Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 2 DE SEPTIEMBRE DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 27 ABC EN VIENA XIX ANIVERSARIO BEL COMIENZO DE LA SEGUIDA GÜEEI presidente de Alemania preconiza la recendliscién com Polonia I,o s obispos católicos toman posición contra el partido nacional demócraVa de Von Thadden ENCONADA LUCHA ELECTORAL ENTRE KIESINGER Y WÍLLY BRANDT Viena 1. (Crónica de nuestro enviado especial, recibida por telex Veintiocho días faltan para las elecciones legislativas alemanas, y ya se echan a rodar los pronósticos en favor del partido cristiano demócrata bifronte C. D. U. -C. S. U. La opción es: Kurt- Georg Kiesinger y su aliado bávaro Josef Herniann Strauss formando sinalefa, o Willy Brandt, presidente del partido socialista, o S. P. D. (social- demócratas) Nj los liberales, terceros en discordia, aspirantes a una función arbitral en el futuro Parlamento y a los menguados beneficios inherentes a ella, ni los neo- d e m ó c r a t as -o neo- nazis del N. P. D. (los del biillente Adolfo Von Thafiden) cuentan en la primera línea de choque; bien que sean esos dos factores alicientes primarios de la lucha electoral, Usio- -el liberal- -por sus posibilidades pendulares, y otro- -el neo- demócrata -por significación patente como piedra de togue Je un remanecer del viejo y arrebatado nacionalismo alemán, el cual, despojándose de 3 apéndice socialista que llevaba en los tiempos del otro Adolfo, procura abrirse paso con el antifaz de nuevo demócrata Palabra bebedizo esa de democracia que todo lo cura y disimula. Pero se están levantando en Alemania muchas fuerzas airadas que denuncian el verdadero rostro de Von Thadáen. Los obispos católicos han roto brecha; tornan posición clara; recusan y acusan vivamente al iefe del partido N. P. B. Señalan las relaciones de tangencia entre el nacional socialismo y nuevo democratismo Ponen el aceüto impetuoso y condenatorio de la oposición flagrante que existe entre el derecho natural y el cristianismo de un lado, y la doctrina política, de otro; una doctrina política que, si remozada y simulada, hiede mal y hiere a la nueva Alemania. La ofensiva es general en todos los comicios cerrados y reuniones al aire libre, cpn mayor o menor virulencia en los apostrofes. Presentando, ayer, domingo, en el corazón del Ruhr, Dormund, en el curso de una jornada espectacular, reluciente de colorines y desfiles abigarrados, y cohortes escultóricas de jovencitas uniforniaílas marchando por las calles al ritmo de dis eos y orquestas marciales distribuíaos por parques y plazas públicos, y todo el fastuoso golpe de banderas y gonfalones y emblemas heráldicos y dalmáticas de maceros; presentando, decíamos, en Dortmund, el programa de la democracia cristiana- -la C. D. U. el portavoz de este partido, Eainer Barzel, zahirió particularmente al N. P. D. o neo- nazismo de Von Thadden, partido- -dijo- -que se ha colocado fuera del círculo de los verdaderos demócratas alemanes (Luego volveremos al prepósito de esta concentración demócrata cristiana en Dortmund. No deja de intimidar físicamente a los electores del día 28 de septiembre la postura de violencia de las huestes que Von Thadden tiene esparcidas por toda la República Federal, un poco estratégicamente, según sople el aire. Caracteriza a las reuniones electorales del N. P. D. no la fisga y buen humor de las reuniones cristianodemócratas y liberales y aun socialidemócratas, sino el ímpetu retador, el vocablo arrojadizo y la fruición en la pelea, más que a brazo partido a golpes y fendientes rotundos, lo que quiere decir que encuentran al enemigo propicio y juvenil. Y a términos tales llega la lucha entre la gente moza- -unos, del bando democrático, y otros, del neo- democrático izquierdas y derechas- que el Sindicato de Policía de la Alemania Federal ha dirigido un escrito público a todos los ministros del Interior de los laender o Estados federados (pues esos ministros tienen soberanía en cuanto al mantenimiento del orden en sus respectivos territorios) Ha llegado el momento de poner fin a una situación equívoca- -dice la Policía- Las reuniones electorales del N. P. D. nos ponen en trances peligrosos. El Gobierno federal de Bonn no se ha atrevido- desgraciadamente es su adverbio- -a prohibir el N. P. D. y, por lo tanto, las fuerzas del orden tienen la obligación de proteger sus reuniones, con lo cual se exponen de continuo a la cólera de la población. La policía solicita que, dada la atmósfera de violencia que envuelve a las reuniones del N. P. D. y constituyendo ellas una provocación para el orden público, no sí permitan tales reuniones al aire libre, sino en locales cerrados. El Gobierno federal se ha empeñado, sin embargo, en que el N. P. D. juegue sus cartas desahogadamente y pueda el día 28 saberse