Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ninguna circunstancia más propicia para un safari f o tográfico que agosto. N u n ca como entonces Madrid- -soledad de soledades- -le brinda ai forastero sus dioses en tan generosa intimidad. Cibeles y Neptuno, cercanos y familiares, sin barreras automovilísticas que hagan peligroso el trato y el compadreo de la Rollye Dioses humanizados, reblandecidos, o b j e t o s de souvenir Familias enteras- -lo testimonia una de las fotografías de Naranjo- -se sentaron en los mismísimos dominios de césped del dios del tenedor, como en una merienda campestre sin gastronomía. Don Diego Velázquez, propenso al diálogo en todas las épocas, recibió en este pasado mes más visitas que nunca. Ya no quedan turistas extranjeros, ni incluso nacionales, sin objetivos fotográficos. Agosto fue de los cazadores de estatuas, como el resto de tos meses lo son de los cazadores de peatones.