Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
vó QUfl BU múicuIOB itftban atiborradoi de yema de huevo. Parece, pues que cí ADN en cuefllibn tiene el papel de dirigir U deEradaciÚTi de U yema p r t hacerla diíponible a ¡is n e i í d a d e i del huevo Ex Liten q u u ¿o t r a t miiíonc todavía deicotiocídai. O l r o i expeíirntnioi recientes demueilTfln que el núcleo de la céluU no tiene una autonomía plena, íino que a menudo e a u controlado por el cJtopUsma. Un inveíiisadnr de J, Gurdon, quila el núcleo de un huevo virgen de sapo y lo rcemplata por otio extraído de una cíluU cerebral adulta. E l aabido que ésXñ no se ceproduce j a m á i su A D N está bloqueado. Sin embarco, colocado en eate citoplasma joven, tal núcleo te deipicrla. ie divide y te multiplicar Una de lai obiervaciones que habían hecho creer en el poder dictatorial del núcleo concierne al mecaniímo de tranicripd ¿n de la información eenítica. Es preciio, en eíecio. u el n eniaje infcrito en el! DN lea copiado y transportado fuera del núcleo para proporcionar la iníormacián neceiaria a la slntesii de una proteína. ¿Qué a u n primeramente, UE proteínas? La estructura de una de ellas. U hemoglobina de la sangre, ha podido ser preciíada apenas hace ocho años por M. F. P e r u t i y J. C en Cambridge. L a i proteínas, obieto de t r e í dimensiones no son, de hecho. ítno el enrollamiento en forma de bola de una cadena üneal formada por centenares de ácidos aminado flítuadoB uno fi continuación del o t r o Súlo existen veinte clase de i c í d o s aminados en la NatjjraU a, Cuando e disponen estos ciérrenlos en otro orden, y! i se deja que esta cadena le enrolle sobre si miima en las tres dimeniniones del espacio, se obrienr una proteína diferente, por ejemolo la queratina de los cabello o U insulina. Por tanto, loda la cuestión se reduce a saber cómo la celula consigue colocar los ácidos amin dDi uno a continuación del otro, pn Un Orden d i terminado previamente, cxacramcnte como las vcintiníi letras del alfabeto Ducde lormar ciialqu er frsíie. De hecho, este orden está consignado en el A D N en íorma de ana sucesión de tren ííioltculfls, en k que tal o turfl k uiLtbijiaLivif Jcit -Hd el lugar de tal o cual ácido 3 minad la secuencia compíela se llama un E Supongamoi que uno o varios genes desiEn n el lugar de los ZSB ácidos amitiddu de la hemoglobina. En tuantn este gejic está abierto las enzimas efectúan el duplica do realizando la sintcfli- i de una cinta lineal l l a m a d a AHN- rnensajero Todo sucedí como en un taller de mecanORrafia donde un tmpicado copia en el teclado de una perforadora el programa d i una máquina automática: el ARN- mensajero recuerda v e r d a d e r a m e n t e la cinta perforada que contiene, en ciira, la secuencia lineal del trabajo que ac va a ejecutar. E t t c ARN- moniajero abandona el núcleo, pasa AI citoplaima donde un corpúsculo de apenas IS millonésimas de milímetro se adhiere a ¿I: el riboíoma. Este a p a r ato vecuerda en cierto modo el tirador del cierre cremallera: se desliza eobre la cinta del ARN- meniajero y efectúa la lectura del código letra letra. Esto quiere decir que a cada combinación engancha el acido aminado correipon- minutoi. Esto se ha vabido marcando uno de los Ícido aminados con r a d i o carbono 14, lo que ha permitido seguir BUS p e r e prinacionej Finalmente, al cabo de u n c í dier minutos, Us p r o t e í n a s alen al exterior para formar ya sea un hueso, ya sea una encima dÍEestiva. ya sea una hormona. Proielna tras proteína, los ribosomas mont a n la totalidad de los seres or aniíados de la naturaleza, desde la b a c t e r i a hasta el hombre. Lo asombroso es