ciiál es su fuerza efectiva en la opinión pública. Simultáneamente se pone sobre el tapete el historial del canciller Kiesinger. Han aparecido dos libros donde se le acusa de contactos muy directos con los nazis no sólo porque estuvo afiliado al partido, sino porqiie asumió en ocasiones el papel Je enlace entre el Ministerio de Asuntos Exteriores de Von Eibfcenírop, donde ejercía el cargo de subdirector de la sección radiofónica, y e i Ministerio de Propaganda Se José Goebbels. Uno fie esos libros está escrito por la señora Klarsfeld, que en noviembre del año úítimo abofeteó públicamente al canciller. La verdad es que todas las pruebas destinadas a desprestigiar a Kiesinger dan en lo contrario. El canciller aparece en ellas como hombre preocupado por limitar males desde una posición muy auxiliar, y se opuso, por ejempJo, a la construcción en los Estados Unidos de una emisora clandestina de radio. Lo que más pesa en esta campaña electoral es la sombra fiel nazismo; los electores quisieran borrarla y no pueden. Se alivian repudiando las tentativas de galvanización que se agitan en torno a Von Thadden. Pero hay una masa de refugiados de Bonn l. El presidente de la República Federal, Gustav Heinemann, en alocución al país, hizo un balance de la posición alemana, con o c a s i ó n de cumplirse el XXX aniversario del comienzo de la segunda guerra mundial. Preconizó la reconciliación con Polonia. Tenemos que impedir- -declaró Heinemann- -el flagelo de nuevas guerras, y, en consecuencia, hsmos de iniciar una concordia con nuestros vecinos los países de Europa Oriental, y en primer término con Polonia. -Efe. la Prusia oriental que, habiendo perdido casi del todo la esperanza de volver a sus hogares, estaría, al parecer, inclinada a dar sus sufragios al hombre que se brinda a echar por la calle del medio y romper con todas las formas racionales que han labrado la prosperidad de la República Federal. De ahí saldrían los votos que dieran al neo- nazismo una representación parlamentaria mínima. Mínima, pero exaltada y ruidosa. En la gran concentración C. D. U. C. S. U. de Dortmund, con más de doce mil personas por las calles, los dos tenores del partido, Kurt Georg Kiesinger y Franz Josef Strauss, no se cuidaron del N. P. B. sino que proyectaron sus ataques contra el jefe socialista Wilíy Brandt. No hay más Que esto: O Kiesinger o Willy Brandt. No hay ni siquiera un Schiller (ministro de Economía, partidario de la revaÍKación) No hay un Von Thadden. La batalla electoral de estas cuatro semanas de septiembre es una batalla para alcanzar el puesto de canciller. En Dortmund se dijo ayer: Willy Brandt no está hecho de la madera de que se hacen los cancilleres. Kiesinger como Strauss, fundamentan la campaña en ataques personales con. tra sa compañero de Gobierno, Willy Brandt, ministro de Asuntos Exteriores, y Willy Brandt, por su lado, no se mueráe! a lengua cuando se trata de fustigar a su canciller y al ministro de Hacienda. Ah! pero Kiesinger y Strauss se despepitan cada vez que hay que hacer el vibrante elogio de la gran coalición: son las paradojas electorales. El canciller reprocha a su ministro de Asuntos Exteriores el haber dado por cierto que Alemania iba a normalizar sus relaciones con Rusia. Willy Brandt, a su vez, acusa a su canciller de no colaborar en la amistad hacia Rusia. Strauss reprocha a su compañero de gobierno Schiller, de difundir las calumnias que presentan a Kiesinger como nazista esforzado. Si tanto le molesta el pasado político del canciller, ¿por qué aceptó un puesto en su Gobierno en 1966, puesto que conserva? Los comunistas aseguran que ese Schiller- -socialista y ministro de Economía- -fue también un poco nazi y que, por serlo, alcanzó de tapadillo el título universitario de profesor. Zumba la polémica electoral, y se ve que, un poco más un poco menos, todas o casi todas las figuras de la política alemana rezaron con el nazismo. El presidente de la República, Heineman, es una excepción, y Willy Brandt, otra. Pero Willy Brandt, ue ha sido des veces candidato a la Cancillería y no la ha logrado, es más modesto que Kiesinger en su campaña. Se contenta con defender un equipo de gobierno y no pretende ostensiblemente la Cancillería. Ese Kiesinger o Brandt que levantan los cristiano- demócratas no tiene eco en las tilas socialistas. El Brandt o Kiesinger no se plantea siguiera. -Luis CALVO. EMPRESA NECESITA JEFE CONTABILIDAD Imprescindible experiencia en dichas categorías. Preferible con conocimientos de archivo y ficheros. Dirigirse al Apartado 36.263. Madrid. Referencia 5. (14.134. El presidente checo, a Polonia Praga 1. El presidente Ludvik Svobo- da, de Checoslovaquia, ha salido hoy de Praga para realizar una visita oficial a Polonia, se ún informa la agencia de no- ticias Ceteka. -Efe- Reuter.