Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 2 DE SEPTIEMBRE DE 1968. EDICIÓN BE LA MAÑANA. PAG. 14 ce dentro de los límites de nuestro de- de pagos, parece razonable asegurar ese nivel de compras, y su previsible incre sarrollo económico. Como siempre ocurre, la verdad des- mentó, mediante una exportación que se borda los encasillamientos, y posiblemen- estire al compás de las importaciones y te en nuestro caso ha fallado la inspec- financie el mayor valor posible de las DIRECTOR- Torcuato LUCA de TENA ción, ha fallado el sistema y ha fallado la mismas. De otra forma, para que nos salDIRECTOR ADJUNTO Pedro de LORENZO razonabilidad financiadora. Sin embargo gan las cuentas de nuestro desarrollo, -y he aquí el principal objetivo de nues- habrá que apretar aún más por el lado SUBDIRECTOR: Jesús REVUELTA IMAZ tro comentario- al margen de la actua- del turismo o por el de la contribución del REDACCIÓN. ADMINISTRACIÓN V ción de los Tribunales de Justicia y del ahorro exterior. Y no es que esa fuente TALLERES: SERRANO, 61 MADRID. esclarecimiento de cuantas responsabili- de ingresos, compleja y multiforme, que APARTADO NUM 43- TELEF 225 17 10 dades deban ser exigidas, es muy impor- se contabiliza como turismo, deba comtante no desenfocar las conclusiones, ni pararse a esos quintales de oro de Perú Editor: PRENSA ESPAÑOL A. S. A generalizar infundadamente sobre una que, según Las Casas, empobreció y desactividad como la exportación, que nos truyó a España, pero tan desatinado sería parece de primordial interés económico minimizar lo que, hoy por hoy, es el pan nacional. Deducir de los acontecimientos, nuestro de cada día, como confiar ciegapor lamentables que sean, la necesidad de mente en las virtudes de una lámpara de echar un dogal al cuello de nuestra ex- Aladino. Carece de sentido económico, pues, un pansión comercial exterior y de sus imEn la carta del señor Vila Reyes- -más prescindibles estímulos crediticios sería enfrentamiento dialéctico entre la imporpatética que lógica, más vehemente que un crimen de lesa economía. tación, la exportación y ej turismo. La coherente- -quizás sobren improperios, o ¿Necesitamos exportar o se trata sim- importación y la exportación son buenas agresividad, y falten respuestas a las pre- plemente de una inquietud de aguafiestas? cuando se hacen bien. Un país desarrollaguntas que se hace la opinión pública y cascada de divisas do consume, importa y exporta. Y del siguen pendientes. Es el único juicio que Ante la permanente proporciona el turis- turismo, ¿qué pedemos objetar? Lo intemulticolores que nos nos permitimos por ahora. Continuamos ligente es acomodar la importación y la torrente pensando como antes- -véanse nuestros mo y el impetuoso españoles, aportado por exportación a las conveniencias de nuestodos esos brazos a los que sí tra economía interna, y no viceversa, por editoriales Matesa, un caso y una medita- han permitido ingresar en el Mercado ción (13- VIII- 1969) y Más allá de Ma- Común, ¿puede considerarse esfuerzo lo que sería poco razonable exigir una tesa (21- VIII- 1969) y mientras no ten- útil y sin sentido afanarse en eso dein- nivelación comercial exterior cuando el la interior registra todavía tantas convulsiogamos nuevos datos, más amplía y exacta exportación, en vender a los demás, cuaninformación, insistimos en nuestras tesis, do los demás nos pagan por su descanso nes de oferta y demanda. La visión de conjunto no debe distorsionarse por nerque no son de ahora, como quien leyere y por el alquiler de nuestro trabajo? viosismos temporales, sin olvidar que la esta página podrá comprobar. A nuestro Ante las indiscutibles salpicaduras del exportación juicio, pretender aumentar la política comercial es tan sólo un instruespañola no parece una ma- mento para contribuir a fortalecer la ecoasunto Matesa, la conveniencia de revisar nía que raye en la obcecación paranoica, nuestro sistema de financiación a medio y ni un esnobismo academicista, ni mucho nomía de un país. El nuestro, todavía sin dimensión productiva ni finanlargo plazo de las exportaciones parece menos una encubierta maniobra con in- suficiente de jugar a fondo su política couna conclusión justificada. Podrá argüirse confesables finalidades de lucro. Se trata, ciera haen todos los niveles y ante todos que el sistema ha fallado tan sólo en cuan- simplemente, de una política de elemental mercial, para defender su equilibrio to a su aplicación, pero cuando comproba- prudencia, ante unas progresivas necesi- los países, evitar el estrangulamiento, ya exterior y mos que su contraste con la realidad ha dades de importación, que son por sí mis- endémico, que padecen las economías en permitido unos resultados diametralmente