Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 16 DE A G O S T O E 1 G 9. EDICIÓN BE LA MAÑANA. PAG 40. tura de este libro ha de realizarse, por lo ayer es una nueva faceta en los temas los italianos saben dar, cuando saben, a Luigi Santucci es, desde utilizados tanto, con óptica y rigor claramente cien- iniciación hasta ahora vor la escritora, esta sus producciones. más leídos novelistas del no puede ser más afortunada y 1962, uno de los tíficos. de a, bre al horizonte de Luisa María Linares actual panorama italiano. M ilanés M. M. TEILHARD DE CHARDIN: un campo de posibilidades muy extenso. nacimiento, profesor de Instituto, escritor ENERGÍA ESPIRITUAL DEL SU- Porque, efectivamente, esta novela de in- de vocación, se dedica a su afición desde triga retiene la atención del lector desde hace siete u ocho años, aunque antes, desFRIMIENTO de 1947, juera conocido por su peculiar las primeras hasta las últimas páginas. Editorial Fontanella. 136 S. 1 T 8 Dásinas. manera de contar las cosas. Pero esa peEn este libro- -mitad biografía, mitad tes Orfeo en timonio- -se nos cuenta la historia de un ROBERT STENEUIT: TESOROS Y culiaridad fue rota en 1967 conde obtener el Paraíso novela que había alma con sencillez estremecedora a través GALEONES HUNDIDOS el Premio Carnpiello. de unos escritos con perfume de nuevas Editorial Juventud. Barcelona. 22.3 n Esta obra, indudablemente importante florecillas y de una evocación luminosa. sinas. porque aporta una nueva manera de relaEl padre Teilhard de Chardin, que prologó Ese sexto este libro en su primera edición de 1950 didades del continente que son las profun- tar, un nuevo recurso literario para volver m, ar guarda una cantidad de al pasado, significa la presentación de un en París, ha escrito de su hermana: Marcomparagarita, mientras que vo recorría los conti- posibilidades a la fantasía sólo Porque es Luigi Santucci que estaba inédito. La a la que en nentes y los mares, apasionadamente ocu- blecierto que sólorealidad posee. la propia gracia, esta vez sin sorna, de su estilo se lo descubrir padlo en mirar cómo se remontan todos los naturaleza conservó ocultolo que ojos de alimenta en conceptos metafísicas que los matices de la tierra, tú, inmóvil y yacente, los hombres es ya atractivo: apero si aña- quieren ser trascendentes. transformabas silenciosamente en luz, en lo dimos que en esas profundidades espera No nos extraña que la crítica más eximás hondo de ti misma, las peores sombras la mano que los haga volver a la superfi- gente saludara Orfeo en el Paraíso con del mundo Margarita María cargó desde cie millares de casos que el accidente o el sinceras muestras de satisfacción y de sus primeros años con la cruz del dolor y fenómeno natural sumergió, entonces las elogio. de la enfermedad y dejó una huella admi- ocasiones de admiración se multiplican inLa ha traducido al castellano Consuelo rable a través de sus trabajos y escritos, definidamente. Pastor Sanz. Y la ha editado para España marcando con su sello de renuncia y de y en su serie Literatura italiana, Novelas Tal es el hecho que motiva la publisufrimiento la Unión Católica de Enterraos, de la aue fue presidente. Ahora estas pági- cación de Tesoros y galeones hundidos y Cuentos. nas vienen a ser un tratado del problema que, concretamente, se refiere a los que se LUIS DE LA SIERRA: CORSARIOS del mal, del mal que hay que comprender anegaron hace siglos frente a, las costas de ALEMANES EN LA SEGUNDA y del mal que hay que sufrir enten- Vigo. El autor Roberí Stenuit es un esca, dido por la vía luminosa de la acepta- fandrista especializado en esta clase de GUERRA MUNDIAL investigaciones y sus impresiones, además ción abnegada. Percibimos a través de Mitorial J u v e n t u d. Barce ona. de ser de primera mano, tienen la virtud ellas acentos de Catalina de Sena o de 2 ZÚ pásluas. Teresita del Niño Jesús. Una personalidad de estar hábilmente narradas. Los gráficos que ilustran el volumen perEn cualquier conflicto bélico, los epicristiana, de gran reciedumbre, ilumina con su vocación de sufrimiento y su espí- feccionan el valor reportajíslico que esta sodios que se suceden sobre el mar coobra tiene. bran, en especial para los de tierra adenritu de perfección la singladura de la pietro, una particular emoción. Y no se tradad de nuestros días. CONCHA ESPINA: EL METAL DE ta, verdaderamente, de algo subjetivo. Es CARDENAL A. C. RENARD- MAque, en realidad, las hazañas guerreras soLOS MUERTOS bre el mar o en el mar tienen mucho TRIMONIO Y CONCILIO Novelas y Cuentos. Madrid. 