Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 2 DE SEPTIEMBRE DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 25. rante los recientes desórdenes. Las cifras varían según ios cálculos, pero oscilan entre los cinco y los tres millones de libras. Unas doscientas casas han sido destruidas casi totalmente y otras tantas necesitarán reparaciones importantes para que vuelvan a considerarse habitables. En total casi mil viviendas han sufrido durante los disturbios pocos o muchos daños. Y unas 25 fábricas quedaron afectadas. Pero el auténtico perjuicio a la economía de Irlanda del Norte, ya bastante maltrecha, no debe estimarse en material arruinado o en factorías quemadas, sino en la disminución del crédito que merezca a los inversores extranjeros un país donde los disturbios pueden volver a producirse en cualquier momento. Que las facilidades ofrecidas por el Gobierno local a las nuevas industrias sean importantes no quiere decir que un inversor extranjero con libertad para instalarse en cualquier país del mundo deje de conslclerar ahora como una aventura peligrosa su implantación 1 en Belfast. Esta es el balance final y la inquietante consideración que puede hacerse de una etapa dolorosa fie ia vifla regional que ha puesto al descubierto todas sus debilidades, tanto las económicas como las políticas. Un hombre especialmente conocedor de las realidades inglesas me decía que la sorpresa del mando al conocer las cosas que estaban pasando en Irlanda del Norte era una demostración de la habilidad inglesa para esconder esqueletos en los armarios. Es verdad. Lo malo para Inglaterra es que esta vez todo el mando ha mirado con horror dentro del armario. -Salvador LÓPEZ DE LA TORRE. DESDE BELFAST, SAIVADOR LÓPEZ DE LA TORRE LA ECONOMÍA DE IRLANDA DEL SE SOSTIENE GRACIAS A FU Los daños causados por los disturbios pueden estimarse entre tres y cinco millones de libras esterlinas EL PARO OBRERO EN LOS CONDADOS CATÓLICOS ALCANZA CIFRAS DESCONOCIDAS EH NINGÚN PAÍS EUROPEO Belfast 1. (Crónica telefónica de nuestro redactor, enviado especial. Toaos los comentarios que ha levantado la visita de Callagfaan no pueden ocultar la realidad de tjiae si Inglaterra quisiera hacer una lógica presión sobre el Gobierno de Belfast, para suprimir las discriminaciones que padecen los católicos, ios protestantes de Irlanda del Norte tendrían que obedecer, aunque fuase de mala sana, porgue la economía local está sostenida prácticamente por una serie de préstamos y subvenciones británicas que les permite vivir. Barante Hincho tiempo se había Ignorado la cuantía de las subvenciones británicas a Irlanda del Norte, hasta que en una emisión televisada, el anterior presidente del Consejo de Ministros provincial, capitán O Neill, confesó que alcanzaba la cantidad de cien millones de libras esterlinas anuales distribuidas entre los distintos capítulos del presupuesto. Pero la cuantía, de esta cifra considerable, resulta mucho más importante si la comparamos con las magnitudes económicas de la irlanda fie! Norte, cuya renta provincial era, en 19 S 7, de 61 S millones de libras esterlinas y cuyas exportaciones totales se elevaban en 1986 a 476 millones c! e libras esterlinas, l o que quiere decir, qae las subvenciones británicas equivalen al sexto de la renta y al quinto de las exportaciones, y tal proporción resulta tan alta, que difícilmente puede concebirse la centinuidad de la vida económica ¡ocal si sufriese un recorte el dinero inglés en caso de choque entre el Gobierno de Belfast y el Gobierno central de Inglaterra. Pero estas subvenciones, cotizadas por los contribuyentes británicos, tanto católicos como protestantes, han sido empleadas uhüateralmente por el Gobierno de Belfast en favorecer ios Condados protestantes, dejando a los católicos prácticamente olvidados y sufriendo un paro obrero que no tiene comparación posiblemente en ningún lugar de Europa. En Énniskillen- -C o n d a d o de Fermanagh, con 53 por 100 de católicos- -los obreros parados alcanzan el porcentaje del 17,7 por 100 de la población activa masculina. En Londonderry, donde hay un 67 por 100 de católicos, el 12,7 por 100 de hombres están sin trabajo, y en Coleraine! os obreros tua no tienen empleo alcanzan al 8,1 por 100 Se la población activa. Todos ellos están por encima de la media provincial de Irlanda del Norte, que es del 8 por 100, ya muy alta, en comparación con la nacional inglesa, del 2,5 por 100, o de las localidades de mayoría protestante, donde encontramos porcentajes muy inferiores. Iisburn tiene el 4,2 por 100; Belfast, el 5,6 por 100; Lame, el 4,3 por 100; Ballymena, el 4,1 por 