Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SALUD Y BELLEZA EL HÍGADO Y LOS NIÑOS Por 1 docto N. de AGUILAR MERLO De la I MPEDIR las enfermedades será la miiión del futuro. Hay que evitar cualquier causa que tfañe al organismo. Y vamos a referirnos ahora al hígado. Si evitamos las causas que pueden producir enfermedades al hígado de tos niños habremos adelantado un gran pato para la salud de los adultos, y a la larga se tendrá una mejor defensa ante cualquier otro proceso que te avecine. Y una cota que hay que evitar es que los virus lesionen al hígado. De una manera muy fácil: sin poner tanta inyecciones a los niños, que algunas veces les pueden producir una enfermedad que se llama hepatitis por virus. ¿Y qué s un virus? Resumidamente diremos que son la gran incógnita de la Naturaleza. Se pueden considerar como los microorganismos más pequeños que existen, enormemente más pequeños que los otros denominados bacterias, y a veces (efe tan pequeño tamaño, que ton menores que una molécula de proteína. No pueden vivir ni reproducirse si no están parasitados dentro de un célula viva animal o vegetal) ya veces están formados, casi exclusivamente, por ese componente mensajero que se ha descubierto por Severo Ochoa, primordial para la herencia. Pero no paran los misterios ahí, sino que se ha visto que se pueden cristalizar, como si fueran minerales, y luego, vueltas a descristallzar, vuelven a ser seres vivos y a ser agentes infecciosos. ¿Xfn ser vivo, un ser cristalizado? ¿Un ser vivo puede ser un cristal de sal? Sigamos con los misterios, pues como si fueran una simple molécula química se han podido dividir en trozos más pequeños y volverlos a unir en otras piezas y seguir siendo virus. ¿Un robot de piezas podría ser un ser vivo? Desde que Iwanowski descubrió los virus en la enfermedad de la planta del tabaco. las incógnitas son más sorprendentes. yección. como cuando se ponen vacunas, o transfusiones, o cualquier medicina con una jeringuilla. Hay que darse cuenta que el virus vive en la aguja porque, por muy desinfectada que esté, a veces queda alguna célula sanguínea dentro de la cual habita. En la sangre suele vivir uno cinco años después de ser curado el enfermo, y dicho enfermo, durante esos cinco años, puede infectar a los demás con las agujas que te han utilizado en él. Los tintamos sin saberte muchas veces las cauta te hacen crónicos y dejan una lesión hepática que puede marcar al niño para tvda tu vida. La glándula hepática tiene la propiedad de regenerarse, de sustituir sus células muertas por otras nuevas, pero en el caso de las hepatitis por virus, las nuevas células regeneradas unas veees son exactamente iguales en forma y colocación, consiguiéndose una total y absoluto recuperación, muy difícil de diferenciar si hubo tan siquiera rado. ¿Por qué algunas veces las hepatitis no se curan totalmente? Siempre dentro de las suposiciones parece ser que influye, además de la ciase de virut, el estado previo de la persona. Si estaba fuerte y con defensas, la enfermedad será benigna. Si estaba mal alimentado, ti padecía al mismo tiempo de otra infección, o estaba fatigado o agotado, etc. la enfermedad será peor. Y en las personas mayores influyen también las preocupaciones, la tensión emocional y el alcohol. LA MANÍA DE U S INYECCIONES EL HUMOR DE CORDILLA) S -Ah (la tienes: sueca. Puea yo la encuentro como toda UNA ICTERICIA DE LOS NIÑOS P REFERENTEMENTE los virus que producen la hepatitis atacan a los niños en edad escolar, alrededor de los diez años. También en los adultos se produce esta hepatitis epidémica, como se ha visto en guerras y hospitales. El padecimiento del hipado suele darse de don maneras principales: o por infección espontánea o porque al niño se te haya artificialmente Maculado el virus ron una in- de la hepatitis todo lo? conocen: fiebre, ictericia i calor amarillo de la piel v ojm) y otra serie de rilas que duran un mes y otras veces tardan, para reponerse totalmente, hasta casi un aña. Lo importante e. que hay que evitar la infección epidémica del hi gado, porque muchas veces no se sabe la patencia del virm y la respuesta del organismo. Asi. mientras la tnatforia se curan antes del año, otros, Infección, v otras, por el contrario, las células que se regeneran pierden la ordenación, como sucede con las células de la cirrosis alcohólica, y quedan Zocos destructivos y colonias desordenadas que dejan propenso al niño a una cirrosis Esto es poco frecuente porque es una, enfermedad benigna, pero al que le suceda, no le importará ser de los pocos afectados, pues quisiera ser como los demé y haberse cu- EGURAMENTE todo ei mundo se pregunta por qué han aumentado las hepatitis por virus en las pertonas mayores y en los niño pero cuento mucho en esto la manía que todos tenemos de tas inyecciones y los tratamientos de urgencia. Hoy en día cualquier proceso febril es urgente y se quiere que desapareca la fiebre instantáneamente. La patología de la prisa y de la ansiedad ante la vida ya no la llevamos nosotros metida en nosotros mismos, sino que te la queremos meter dentro del cuerpo del que convive non nosotros, y, en primer lugar, al niño. Y en cuanto tenga un proceso febril, banal, sin importancia, caen sobre ¡as sufrida y tiernat criaturas una plaga de pinchazos que, quizá sádicamente, decimos que es para que el niño no sufra por la fiebre, cuando, en ti I t i m a instancia, es porque no queremos que et niño se despierte por la noche y nos moleste. Las enfermedades tienen que llevar tu curto, no precipitar fechas, dejar que las niños formen defensas propias; no intentar quitar una fiebre sin importancia con pinchazos de antibióticos, pues los antibióticos no son para quitar fiebres, sino para matar o paralizar a microbios, y no desaparece la fiebre hasta que estos gérmenes no estén fuera de combate. Es decir, los antibióticos nunca son para la rápida bajada de la fiebre; para eso son las pastillas y supositorios antifebriles. Hay que evitar tantas inyecciones para procesos banales como un enfriamiento, ya que podría suceder que en vez de mejorar al niño le podríamos inocular un virus con la jeringuilla que quizá le puede dejar debilitado el hipado para toda su vida, y eso porque estuvimos impacientes una noche que el niño no dormía y consideramos a veces urgentísimo quitar una fiebre con un pinchazo. 4