Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 16 BE A G O S T O DE 1989, EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 14. ESTADO DE GUERRA CIVIL EN EL REINO UNIDO (VIENE E I A PREVIERA COLUMNA J E LA PAG. 13. (VIENE DE LA TERCERA COLUMNA DS LA PAGINA 13. obtener que un hombre pueda tener derecho a votar exactamente igual que otro. Todas 1 las astucias, todos los trucos, todos los cinismos, se han confabulado hasta ahora para impedir que los católicos, por el mero hecho de serlo, fuesen ciudadanos a parte entera de la colonia británica sobre tierra irlandesa. En primer lugar, la vida local a nivel municipal o de condado tiene un gran desarrollo, con lo cual se puede controlar con mayor eficacia la opinión de las. poblaciones cuyos distritos electorales se combinan adecuadamente para conseguir siempre una falsificación de la ley del número, que se ayuda ccn extraños mecanismos electorales. Una sociedad industrial, comercial o agrícola, por ejemplo, tiene derecho a voto propio, como si fuese una persona física, y según la importancia económica de ella se le conceden más- O menos votos. Como prácticamente la mayoría de las sociedades están en manos de los protestantes, mucho más ricos como corresponde a toda minoría colonizadora, ya tenemos aquí una primera prima de votación asimétrica a su favor. Pero, además, cualquier industrial tiene derecho, igual que su mujer, al doble voto, lo que permite al matrimonio contar con cuatro a la hora del escrutinio, siempre en el entendimiento de que la mayoría de los propietarios de negocios son también protestantes. Las promesas de abolir este escandaloso voto múltiple no se han cumplido jamás. Pero la injusticia más penosa es la de exigir la comprobación de un pago de alquiler para ser inscrito en una lista electoral, gracias a cuyo sistema todos los realquilados, o los hijos adultos del inquilino. que siguen viviendo con sus padres, no pueden inscribirse en el censo electoral ni, consiguientemente, votar. Como las autoridades oficiales reparten cuidadosamente los alojamientos sólo entre protestantes, y ios católicos deben vivir en condiciones infrahumanas amontonados en viviendas que albergan diez veces sus inquilinos normales, se comprende que esta regla deje fuera de la votación a un número impresionante de católicos. En Londonderry, por ejemplo, la población mayoritsria católica, de 30.000 personas, elige echo miembros del Gobierno local, mientras la minoría protestante, de 22.000, consigue enviar doce miembros ai mismo Gobierno. Los ejemplos se multiplican por toda Irlanda del Norte. En Tyrone, el Consejo del condado ofrece doce escaños a los 70.535 católicos, y veintitrés puestos a los 56.991 protestantes. En Omagh, en el Municipio, hay nueve escaños para los 3.573 católicos, y doce para los 2,168 protestantes. En Strabane, el 50,9 por ICO de católicos sólo consigue una representación de ocho miembros en el Consejo Rural, mientras el 49,1 por 100 restante de los protestantes disfrutan de veinte. La lista se alarga prácticamente por toda la Irlanda del Norte, donde se calcula que 125 electores católicos votando, es decir, los pertenecientes al grupo afortunado que ha conseguido inscribirse en las listas electorales, equivalen a 25 electores protestantes, gracias al deshonesto recorte de los distritos. El reflejo electoral está así falsificado contra los católicos en una proporción de cinco a uno en todo el territorio, y se cuenta que un diputado de la Irlanda del Norte en el Parlamento inglés no estaba autorizado a votar en su propia circunscripción hasta los lugares en que sus servicios eran requeridos. UNA CIUDAD DESTROZADA En Belfast no hay un solo edificio intacto. En el cruce de la Percy Street con Falls Road, un gran bloque de apartamentos ha sido, casi literalmente, reducido a escombros. Numerosas tiendas han sido destrozadas, y los incendios se siguen unos a otros. El cuerpo de- un hombre fue hallado en el techo de unos apartamentos, sitos en la misma calle en que murió el niño. Otro hoinfre, identificado como Herbert Roy, de veintiséis años, murió víctima de un disparo en el pedio, en la calle Hudson. Posteriormente habría que añadir la muerte de otro hombre a la entrada de un hospital, en Crundin Road. El político católico, diputado Paddy que