Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S A B A B O 16 DE A G O S T O BE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 15. cal, acababa de ser reforzada- por los B Specials voluntarios protestantes integrados como reserva de la fuerza de Policía y muy temidos por los católicas, víctimas de sus excesos en el pasado. El primer ministro, niayor James Chischester Clark, anunció la movilización de estos reservistas, unos 10.000 en total, el miércoles por la noche. Ayer tarde hicieron su aparición los primeros contingentes a través de ¡a provincia, incluido Londonderry. Los dirigentes de los derechos civiles y los católicos estiman que la intervención de las fuerzas británicas en Irlanda del Norte son prueba del estrepitoso fracaso del mayor Chichester Clark y de su Gobierno unionista protestante. Por su parte, Dublín ha puesto de manifiesto su repulsa por la aparición de soldados británicos en las calles de las ciudades del norte de Irlanda. El primer ministro, Jack Lynch, anunció el miércoles por la noche que el Gobierno de la República había expresado al de Londres la conveniencia de solicitar intervención de las fuerzas de la O. N. U. para tratar de pacificar al norte de la isla, en pleno caos por las sucesivas provocaciones a que la minoría católica se ha visto sometida por parte de la mayoría protestante y su Gobierno. -Efe. A B C EN LONDRES Ü RELIGIOSO DE LA MASA PROTESTANTE ES UNA CORTINA DE HUMO PARA DEFENDER SUS INTERESES ECONÓMICOS La única solución del conflicto sería un reajuste fronterizo de la Isla mediante un referéndum DIPUTADOS DE AMBOS PARTIDOS PIDEN LA REUNIÓN URGENTE DEL PARLAMENTO BRITÁNICO Londres 14. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal. La crisis de Irlanda del Norte está llegando a su fase definitiva. Los ingleses tratan de quitársela de encima, porque después de lo que les costó desentenderse del problema irlandés no quieren ahora volver a tener que resolverlo, sobre todo teniendo en cuenta dos cosas: que la solución no es ni mucho menos fácil y que el egoísmo de los protestantes, sobre todo de la clase dirigente protestante, ha creado pequeños problemas qne: los dentro del gran problema general que los ingleses, cuando dejaroii de gobernar toda la isla directamente, llevaban camino de resolver o, por lo menos, de mitigar. Por ejemplo, la administración virreinal inglesa no discriminaba realmente entre cattilicos y protestantes, mientras que el actual Gobierno del Ulster, dominado por un grupo de gente con mentalidad de señores para quienes el proletariado protestante no era más que un ayudante natural contra la masa católica, promueve activamente un ambiente de exhibiciones religiosas que les sirven de trampolín para apartar a los católicos de la vida política. En Londres, diputados de ambos partidos piden con urgencia ran debate sobre el Ulster. En Belfast, los partidos de oposición están divididos sobre la intervención militar británica que no es deseada ni por los ingleses ni por el partido Unionista lile gobierna en el Ulster desde que se dividió ¡a isla. La integración del Eire es puramente táctica, ya que no existe la menor posibilidad de que Dublín obtenga su objetivo de unión federal de ambas partes de la isla; puede, eso sí, influir en Londres y en Belfast, en beneficio de la minoría católica, ya que tiene cierto derecho moral, aceptado ineondicionalmente para hablar en nombre de irlandeses perseguidos, pero nada más. Realmente, la solución sería una nueva división, dando a la República irlandesa la oportunidad de demostrar su buena fe, aceptando un referéndum dentro del Ulster para averiguar qué zonas de éste querrían reunirse con el resto de la isla, a cambio de que Dublín se comprometa a reconocer el Gobierno del Ulster y renuncie por ahora a su concepto de una Irlanda unida. Es preciso tener en cuenta que la mayoría de los irlandeses protestantes del Norte descienden de colonos escoceses y no tienen nada que ver con los católicos, que son irlandeses propiamente dichos y también son los negros blancos de Irlanda del Norte, racialmente afines a los demás celtas, pero históricamente ajenos por completo a éstos. Mientras Inglaterra tenga la fuerza militar suficiente para mantener el Ulster como provincia del Reino Unido, sería más realista aceptar el statu quo renunciando la provincia protestante a sus verdaderos límites. Es decir, permitiendo que las zonas fronterizas de mayoría católica pasen al Eire; la paz que esto significaría para el Ulster justifica sobradamente un pequeño reajuste fronterizo. Esto crearía el problema en el XJIster de la falta de mano de obra católica para los capataces y directores