Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Hoy la juventud se ensancha en ambas direcciones. Hombres y mujeres de cincuenta o sesenta años se esfuerzan, en sentido contrario al de las Lolitas copiando modas, gestos y actitudes, en ser jóvenes, y alocadamente jóvenes, además Y SOCIEDAD DE CONSUMO Los jóvenes han impuesto unos modos en el vestir, un arte y unas formas vitales, existenciales. La jugosa economía de una gran parte de nuestra sociedad de consumo ha favorecido esa imposición, como favorece la falsa maduración de las Lolitas que atenta contra su adolescencia. Si las forzadas Lolitas orientales que registran los relatos de los primeros viajeros europeos o americanos al continente chino, surgieron a causa de unos condicionamientos estéticos y de pobreza- -las ninfulas de doce a catorce años que nutrían los lupanares de Shangai o Pekín- las Lolitas occidentales surgen ahora en virtud de una libertad y una independencia económicas. La industria- -potentísima- -de la discografia mundial, de las ropas exóticas, recluta su clientela entre las mini- jovencitas, las que ocupan, en razón de su edad, lws puestos más bajos de la escala de los teen- agers las que no llegan siquiera a la mitad de la tabla- -a los quince años- -o acaban de sobrepasarla apuradamente. La autoridad paterna se resquebraja en los países occidentales a pasos agigantados, en virtud de un dinero ganado sin demasiado esfuerzo, un dinero al que también se le ha perdido el respeto, que se obtiene en un eventual empleo y se gasta sin pensar en el porvenir. Las Lolitas son, además, por definición, providencialistas. Todo será mejor en el futuro, con- La Julieta da ihakeepeare aólo contaba catorce anos y encarnaba un drama eterno de amor, pepo aln perversión ni aberraolonea. L i n d a Haydan Interpreta eon aran aaoándalo Lolita y luego reeulta demasiado Joven para ver au p r o p i a peltoula. NINFULAS Y CIVILIZACIÓN Lolita es, en 1 sentido estricto de la novela de Nabokov, la perversión admitida como juego, como sensación de adulto, desde fa primera etapa de la adolescencia. Lolitas por generalización, son, sin embargo, esas multitudes de recién jóvenes, de adolescentes de doce a quince afios que Juegan, poniendo en el juego todo su afán, a ser ya adultas, a adelantar, exteriormente, su reloj biológico. Las ninfulas del personaje de Nabokov- -Humbert Humbert- -se confunden con ellas; son ellas mismas en función de los ojos de quienes las contemplan. El mundo- -pese a las prácticas anticoncepcionistas, a la planificación familiar, al aumento de la esperanza de vida al nacer, merced a los avances de la Medicina- -es cada vez más joven. Más de 48 la mitad de los habitantes del planeta tienen menos de treinta y cinco afios. y el Índice, pese a todas las previsiones de determinadas potencias, lleva camino de aumentar, conforme nos acercamos al soñado siglo XXI, gracias a la tremenda fecundidad de los pueblos iberoamericanos, africanoit indonesios y chinos. La juventud, además, está de moda. Y la moda se observa en el frenético re (Rozamiento de personal en las grandes y pequeñas empresas, en los equipos deportivos, en los puestos de gobierno, en las universidades, en los laboratorios. Ser joven parece la mejor recomendación, la única viable. Empleados o dirigentes con más de cuarenta y cinco años permanecen en permanente desempleo si son despedidos de su empresa. Su experiencia resulta una carga negativa, inconveniente. Hasta la pasada generación la juventud, prácticamente, no existía. Una niñez prolongada en exceso que se transformaba, con ligeras excepciones, de la noche a la mañana, en precoz madurez.