Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 25 DE J U L I O DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 35. ES VERANO pero acentuado en el presente mes, los pescadores hubiesen hecho el agosto en los ríos de la provincia. Ahora que ha terminado la temporada con la imposición de la veda, los amigos de las estadísticas y de cuanto sucede en las pintorescas orillas de los no muy caudalosos cursos de agua en todos los valles montañeses sacan la consecuencia de que este deporte se anima sensiblemente por lo que respecta a la t esca del salmón: unos 2.150 salmones fueron trabados esta última temporada, con un aumento de unos 800 respecto de la anterior. El más elevado porcentaje concierne al río Deva, cuyas riberas, como es sabido, las comparten Santander y Oviedo. Se ha producido la contrariedad del pefógro de que desapareciesen en la cuenca del río Pas unos quince mil pintos esos salmoncillos por cuya vida velan celosamente los guardianes. Ha habido que proceder a su recogida, con toda clase de métodos precautorios de la técnica, para trasladarlos aguas abajo, a! a zona de Soto Iruz, donde el río corre más abundante y libre; de esta forma está a salvo ya una importante reserva para la temporada próxima. Se anota, como insólita, la captura de un salmón que dio un peso de 13,100 kilos. En cuanto a las escopetas, no han permanecido inactivas. Los corzos corretean, al parecer, en buen número por los altos bosques, y también el jabalí se deja sentir al haber entrado a saco en los sembrados de algunos pueblos. Ayer, precisamente, terminaba el plazo para la inscripción de las. cuadrillas de cazadores. Conforme a datos publicados, en Jo que va de temporada se han cobrado veinticuatro corzos. DÍA DEL TURISTA Mañana, sábado, toda la provincia montañesa se movilizará en homenaje al turista. Como compendio de esta manera de hacer realidad el slogan Bienvenidos a Santander y honor a k distinción que acaba de discernir el Ministerio de Información y Turismo, concediendo a esta Diputación Provincial la placa de oro al Mérito Turístico, habrá elección de turistas distinguidos en hoteles, residencias, campings y serán agasajados, entre otros actos, con una excursión a Braña Vieja, esa Comarca campurriana, donde se está materializando una eficacísima iniciativa del- presidente de la Corporación provincial, señor Escalante Huidobro. ESPAÑA ES VERANO LA BAHÍA DE LOS CLUBS La reciente inauguración de un nuevo club en Santander- -el de Parayas- -ha venido a enriquecer el ya notable conjunto de agrupaciones sociales y deportivas que hacen del veraneo montañés uno de los más atractivos de España. Este club, que suma su novedad a la veterana tradición del Marítimo, del Golf y del Tenis, eleva sus magníficas instalaciones en el extremo occidental de la bahía santanderina, en cuyas márgenes se encuentran también los otros citados. Situado en la zona industrial, pero aislado perfectamente por decenas de hectár as de terrenos y espesas pantallas- -e eucaliptales, el nuevo club contempla desde su promontorio una de las mejores vistas de la gran bahía cántabra: el largo arco de la ciudad, al Norte; el abra del puerto, hacia Oriente, y a Mediodía, la serie de prados y montañas que van elevándose hasta culminar, en la lejanía, en las nieves eternas de los Picos de Europa. Esta sociedad, con sus salones, campos y piscinas, completa un extraordinario perímetro que bien puede hacer ganar a la bahía de Santander el sobrenombre de la bahía de los clubs Unido a los demás por mar y por tierra, el Club Marítimo, sobre el islote artificial que soportan sus zancos de hormigón, parece una de las casas del muelle que hubiera iniciado una frustrada vocación de trasatlántico de lujo. Dentro, los empandadas salones y las deck- chairs en las terrazas de madera, limitadas por náuticas regalas, confirman esta impresión de galgo del océano fondeado frente al óvalo prodigioso de la bahía. Junto a este muelle santanderino, de perediana memoria, en cuyas cercanías Rodríguez Ossorio, que figurará en una de las hornacinas de la fachada de la biblioteca que da al jardín de los Menéndez Pelayo. Es un símbolo del paralelismo trazado por las obras de los dos eminentes filólogos y los santanderinos saben agradecer a los gallegos residentes este delicado y