Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A LAS O Ut LA lAKUt que lidiar los toros y esto gustaba; ahora parece que no. El público lo que quiere ver es dar pases. -Pero con esto, al parecer, se aburre más que antes... -De acuerdo. Por otra parte, el público ha evolucionado bastante de mis tiempos a ahora. 71 qué sentido? -Antes era violento, exigente. El actual es más educado. Luego su tendencia se ha dirigido más hacia el esteticismo que hacia el toreo de dominio. Lleva una chaqueta azul y, con esta indumentaria, más que a torero huele a proíesor de Cambridge. ¿A usted le pitaron mucho? -Sí, me chillaron tanto como me aplaudieron. Una buena mayoría de los que han sido figuras del toreo enlazan el oficio con la cría de reses bravas. Pepe Luis sigue figurando en los anuncios de los redondeles. Una semana antes de citarnos, sus novillos dieron buen juego en la plata de las Ventas. -Pepe Luis, ¿llegó a realizarse como torero? -Siempre se sueña algo más grandioso, un imposible, que no se llega a realizar. -Por ejemplo... -Esa faena soñada; una estocada en el centro del anillo, recibiendo. -Pero alguna se aproximaría... -Sí, con un toro en Valladolid. Luego yo me preguntaba por qué no me habría salido la faena en Madrid o en Sevilla. -Resúmame, en una frase, toda su experiencia taurina. -Sinceridad. Aún se oye al orfeón. Alguien reconoce al torero y lo saluda a distancia, con gestos. Pepe Luis- -le pregunto- ¿hay escuelas taurinas? Para mí- -responde- -no han existido nunca. Ha habido formas, maneras de torear, aunque sólo existe una: torear con sentimiento y corazón. No hay otra forma; ni rondeña, ni sevillana, ni filipina. El que torea con el corazón es él que transmite emotividad. El que no lo haga así puede ser un gran profesional, paro nunca un artista. -Esto, por supuesto, no podrá darse todos los días... Y Jas figuras torean mucho. -Be acuerdo, no puede darse. -Entonces... -Se puede lidiar todas las tardes, pero torear con sentimiento sólo de cuando en cuando. ¿Soplaban con frecuencia las musas, Pepe Luis? -Sí; aunque yo me consideraba un torero abúlico y cerebral. En la época del maestro de San Bernardo hubo una pléyade de buenos toreros. Por eso cuando le he instado a que me haga un cartel lo ha dudado demasiado, combinando muchos nombres. -Se podrían hacer muchos, muchos carteles. ¿Los toros? del Conde de ia Corte o de Urquijo. ¿En qué consiste la piedra de toque para valorar a un torero? -Existen dos maneras de valorarlo: una, en un toro bueno, que el arte del torero esté por encima de la bondad del toro, y otra, en el toro difícil, tener la capacidad suficiente para resolver la papeleta La publicidad y la crítica no podían quedar al margen de la conversación. Afirma el torero sevillano que de la primera se hizo muy peca, sobre todo en relación con la que se hacen los toreros actuales, lia crítica- -dice- -en mi época era partidista. Ahora la encuentro más ecuánime. ¿El afeitado? Por lo visto los toros parecen que se afeitaban. ¿Han evolucionado mucho las suertes? Un natural con los pies juntos. Fíjense en esa muleta tan pequeña y cogiclaademás por el centro del estaquillador. Otro natural del torero de San Bernardo, cargando ta suerte. de administrativo, juega un papel secundario. En esto también ha cambiado mucho la Fiesta; actualmente las figuras hacen los contratos en el mes de enero. ¿Ha habido algún torero que le impresionara? -Dos: Juan Belmonte y Chicuelo -Buenos maestros. Luego, el torero se ha ido de Despeñaperros para abajo, camino de la ciudad de la Giralda, a su terruño, a su retiro. Juan A. PÉREZ MATEOS -Sí; sobre todo la de varas. Los quites hacían la Fiesta más amena, muy divertida. Existia rivalidad entre los toreros en esta suerte. Todo esto hoy se ha perdido. -Mucha monotonía actualmente... -Sí; poca variedad; no hay apenas inspiración, poco pellizco ¿Llegará a desaparecer la Fiesta? -Nunca. ¿Y el apoderado? -Hombre... no sé. Con esto de los empresarios ha pasado a ser una especie