Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 7 DE A G O S T O DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 29. vela. Lo que vale decir que la próxima alcanzará ese número al que se da en matrimoniar con no recuerdo ahora qué piedra preciosísima. NUESTROS TRES NONAGENARIOS Un verano más complace dar fe de la gozosa supervivencia de los tres nonagenarios de las letras gallegas: don Salustiano Pórtela Pazos, don Ramón de Artaza y Malvárez y don Julio Dávila Díaz. Don Salustiano, historiador de Galicia y del santiaguistno y deán, en activas funcio- nes, de la catedral compostelana, cumplió ayer, miércoles, los noventa y dos años; don Ramón, historiador y cronista oficial de Muros, residente hoy en La Corana, alcanzó la misma edad el 6 de rnarzo últrnio, y don Julio, vecino de Madrid, si Dios lo sigue beneficiando, el próximo día 26 cumplirá nada menos que los noventa y odio. Que la Providencia permita el mismo recuerdo dentro de un año. Para satisfacción de los cuatro. PRÓXIMAMENTE OPERA Protagonista de voz magnífica, temperamento y clase de diva. ¡Qué nueva estupenda cantante de España! La maravilla de su fresca, poderosa, impresionante voz, de volumen y seguridad enormes. De ellos (los solistas) a grandes codos, Angeles Gulín se anuncia como sensacional soprano verdrana. Escribió Antonio Fernández- Cid. El 16 de agosto, Angeles Gulín, de Orense, cantará en La Coruña el Simón Bocanegra de Verdi. Los melómanos coruñeses estamos anticipadamente seguros de que tales elogios son más de crítico a soprano que de orensano a orensana. LUZ Y SONIDO PRECURSOR Con fondo de castillo de San Antón y viejas murallas- -cada vez más agraviadas- con una larga historia de ataques, invasiones, cercos, reembarques, alzamientos y revoluciones, y con visitantes tan contrariamente pacíficos cotno los celtas, los romanos, los suevos, los musulmanes, los normandos, los ingleses y los franceses, aunque los tres primeros nos legaran sangre y costumbres, La Coruña podía montar un estupendo espectáculo de luz y sonido- -esa moderna creación del g- enio inventivo francés- que sería deleite de extraños y propios. No obstante, son pocos los visitantes, y aún los coruñeses, que se han dado cuenta del espectáculo de luz y sonido que aquí tenemos, medio natural, medio artificial, pero salido de una impensada coincidencia. El monumento y la visita más esenciales de La Corana es la Torre de Hércules, único faro romano que aún funciona en el EN ESPAÑA ES VERANO r MEDICINA CORUÑESA La Coruña es una urbe en plena evo- canización, no puede desenvolverse, i lución, formada basta ahora por tres desarrollarse, ni practicarse sin agrunúcleos distintos: la parte antigua, la paciones o equipos clínicos y técnicos, ciudad por antonomasia; la pescadería, el galeno coruñés, siempre buscando el trazada y construida en el pasado si- bien del enfermo, creó centros, sanatoglo; el ensanche, con sus calles rectas rios, residencias y hospitales con el y sus amplias plazas, y la llamada cuar- deseo de atender lo mejor posible a. ta ciudad actualmente sometida a in- quienes lo demandan cuando la molesgentes obras, con túneles y pasos ele- tia se manifiesta, el dolor apremia, la vados para evitar la mayor parte de fiebre desasosiega o una operación se los posibles cruces. Y toda La Coruña hace precisa. constituye objeto de variaciones y camPasaron aquellas épocas. Épocas de bios esenciales, capaces de modificarla en sus características y aspectos. Ya visita domiciliaria, de guardia permacomenzó por suprimirse el individua- nente en espera de un aviso, de subir lismo, pues ahora la población entera y bajar escaleras, de familiaridad y de se sujeta a planes colectivos que anu- ineludible participación en el ambiente lan, en parte, esa iniciativa particular creado en torno al enfermo. Épocas duy tan peculiar del coruñés. Y de aquí rante las cuales pocos aceptaban el en adelante, y ha de plasmarse en esta trasladar al paciente de su casa por ¡cuarta fase, el lógico planteamiento no haberse impuesto todavía los sanatorios y mantenerse un concepto peyo precederá a la acción. rativo de los