significativo homenaje. El profesor Gamallo Fierros interviene con su erudición y sn facundia de conferenciante en estos actos de buena hermandad galaico- montañesa. El. Centro Gallego sostiene un grupo de danzas y coro que actúa durante todo el año en todas las manifestaciones folklóricas, gracias fe. tenacidad de su director, el señor Otero del Val. S. C. encontramos otros dos círculos de vieja solera, el de Recreo y el Club de Regatas, el Marítimo, anclado en el recuerdo glorioso de grandes regatas internacionales- -Nueva York, Brixham, Belle He- sueña con nuevas hazañas. Estas empiezan a hacerse realidad en el inmediato Puertochico, que fue dársena pesquera hasta hace pocos años, y es, -cada vez más, puerto deportivo, con cientos de embarcaciones de recreo amarradas a las pasarelas flotantes, que le dan nuevo perfil. Precisamente, del embarcadero del Marítimo sale, dos o tres veces por día, la gasolinera de otro gran club: el Real Golf de Pedreña. Accesible también por carretera- -a través del precioso paisaje de Siete Villas- el mar es, sin duda, el mejor camino para llegar al Golf. Después de cruzar en un cuarto de hora la bahía, la embarcación se aproxima a una pequeña ensenada, donde, entre las masas verdinegras del arbolado, asoma el Verde claro de las pistas y los rojas tejados del Club. Después de desembarcar, los jugadores cambian su traje de ciudad por su atuendo de golf y se dispersan por los greens seguidos de sus caddies Estos, hijos de labradores y pescadores pedreñeros, han asimilado la jerga golfista cargada de anglicismos tee bunker putt y swing y la técnica de este deporte, al que han dado algún campeón internacional como el famoso Ramón Sota. A la caída de la tarde, tras la alegre fatiga de los dieciocho agujeros, se anudan las tertulias en la terraza del Club, frente a la decoración de árboles y praderas que van a perderse en las alturas de Peña Cabarga, dorada por el Poniente. Desde el Golf, la bahía se ofrece de nuevo como el camino más corto y más hermoso para llegar a la orilla opuesta. Atrás quedan el Puntal, la Horadada y la Isla de la Torre, antes sede del Club de Caza y Pesca. Enfrente está el Promotorio, con el Tiro Nacional, que incluye una sección de hockey y otra de deportes náuticos. Más al Este, 1 península de 1 Magdalena, coronada, por el Palacio. En el istmo que la une a Santander, el antiguo campo de polo, donde se celebra el tradicional concurso hípico, y el Tenis. En las pistas de la Real Sociedad de Tenis, abiertos a dos mares- -la bahía y el Sardinero- -y de frente a los pinares del Palacio, resuena el aterciopelado martilleo de las raquetas con que triunfan los campeones- -los Santana, Jos Coudar y Mullirán, vencedores en el Torneo Internacional, que este año celebra su XV edición. Ampliado recientemente con nuevas pistas granadas sobre los acantilados de I ensenada del Camello, el Tenis de Santander es, en su género, el mejor club del norte de España. Y de noche, una de estas espléndidas noches del verano montañés- -más seco de lo que tes fama, y suave, como corresponde a su latitud- se contempla desde allí él deslumbrante espectáculo de la bahía encendida en los miles de luces que refleja. Extraordinaria por sus bellezas naturales y por su interé? geoeconémico- -Santander, puerto de Castilla- lo es también por este civilizado ctnturón de sociedades deportivas, conjunto excepcional en España 7 difícil de repetir en cualquier parte de Europa. -R- ancisco- Ignacio de G LOS GALLEGOS EN SANTANDER La muy activa colonia gallega de Santander aporta encendido entusiasmo regio oalista a la parcela de actos y festejos que ¡margina los propios de la dudad, sobre todo cuando coincide la fecha jacobea con íla santanderina inicial de la temporada de Ferias. El Centro Gallego- -con muy plural Esta de asociados- -no se limita a celebrar tfeuniones folklóricas, pues está también presente en cuanto a sus medios, en los que ntra el afecto por la tierra que les acoge, en otros de altura intelectual. Así, por ejemplo, se ha vinculado a la Biblioteca Menén tez Pelayo, a la que este año- -y hoy precisamente- -ofrece un busto 4 e daa Ramón M. en. én kz Pidal, obra del escultor galaico (MMñ CERVANTES, 2 8- T 239 4106- 07 Ambiente clímatizado Sbdtn AL BUEN COMER LLAMAN SIXTO COMPRO LETRAS Teléfono 248 8283