100. Parece como si la economía de Irlanda del Norte estuviese cortada por un telón de miseria más allá del cual los tres condados católicos occidentales, es decir, Londonderry, Tyrone y Fermanagii, viviesen en condiciones inferiores a la mitaá del paro de los tres condados de- mayoría protestante. La discriminación política que hemos visto con detenimiento en estos trabajos, se prolonga coa vtúa, discríminacién económica nue es, en cierto sentido, su lógico corolario. La implantación de industrias en la región se estimula con Síifevencioiies oue alcanzan urá- cíicamente el 50 por 100 d j valor efe Ia inversián, gracias a los jjrésfasrsos y donaciones de terreno que hace el gobierno local con apoyo británico. Teniendo en cuenta que aquí la mano de obra es abundante y, por lo tanto, barata, Irlanda del Norte ha conocido una cierta inaustrialización gracias a las factorías químicas y, especialmente, a las de fibras artificiales, que han encontrado en la provincia una especie de paraíso, los grandes nombres de! a qaímica mundial están todos ellos desplegados en las tierras del Norte fabricando su orlen, lyera, nylon y fibra acrUica. For desgracia la industria textil y la construcción nava adicionales riquezas provinciales, están en plena crisis y los despidos compensan con su cuenta negativa la creación de nuevos puestos de trabajo. Naturalmente, parece muy pronto para hacer, ana valoración correcta de los daños padecidos por Irlanda del Norte du- ABC EN LONDRES El partido laborista ha iniciado una costosa recuperar disidentes Londres 1. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal. Corren por Londres persistentes rumores de que Harold Wilson, primer ministro británico, está preparando unas elecciones generales relámpago para este otoño. Su único éxito, parcial, pero relativamente vistoso, hasta ahora, la intervención en Irlanda del Norte, más la devaluación del franco a la saga de la libra, e inmediatamente después de la desaparición ia, a fin de LOS INSTITUTOS CIENTÍFICOS CAPILARES S A I N T ANTOINE. DE PARÍS especializados en el cuidado y conservación del cabello, comunican que su local de Avenida de José Antonio, 7, Tel. 221 44 00, Madrid, está abierto sin interrupción de 11 a 20 horas los lías laborables, y de 10 a 14 los sábados. En treinta minutos de examen, sin ningún compromiso, diremos si nuestro método puede ser eficaz en su caso. Estos INSTITUTOS están montados e instalados de forma que las señoras y señores clientes no esperen. Para consultar sobre el método a seguir pueden presentarse durante las horas anteriormente indicadas Barcelona: Ronda de San Pedro. 8 Teléfonos 2315883 y 221 01 08. -Sevilla: Calle Imasen. núm. 12. 6. planta. T e l é f o n o 22 92 98. -Zaragoza: Calle San Miguel número 2 Teléfono 21 28- 38- -Madrid: Calle Ventura Rodrteuez. núm 4. Tel. 241 36 5 Instituios Científicos Capilares Saint Antoine. de París. Arda, de José Antonio 7 Teléfono 231 44 00. MADRIX Director facultativo: Doctor Pardos, Director: Señor Bellido. (N. de Sanidad 8- C) del presidente De Gmtlle y el nuevo clima de entendimiento ruso- norteamericano, a pesar de la creciente tiranía impuesta a Checoslovaquia por la ocupación soviética, le dan cierta esperanza de popularidad en las urnas. Además, que éste es momento tácticamente oportuno antes de que las diferencias entre el Gobierno laborista y los Sindicatos salgan realmente a la superficie. Hace poco, cuando el presidente de Zambia, Kenneth Kaunda, quería intensificar la campaña panafricana contra el régimen de Ian Smith en Rhodesia, parece ser que Wilson le aconsejó aguardar un poco, dictándole que tenía intención de convocar elecciones generales, y que entonces, si ganaba con buena mayoría, su actitud hacia los rhodesianos blancos se endurecería, llegando incluso, si las circunstancias le obligasen a ello, a la intervención armada en la colonia. Económicamente, el- partido laborista está escaso de fondos, y los únicos que pueden darle suficiente dinero para hacer frente a una larga campaña electoral contra los conservadores son los Sindicatos; la relación entre Sindicatos y laboristas es tradicional y no compromete al partido laborista a ser mero portavoz de los Sindicatos en el Parlamento, como demostró ampliamente Clement Atlee, y ahora ha demostrado Wilson, cuya política sindical ha sido curiosamente derechista; en este momento, Wilson puede calcular con cierto realismo que, debilitando a los Sindicatos, ha ganado votos en la vaga clase media y algunos también en la City mientras que, en ultimo término, la masa obrera seguirá votando mayoritariamente por el partido laborista. En