los muertos fueron más de diez y los heridos varios centenares. En una zona de más de tres kilómetros cuadrados la Policía y los grupos protestantes y catalices en lucha se dispararon durante varias horas hasta el alba. La intensidad de la liiclia se centró en las calles entre Shankill Road y Falla Road y en la zona de Crcimlin Road, que limita con los barrios habitados por las comunidades antagonistas. Ea las fachadas de muchos edificios aparecen esta- mañana huellas de las balas. Belfast aparece hoy como una ciudad ULTIMA HORA Duhlín 16 (madrugada) Varios cientos- de hombres han participado esta noelie en una manifestación en Dnhlín dirigiéndose al mayor cuartel del Ejército del Eire, dsnde han pedido que se les entreguen armas para marchar contra! as autoridades protestantes de Manda del Norte. Frente al cuartel de Collins Cks se han mantenido dsirante largo rato repitiejido su petición, a pesar de las recomendaciones de la Policía y de las patrullas militares para sue se disolvieran. Estos hombres formaban parte de la manifestación de unos 4.000 que en la tarde se. lian reunido frente al de Correes, áoníie en 1916 se fijó el bando pidiendo la independencia de Irlanda. -Efe, S 003 A 30 INGLES HEBIBO Belfast 18 (madrugada) Un soldado inglés lia resaltado herido T or una bala disparada por un francotirador en Belfast, según se ha dicho hoy de fuentes del Ejército. El soldado resultó alcanzado en un brazo. -Efe- Reuter. paralizada por el terror; Desde 1920 no se habían presenciado Juchas a tiros por las calles y las autoridades temen nuevas luchas. Algunas muertes, como la del niño católico Patrick Rooney, víctima de una bala perdida cuando se hallaba en su propia casa, han levantado una ola de indignación. La bala penetró por una ventana. La Policía afirma que las primeras balas partieron de armas manejadas por los civiles. Agregan que no hicieron más que disparar en defensa propia. Algunos incendios aún no se han extinguido. En los momentos más intensos de la lucha las ambulancias y los autoboinbas de los bomberos no podían llegar porque vivía con sus padres y no era titular del alquiler. Víctimas de atropellos cotidianos; perseguidos en su trabajo; licenciados por ios patronos, generalmente protestantes, a la menor oportunidad; enfrentados a una Policía q- ae combate unilateralmente a los católicos, como acaban de denunciar todos los periodistas presentes en los últimos sucesos, los católicos no han tenido más remedio que desembocar en esta dolorosa guerra civil, único camino que íes quedaba para alcanzar la dignidad de ciudadanos que los descendientes de Guillermo de Orange le siguen negando con una testarudez imperialista. La regla de oro de la democracia- one man, one vote -tiene en la martirizada Irlanda del Norte una escandalosa excepción. Delvin, le identificó como Samuel non, conductor de autobuses. McClar- TOMAN POSICIONES EN BELFAST Belfast 15. Las nuevas tropas británicas llegadas en avión han ocupado ya posiciones en las calles de Belfast, alrededor del área- católica de Falls, donde la situación es muy tensa- ya que se han seguido arrojando bombas de petróleo contra los policías especiales de la reserva. Las tropas británicas han montado puestos de ametralladoras y servicios de comunicaciones. -Efe. ENVIARAN OTROS MIL DOSCIENTOS SOLDADOS Londres 15. El ministro del Interior. James Callaghan, ha autorizado el envío de más tropas británicas a la ciudad de Belfast, después de haber sido requerido para ello por el Gobierno irlandés. A los. 600 soldados que ya se encuentran en la capital parece que seguirán otros 1.200, que están preparados en la base militar de Yorkshire, según informa el comando estratégico del Ejército inglés. -Efe. LA SITUACIÓN EN LONDONDERRY Londonderry 15. La presencia de 300 soldados británicos entre el barrio pobre del Bogside y el vecino distrito protestante es tolerado como un nial menor por los católicos que, desde el martes por la noche, luchaban desde sus barricadas contra la Policía y los activistas protestantes. Cuando ayer llegaron los jeeps del Ejército británico ocupados por soldados armados hasta los dientes para tomar posiciottes frente a los principales accesos del barrio católico, la tensión había alcanzado su grado máximo. El Royal Ulster Constabulary, Policía lo-