Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA LUNA EN EL FOLKLORE EALMENTE la Luna está de moda, no es sólo motivo y meta de altas investigaciones, sino de noticia y conversación de todos, y, un poco mía como de los demás, me parece de interés recordar que siempre las- gestes- del pueblo y de todos los pueblos han tenido en cuenta la Luna y sus fases, como regidora de muchos actos de su vida, herencia recibida de la antigüedad. Para los astrólogos, la Luna, lo mismo que el Sol, Mercurio, Venus, Júpiter y Saturno, era un planeta, aunque considerado como el inferior de los siete. La Luna era representada por la plata, se la consideraba húmeda y melancólica, influía esencialmente en la imaginación y, como fácilmente se comprende, tenía gran pradominio en todos los que tenían que trabajar de noche; vigilantes, serenos, panaderos y otros. En la India, la Luna era considerada como la primera de las hierbas. Según De Gufoernatis, -en los himnos védicos las hierbas hablan con su rey Soma, que es el dios lunar, por eso la planta soma le representa. La Luna, fría y humada, se identifica con el rocío de la mañana y con las nubes. Si en tiempos antiguos se consideraba que la Luna daba humedad a las plantas, que podía ser tan nociva como beneficiosa es natural que a sus fases se subordinasen las labores. La creencia de sembrar, podar o recoger las frutas, unas en cuarto menguante, otras creciente, son tan generales que, con variantes, se repiten en todas partes. En la obra clásica de nuestra agricultura, de Alonso de Herrera, escrita en bellísimo castellano, se encuentra muchas citas de cómo deben hacerse las labores teniendo en cuenta las fases de la Luna; los consejos más frecuentes son en cuanto a la vid. Tratando de la siembra de las cepas, dice: En los tiempos de poner las otras partes he dicho que siempre sea en creciente, porque sin duda prenden mejor; bien creo que más sana la planta cortada en menguante de día y creciente de Luna y ansí prenderá mejor y será más segura, no tendrá tantas enfermedades, esto para la planta que se pone ds ramo cortada como los sarmientos y a lo que algunos dicen qua los sarmientos cortados en menguante no se carcomen, como los podados en creciente, no hacen buen argumento, pues son des fines y obras, cortar para guardar o para plantar, las cuales se han de hacer en tiempos diferentes. Por el aspecto de la Luna saben los labradores si va a llover o no; esto no es superstición, sino conocimiento adquirido por la experiencia. Cuando la Luna lleva cerco es señal de que pronto habrá agua, así lo afirma la copla gallega. R puerta de las asas de Cataluña. Ejemplar HI u s e o d e l P u e b l o Español. Arriba, amuleto lunar para olavar a la A m u I eto lunar con el agüita s u perior y la manecilla. Lagartera Toledo) Ejemplar M u s e o del Pueblo Esp a ñ o I. bre queriendo decir que, semejantes climatológicamente, serán las siete o las cinco semanas siguientes. Cuando la Luna está clara es señal de frío: a Luna blanca, cobertor y manta lo que es igual que Luna que mucho reluce un tronco más a la lumbre y por el contrario, la Luna manchada, bonanza asegurada Otros muchos refranes hacen advertencias a los labradores: en Luna de abril ningún labrador confía porque teme todavía las heladas. Es el Sol el que madura las frutas porque con la luz de la Luna no maduran las uvas y la Luna ni enjuga ni madura También hay que fijarse en ella para las matanzas, porque si quieres que te cunda tu tocino, mata en Luna nueva tu cochino La Luna no puede estar ausente en el amor. Por ello las jóvenes que quieran saber cómo será su novio, durante nueve noches seguidas antes de acostarse han de contemplar la Luna, y al cabo de las nueve noches, si sueñan con algún joven, éste será su novio. La más fuerte Luna es la de enero, por eso la Luna da enero y el amor primero muy expresivo, aunque algo amargo es el de cuando Luna y amor no crecen menguando están Es frecuente aludir a la Luna en los cantares populares; veamos uno de Portugal. A Lúa vae amarella Meu amor, vamos- la ver; Nao a mal que chegue a Lúa Ven a nosso bem querer. ¿Qué es lo que los pueblos ven en la Luna? En Asturias ven la figura de un hombre; esto se debe a que en cierta ocasión un labrador que caminaba hacia su hogar, al ver salir la Luna tuvo la maila ocurrencia de sacarla la lengua haciéndole burla. La Luna se le tragó y desde entonces aparece un leñador. Diferente interpretación se da al leñador que ven los pueblos castellanos; es la de que el leñador parte troncos para alimentar los volcanes de la Luna, pues el pueblo no comprende que la Luna sea un astro muerto. Que está muy extendida la visión del lañador en la Luna nos lo demuestra la canción argentina. He mirado a la Luna Y he visto en ella Un hombre con un hacha hachando leña. Las creencias respecto a la bondad o maldad de las fases de la Luna en toda Iberoamérica son muy generales; así, en Colombia la madera debe cortarse en menguante, y en general cosechar en menguante; sin embargo debe sembrarse en creciente. En Paraguay, el maíz, muy especialmente, debe sembrarse en cuarto creciente. En las enfermedades y curaciones la Luna tiene un papel esencial, así como en la predicción del sexo y éxito del parto. Esencial cuidado hay que tener con los niños, que fácilmente se alunan, e incluso sus ropitas no deben quedarse a secar bajo la Luna, pues el niño enfermará. Si la Luna ocasiona bienes y males, se comprende que se han ideado medios para evitar los males y atraer los bienes. Por la magia simpática un objeto atrae a sy semejante; de esta idea nacen los amuletos lunares. Estas lunas se llevan colgadas, muy especialmente se las ponen a los niños, ya que se alunan con facilidad. También se cuelgan en las puertas de las casas y en los establos; se me ocurre que esto, y por su forma, es el origen de colgar una herradura a las puertas de las casas, para atraer buena suerte. Nieves de HOYOS SANCHO Esta noite ha de chover que lleva cerco a luna querrá Dios non chavan palos en las costillas d algunas. La misma idea expresan los refranes: Luna con cerco o arrebol a otro día no esperes sol Luna rodeada tierra mojada Luna con cerco lluvia y viento Luna nueva tronada toda mojada Unas cabañuelas dicen: la Luna de octubre siete lunas cubre o cinco lunas cu-