protestantes, pero como en. Rhodesia y Sudáfrica, la creación de un proletariado hereditario, basado en el color dé la piel o en las creencias religiosas es en sí tan anómalo y atávico como la actual guerra. civil entre católicos y protestantes en el Ulster, con la diferencia de que el fanatismo religioso de la masa protestante es cortina de humo, con que una minoría de familias dirigentes defienden sus intereses económicos. -INTERINO. La grave situación en Irlanda del Norte 1. La Embajada de Dublín en Madrid nos remite la siguiente nota: El Gobierno de Irlanda ha tolerado con gran paciencia y moderación el desarrollo de la ya extremadamente peligrosa situación en Irlanda del Norte. Ya, sin embargo, está claro que el Gobierno de Storniont ha perdido el control de la situación. Tropas armadas británicas se están em pleando- -an hecho que el pueblo irlandés no puede tolerar- -en conjunción con las fuerzas extremadamente partidarias, los B Specials en invadir la zona del Bogside de Derry. Dada esta situación gravísima, el Gobierno de Irlanda se ha visto obligado a, pedir que las Naciones Unidas envíen inmediatamente fuerzas de pacificación de esta Organización para imponer la paz y el orden en la zona. MOVILIZACIÓN DE RESERVISTAS EN DUBLIN Dublín 15. El departamento de Información del Gobierno de la República de Irlanda ha anunciado que han sido llamados a filas 2.000 reservistas para tenerlos dispuestos a cualquier operación pacificadora en los disturbios del Ulster. Se informa que un grupo de personas en Dublín se manifestó ante la Embajada británica, rompiendo la enseña de la Union Jack j quemándola después, a pesar de los esfuerzos de 70 policías por impedirlo. -Efe. 2. 3. PROPONEN UNA FUERZA CONJUNTA BRITÁNICO- IRLANDESA Londres 15. Dos horas aproximadamente ha durado la entrevista entre el ministro de Asuntos Exteriores de la República de Irlanda, Palrick Hüler, y lord Chalfont, ministro de Estado para Asuntos Exteriores, En el curso de esta entrevista el ministro irlandés ha pedido oficialmente al Gobierno británico la formación de una, fuerza conjunta de los Ejércitos británico e irlandés para el apaciguamiento del Ulster. -Efe. 4. LONDRES LO RECHAZA Londres 15. Un portavoz del Departamento de Asuntos Exteriores ha informado que Gran Bretaña ha rechazado la propuesta hecha por el Gobierno de la República de Irlanda para formar una fuerza conjunta de pacificación. -Efe. PERIODISTA NORTEAMERICANO, HERIDO POR LA POLICÍA Londonderry 15. La Policía disparó dos veces esta mañana a un periodista norteamericano cuando se desplazaba en su automóvil hacia Londonderry, con suministros de medicamentos. Se trata de Jim O Boyle, de Filadelfia, que ha estado en el Ulster un mes cubriendo las informaciones de los disturbios para periódicos de su país. James O Boyle ha declarado en el hospital donde se encuentra que iba a dicha ciudad portando v. ediñnas para él barrio catódico cercado, cuando un grupo de policías, que identificó como los especiales reservistas, protestantes, dieron el alto al vehículo, que iba conducido por una muchacha que llevaba un brazalete de la Crus Roja. Antes de que el coche se- detuviera los policías abrieron fuego de pistola, rompiendo las ventanillas. Después, por el lado contrario, otro policía lanzó una ráfaga de metralleta, que fue la que me hirió. -Efe, Visto que muchos irlandeses en la zona no confían en los servicios sanitarios locales, él Gobierno irlandés ha establecido hospitales militares en el condado de, ponegal para atender a la gente herida por las fuerzas partidarias policíacas y militares. 6. El Taoiseach (primer ministró) el señor Lynch, hablando por televisión irlandesa, dijo que la única solución a largo plazo para los grandes Problemas de Irlanda del Norte es la reintegración del territorio nacional. La presente situación es últimamente la culpa de una política británica equivocada para Irlanda. La división de la nación. La mayoría de los irlandeses no pueden tolerar la discriminación y persecución que se practican sobre una gran parte de sus hermanos irlandeses. 7. También dijo que el Gobierno irlandés había pedido repetidas veces, tamto en Dublín como en Londres, al Gobierno británico que éste asegure los derechos de todos los habitantes de Irlanda del Norte. Desafortunadamente, estos esfuerzos del Gobierno irlandés no encontraron ningún resultado positivo. 8. El Taoiseach reiteró la esperanza del Gobierno y del pueblo irlandés que la situación actual se solucione de una manera pacífica, y dijo que es la confianza de todo hombre de buena voluntad que los principios de justicia e igualdad se establezcan lo antes posible en la zona 5.