mas buen síntoma de salud económica y desarrollo. Política comercial significa nealejados de los propósitos del legislador que aún tienen que trepar un considerable gociación y gerencia de recursos, y lo- -como señalábamos en un reciente edi- trecho por la curva de crecimiento abso- son tanto nuestras ventas como nuestras torial- -no es prudente, ni razonable, man- luto, aunque se reduzca su porcentaje compras. No lo olvidemos. tener intacta una ordenación que ha de- relativo de aumento en años sucesivos. Queremos que el detonante escándalo de mostrado fisuras tan peligrosas como las En estas circunstancias, si bien, de mo- Matesa- -con su heterogéneo semblante y reveladas por Matesa. O se dota al sistema de unos instrumentos de ejecución mento, el fuerte déficit de nuestra balanza sus nominados responsables, ya sin paliay vigilancia idóneos para salvaguardar los comercial sea soportable, pues el poder tivos ante la Justicia y la opinión- -no nos intereses financieros nacionales o el sisj adquisitivo de productos extranjeros está oculte entre hojarasca barroca las líneas tema, por su vulnerabilidad, se convertirá sostenido por otros ingresos de la balanza maestras del problema. prácticamente en inoperante. En lo sucesivo, el Banco de Crédito Industrial y la Banca privada, escaldado el uno y prevenida la otra, no acogerán desde luego sin temor las nuevas iniciativas exportadoras, con. el peligro evidente de hacer pagar a las razonables y sanas los pecados de las propiamente aventureras. Bajo este título genérico, A B C publicó los días 5, 6, 7 y 8 de noviembre de 1968 una serie de artículos relativos a nuestra política exportadora y a la consideFrente a la tesis revisionista que postulamos, con respecto a la instrumentación ración merecida por el sistema de financiación vigente. Por la actualidad del tema, crediticia de la exportación española, puehemos considerado oportuno reproducir algunos párrafos de aquellos trabajos que den oponerse, al menos, dos objeciones. firmaba nuestro redactor, el jefe de las páginas económicas. La primera, relativa a la posible confusión entre el sistema en sí y la inspección y vigilancia de sus riesgos. La otra, más LA MENTALIDAD facilidades oficiales de redescuento incrementaron sustancialmente las disponibiliultra y drástica- -referente al apoyo finan- EXPORTAD ORA dades monetarias consagradas íntegramenciero merecido por la exportación- ¿que te a la exportación, pero no discutiría la conveniencia de extender la Realmente se ha conseguido esa men- que los exportadores tuvieran consiguieron un talidad exportadora, de que tanto financiación de nuestras ventas exteriores hemos hablado. Lo que dudolaes que con ceso al crédito bancário. El Bancofácil acde Crécon pago aplazado, por considerarla per- esa mentalidad se haya entendido en sus dito Industrial hubo de asurair funciones niciosa, y rechazaría la existencia incluso exactos y convenientes términos. Ni se debe ajenas a su auténtioo cometido; su finandel sistema. En definitiva, ante un debate exportar a costa de lo que sea, ni por agi- ciación, prevista como complementaria y en carne viva como el planteado, caben tarnos desordenadamente se logra una ver- accesoria, se convirtió en principal, hasta el punto de absorber más del 70 por 100 de tres diagnósticos y, por ende, tres con- dadera promoción exportadora. la financiación a medio y largo plazo en clusiones ha fallado sólo la inspección del (5 noviembre 1968. materia de comercio exterior. Pero la exBanco de Crédito Industrial, por permiportación, que implica riesgos técnicos que tir el aprovechamiento ilícito y la desvia- EL CONOCIMIENTO exceden ampliamente de la solvencia de los exportadores, sigue sin una fuente fluida ción de unas facilidades financieras hasta DE LOS RIESGOS de financiación, pese a que el Estado ha límites técnicamente inconcebibles: ha faque posiblemente se aprode llado el sistema, por incongruencia con fa La imprescindible improvisación ha asumido riesgos 20.0.00 millones de pesetas, ya nuestras estructuras de fomento se una realidad operativa y unos medios de reflejado en unos planteamientos tal vez ximenque, a los cifra sin duda, debe estremecer al miaplicación totalmente inadecuados, y ha desenfocados con respecto a nuestras rea- nistro de Hacienda más valeroso. ¿Y es faliado la política de fomento exporta- lidades. La financiación de las exportacio- que la Administración tiene un control y dor, por su exagerada concepción y alcan- nes se preocupó de la movilización de los un conocimiento exacto de sus riesgos? Me recursos más que de las garantías, y las temo que no. Sus antenas exteriores son MATESA, FiNAICIACION Y EQUILIBRIO EXTERIOR LA EXPORTACIÓN, PROBLEMA