Que. si bien todos los ribosomai del universo c carreen, fabrican miles de especies díferenteF de proteínas. Esto es posible porque se trata de una máquina de proET mación; basta cambiar KU f undOT- La bacteria recurre, pues, sin cesar a BU A D Ñ p ra recibir órdenes. Parece que en las células más evolucionadas, las coaa suceden de otra manera En Bruselas estimamos que en una célula animal o vegetal un m i i m o ARN- mensajeTo puede durar máa tiempo- horas, diai e incluso meses, v es TCutilíaado probablemente lin cesar. De manera que U célula puede trabajai asi sin su núcleo. E s t p es. por ejemplo, el caso de la amiba, capaz de sobrevivir varios diai a tal extirpación. Es t a m b i é n el CASO de nueitra al a verde con sombrilla, la acetabulafia, a la que hemos privado de su núcleo: vive tres dUs despuéa de e s t a operación que seria fatal para una bacteria. n diversoí caioa. el A R N m e n w j e r o trabaja por B propia cuenta y asegura U la reculación de la c é l u l a P o r ejemplo, nuestra a l j a reconstruye e n t e r a m ente su sombrilla en ausencia del nú clco, prueba de que lo ARNmensajeroa e n c a r g a d o s de este trabajo permanecen intacto? durante al ún tiempo. Por otra parte, los huevos del e i i í o de mar efectúan perfectamente la sinteaU de pioteinaa sin sus cromosom a s esto se debe tambijn a la l o n g e v i d a d de ciertos ARN- mensajeros en el citoplaima. LA C É L U L A U N A MADE JA E N R E D A D A T O D A V Í A Evidentemente, sí e s t o s A D N influyeran en los caracteres importantes del ind i v i d u o. nos pareceríamos más a menudo a nuestra madre que a nuestros dos padres a la ver, lo que no es el caso- Sin embargo, esta particularidad explica ciertas excepciones a las leyes de U herencia que eran inexplicables hasta ahora. De hecho lodo esto significa que la célula viva posee un tuncionamiento prodigioíamenle complicado V flexible que le perniite el mia alto rado de adaptación al medio. SI bien las bacterias están doladas tan sólo de un pequeño número de circuitos simples de a u t o- r e l a c i ó n ío fced- back las células mis evolucionadas los contienen sin duda en abundancia: por tanto deben superponerse V controlarse mutuamente. Es asi como el núcleo y el ciloolasma se responden entre si Hará ía Xgi t o d a v í a mucho t i a m D g para dfctnmjirafikii esta n adeia. Creo que loí pró mOí, años de la biología estarán deJl cados a aclarar la complejidad dt e tos metjnijmos de ieKulai; ¡on que hacen de la ci lula una mlidad tan vfvs Claude t I D E L M A N N FT. H T M Í I R O V M K N V -jTü perQza e m p k i a 3 fastidiarme! diente- Lo: ácidos aminados sucesivos se sueldan enire ai a medida que se desplaza rl ribosoma. V au cadena it lorma y e larj a para enrollarse en un paquete: la Droteina Por hflher iclarado Ifl lectura del codillo í ¡en ¿flcü. tttp noricamencanoí! R. Holley, M, W Nirenbere Y H. G, Khorana. jCiiban de recibir el Premia Nobel de 196 fl, n cii. inru csrj díspuesia una proTrÍEtj. el ribo oma cO mienea otra. En el espacio de irc? m i n L I o s apronimadai menre, la? proteínas terminadas pa an a uno de los caníilea líe U célula, emigran hacia una ci ttrna d o n d e e acun- iulan al cabo t L incii programa- -el ARN- mensajeío- -pjra que e d i f i q u e una proteina difeccntc. Todos e s t o í hechos han s i d o descubiertos principalmente en las bacterias: ahoi bien, en rata el ARN- mensajero es íuga En cuanto una proteina qucit í í m i i n a da, el orogfHím. i es rlc iruido para ser r e e n i p L A d o poi ulro nu- vo. Sej- ún el equipo de Monorl, la duración de ciertos ARNmcn: iJÍeros no e, icede de un minino V líeinTi v cinto e- CIENCIA 9