hospitales. Hoy, por el La Coruña es una ciudad longitudi- contrario, aumentan los establecimiennal, situada en una península, cuyo tos donde el doliente, el herido, el traugermen fue ubicado en su extremo ma- matizado; el quemado o el necesitado rinero, luego extendida por el istmo, y de rehabilitación encuentra cuanto eximás tarde expandida en aledaños ale- ge para su exploración, diagnóstico y jados de su primitivo núcleo. Pero la tratamiento. Por eso en los países adepsicología del coruñés se mantenía idén- lantados sólo se atiende en las protica, pese al caminar del tiempo y al pias viviendas a los banalmente afectacontempar ampliado su espacio. Porque dos, puesto que el resto se convierten el coruñés, apacible y acogedor, com- en tributarios de especialización. prensivo y amigo de la convivencia, En La Coruña abundan los centros resulta asaz independiente en cualesquiera de sus relaciones y aspectos. In- quirúrgicos y los Institutos de investicluso en la forma y manera de ejercer gación, que proporcionan un giro de la medicina. La ejercía henchido de noventa grados a la antigua medicina vocación y de amor aj prójimo, con local. Centros oficiales y centros parelegancia y desinterés, un tanto reacio ticulares en los cuales la medicina 7 a las colectivizaciones y a las asisten- la cirugía florecen y se practican ajuscias hospitalarias. tadas a los cánones modernos, sin abanSin embargo, el mundo cambia y el donar sus prístinas y humanitarias cuacoruñés también cambió. No en su idio- lidades. En la- residencia de la Segurisincrasia, aunque se aprecia en lo acci- dad Social, en el hospital Municipal dental y circunstancial. Y si la medi- Labaca, en clínicas dispuestas a recibir cina, a fuerza de progresos y especiali- heridos y en sanatorios de facetas dizaciones, de medios auxiliares y de me- versas. -Eduardo PÉREZ HER. VADA. mundo. No hay visitante que deje de ver la torre, inicialmente erigida en el siglo II por Caio Sevio Lupo, y de trepar hasta el farol para admirar el panorama impresionante del Magnus Portas Artabrorum Pues bien, a casi nadie se le ocurre ir allí de noche, sentarse en el múrete circular de la base, forzar la cabeza hacia arriba y contemplar los destellos del faro girando encima de uno, mientras el oleaje rompe contra las rocas. Son et lumiére precursor. EL CAPITÁN LEONELLO El próximo domingo, después de mucfios años, será repuesta aquí la zarzuela La canción del olvido de Romero, FernándezShaw y el maestro José Serrano. El capitán Leonello- -capitán de soldados de Ñapóles- -será por la tarde Ramón Contreras y por la noche Juan Antonio Dompablo. Y si la nostalgia y la emoción no le afectan, también estará en el teatro, aunque no en el escenario como él anhelaría, el primero de los Leonello, Manuel Fernández Carbooell, q- ue fue el barítono, el gran barítono que en 1918 intervino, como protagonista, en el estreno de la inmortal zarzuela en Madrid. La vida tiene estos vaivenes... El matrimonio Fernández CarboneU- -ella, Isabel Tofé y Morera, alcalaína- -veraneaba en La Coruña cuando el Alzamiento Nacional. Había que ganarse la vida, y una- -cantante de ópera- -y otro- divo de zarzuela- -se pusieron a, dar clases de canto. Hasta hoy, que, octogenarios, siguen avecindados en La Coruña y todavía con alumnos en casa. En los primeros tiempos, para mejor navegar, Carbonell, catalán, entró en el coro, de la iglesia de los padres jesuítas, que dirigía un ejemplar maestro donostiarra también afincado aquí: don Alberto Garaizábal. Han pasado cincuenta y un años y aún lo recuerdo, altivo y arrogante, cantando la célebre aria Junto al puente de la Peña... encarado a la gran sala del teatro de la Zarzuela. Y. en el podio, el maestro Serrano. ¡Qué ovaciones! Era 1918. El año del armisticio; el año del Gobierno nacional; el año de la gripe; el año del soldado de Ñapóles... -J. L. B. POK TRASLADO SE Cuadro de firma Chimenea de cabré Muebles cocina acero inoxidable Cancela artística en hierro Verlos: 1 a 2 y 5 a 8 en Genil, 11 Colonia El Viso. Teléfono 457 05 06 VENDE CONSTRUCCIOIES URBANAS E INDUSTRIALES GARGALLO, S. A. Moratín, 52 Teléfono 239 45 58