3l0l0 pá s. más de aventura y peligro y, también, de Ediciones FAX. 1 ÜSS. 156 pasmas. literatura que cualquier otro tipo de esceCon un prólogo de Rafael Conté en el El problema del amor y del matrimonio ocupa uno de los primeros puestos en el que, con justeza, se nos sitúa ante la mujer nario. interés del hombre contemporáneo. Y el como tal y com. o escritora que es Concha Luis de la Sierra ha recogido en este Concilio Vaticano II le dedicó nada menos Espina, Novelas y Cuentos ha incorporado volumen que Editorial Juventud acaba de a su colección la novela El metal de los publicar en sus ediciones de bolsillo todo lo que dieciséis documentos oficiales, aparte, claro está, las quince páginas de la Cons- muertos una de las más características emocionante de los cruceros auxiliares aletitución Pastoral sobre la Iglesia en el de doña Concha y seguramente la de tema manes que, herederos de la técnica de los mundo de hoy La verdad de lo que piensa más potencial, tú. metal de los muertos del 14, se lanzaron por los mares del globo la Iglesia sobre el amor conyugal se en- y La esfinge mar ágata son las dos nove- en busca de enemigos a quienes sorprencuentra sintetizada en este trabajo del car- las en las que la gran escritora montañesa der. Maestros en él camuflaje y en la pedenal Renard, escrito sin duda antes de fundamenta su fama y acredita sus enor- ricia náutica, los nombres de Atlantis, la encíclica Humanae vitae pero en per- mes posibilidades para situarse en primera Komet, Thor, se hicieron pronto famosos. fecta coherencia con ella. La tesis de este línea de la novelística de su tiempo. Para ellos no había riesgo que no pudiera libro es la de que los esposos se esforzarán Novelas y Cuentos aporta con esta edi- afrontarse, ni empresa que no fuera útil en juzgar rectamente sobre su misión de ción un gran servicio al lector español, acometer. procrear hijos. Entendiendo con ello que la porque de El metal de los muertos era Este es el tema, interesantísimo, que conciencia del individuo, antes de decidir muy difícil encontrar ejemplares, salvo en por sí misma, debe dejarse ilustrar por la las Obras Completas. Se contribuye con ello Luis de la Sierra nos presenta de una maley moral. La moral cristmna no cualifica a un más cabal conocimiento de esta es- nera amena, muy documentada. Es un nopor la bondad del fin, sino por la pureza critora, cuya vida y cuya obra son un table trabajo histórico el que ha realizado de los medios. En las conclusiones se pos- constante ejemplo de superación de las sobre una faceta casi novelesca de la tulaba una solución moderada que luego circunstancias en que le tocó vivir. Segunda Guerra Mundial. la, Humanae vitae matizó con mayor El metal de los muertos no es una rigor al hilo de la Casti connubii la novela social, pero presenta un problema ROMANCERO ANTIGUO... EDIdoctrina de Pío XII e incluso respecto de social. Es, por tanto, un anticipo de temálas palabras de Pablo VI a los padres con- tica que luego, bastante más tarde, se CIÓN, PROLOGO Y NOTAS, JUAN ciliares. Los principios de Lienard son fir- harían consuetudinaria. Concha Espina fue ALCINA FRANCH. mes e iluminan un tema sobre el que el también en esto una adelantada. Kuitorial Juventud. Barcelona. 10 Hí Papa propuso, algunos m, eses más tarde, 813 naes. Libros de bolsillo Z soluciones mó, s concretas. Rn dos apéndices LUIGX SAMTUCCI: ORFEO E -T EL v. 1 GS. se publican los textos de la Humanae viPARAÍSO La remota pervivencia del Romancero, tae y el discurso posterior a la encíclica, Novelas y Cuentos. Madrid. 210 p -consustancial durante tantos siglos con con lo que la exposición queda completa y nuestra vida nacional, pudiera llegar a romútil para servir de guía a los lectores inte ma: 3. perse si no medios que resados en el tema. He aquí un nuevo Luigi Santucci. Le co- no lo olvidense arbitran atraídas para tanlas gentes, por nocíamos por SMS novelas numerosas, triunLUISA MARÍA L I N A R E S NO fales, todas con ingenio, con esa gracia que tas otras y nuevas incitaciones. Uno de los recursos para que ello no ocurra así es DIGAS LO QUE HICE AYER éste que emplea ahora la Editorial JuvenEditorial Juventud. Barcelona. 225 üáS Irias. tud: difundirlo cuanto sea posible en forma impresa. Otros procedimientos utilizaUna novela de intriga. Luisa María Linados, pero que convendría intensificar, seres, de biografía novelística muy acredirían prodigarlo en discos, por la radio y la tada, es capaz de afrontar por su experientelevisión, así como que los poetas lo llecia y por su talento de narrador cualquier nasen del rico y variopinto contenido actem. a; éste de la intriga no suele resultar tual; apoyando en él un remozado teatro nada fácil a los que no están especializados ándese en íoáa poético... en él Sin embargo. Luisa María Linares consigue desde el primer momento lo que ELcateárático don Juan Alcina Franch, es fundamental a un escritor: despertar que tanto y tanto se prodiga en esta clase el interés. de ediciones difusoras, ha encabezado la La intriga, en este caso, es subyugante que nos ocupa con un extenso y perfecy la graduación de los motivos está tan de la edición aérea tamente actualizado prólogo, en el que se bien dosificada que No digas lo que hice estudian ios más diversos aspectos del Roayer se lee, casi diriamos, con apasionamancero. El texto consagrado en este prisemanal áe A i C miento. La tensión dramática, que nos lleva mer volumen a los romances heroicos, se al esclarecimiento del crimen en que halló completa con abundantes notas e ilustrala muerte el esposo de la protagonista, es, ciones ambisntadoras de Jaime Azpe I iciertamente, de calidad de maestro. cuets. Si, como creemos, No digas lo que hice