pidió a sus apóstoles... Pudiera ser que el auténtico testimonio del sacerdote fuese víctima de la nueva forma que se le quiere dar. Además, la Historia me demuestra que, si hay algo que los eclesiásticos no saben hacer, es justamente la política... Creo que, en el futuro, los sacerdotes deben permanecer ajenos a ella, para no comprometer la mora! el dogma, la fe con las cosas de este mundo, que no son malas, pero exigen otro tipo de dedicación. por JUAN IGNACÍO LUCA DE TENA 100 ptas. por J. MANUEL SSLVELA SANGRO (prólogo: JULIÁN MARÍAS) 230 ptas. RELOJES ESPAÑOLES por LUIS MONTAÑÉS (prefacio de CAMILO J. CELA) 430 ptas. LAVADORAS SUPEñAUTOMATICAS GOGINAS LAVA V A J I L L A S 18 meses precio de contado admitimos su aparato usado Conde Duque, 15 S e. A. Aguilera- Teléf. 248 85 04- 24.1 04 50