Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 25 DE J U L I O DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. activo y de las rentas todas que se derivan de los aciertos de sus predecesores; mucho más si en la presente ocasión tales dividendos pueden compensar el déficit de prestigio sufrido por la política exterior norteamericana a causa de la guerra de Vietnam. Considerado este punto, en el que se encuentra implícita la cuestión de la continuidad en los balances- -positivos o negativos- -de los Gobiernos que se suceden en un país- -sean sus iniciativas estrictamente políticas, o militares, o tecnológicas- el viaje de Nixon, cuya primera etapa cubrió ayer, plantea de nuevo todas las consideraciones expuestas, por críticos y comentaristas, cuando fue anunciado su propósito de visitar Rumania. Propósito que sólo parece que deba ser entendido en el marco del continuo forcejeo soviético y norteamericano por consolidar la propia influencia en las áreas que consideran propias, y por remover o neutralizar la influencia ajena en los ámbitos adscritos, de modo más o menos formal, al campo gravitatorio del contrario. En este sentido, si la visita de Nison a Bucarest supone indiscutiblemente una incursión en el ámbito estricto de la influencia rusa, la que haga a Nueva Delhi se inscribe en la pugna donde Moscú y Washington echan un verdadero pulso para que la India y todo el Asia del Sudoeste, o no graviten hacia el campo contrario, o conserven su actual equilibrio inestable res pecto a- uno u otro bloque. Tanto la Unión Soviética como los Estados Unidos han ayudado y ayudan cuantiosamente a la India, pieza esencial en el sistema de contrapesos a la China de Mao Tsé- tung, y es quizá esta condición geopolítica de la península indostánica toda la que puede aliviar el grado de tensión entre los intereses de las dos grandes potencias respecto a ella. Por todo lo cual, Nueva Delhi puede ser un hito en el acercamiento soviético- norteamericano, como posiblemente lo sea también la posterior visita de Nixon a Bucarest. PAG. 18. ABC DIRECTOR; Torcuato LUCA d TENA DIRECTOR ADJUNTO: Pedro de LORENZO SUBDIRECTOR: Jesús REVUELTA IMAZ REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN Y TALLERES: SERRANO, 61 MADRID. APARTADO NUM 43- TELEF 225 17 10 ¡g i Editor: PRENSA ESPAÑOLA. S. A b OPINIONES AJENAS, POLÉMICAS, CARTAS, PllNTÜALIZACIONES, COMENTARIOS. EL SEGURO DEL AUTOMÓVIL PERIPLO Y RAZONES DE NIXQN Difícilmente le sería dado el hallazgo al presidente Nixon de una ocasión mejor para emprender su largo viaje de más de cuarenta mil kilómetros. Después de haber recibido a los astronautas del Apolo X I en aguas del Océano Pacífico, las visitas del jefe del Estado norteamericano a toda la constelación de países del Sudeste asiático solidarizados, en grado distinto, con la causa anticomunista en aquella región del mundo, y la visita a Bucarest, principal entre todas las de este viaje, se presentan anchamente avaladas, en sus resultados, por una sólida coyuntura de prestigio. Sin embargo, todo lo que la ocasión tiene de favorable para la política exterior de Washington, consideradas objetivamente las cosas, lo tiene de propicia para la polémica interior estadounidense. Amplios e influyentes sectores de la Prensa han censurado con acritud lo que se considera intromisión de Nixon en la cosecha de unos frutos como los del Apolo XI cuya titularidad es adscrita, por los citados medios, a la imaginación y voluntad creadoras de los mandatos demócratas de John Kennedy y Lyndon B. Johnson. Indiscutible parece, desde luego, la oportunidad que ha presidido la programación de este dilatado periplo de Nixon por tierras de Asia y de Europa; que ha de culminar con la visita a la discutida y polemizante Rumania, nación encajada en el sistema de oaíses satélites europeos que giran en la órbita de la Unión Soviética. Pero lo que ya resulta más problemático, dentro de un juicio objetivo y no partidista, es la supuesta evidencia del oportunismo nixoniano, tanto en la ocasión del paseo lunar de los astronautas, al usar del tiempo precioso de Armstrong y Aldrin en una conferencia telefónica interplanetaria, como al montarse ahora en la altísima órbita del crédito norteamericano luego del éxito asombroso del Apolo X I Cierto es que la entrada decidida de Norteamérica en la carrera espacial fue posible gracias a la ambición histórica del presidente asesinado en Dallas, y que los impulsos posteriores, con toda su gravosa teoría de ingentes presupuestos, emanaron del mandato demócrata de Johnson; pero no es menos cierto que el problema número uno con que ahora se encuentran los Estados Unidos de América del Norte- -la guerra de Vietnam- -fue, si no engendrado, sí agravado por quienes asumieron el poder, en representación del Partido Demócrata, durante los dos últimos mandatos presidenciales. De ahí, entonces, que si Nixon ve seriamente amenazado la estabilidad de su política por causa de la continuación de la guerra vietnamita, mientras se le constriñe a desescalar una contienda jue escalaron otros, con grave riesgo de involucrar las conveniencias políticas con las necesidades militares, le es de todo punto legítimo usar del Hablar dt problemática en un sector es tanto como confesar que su situación es compleja, confusa, desconcertante. Es encontrarse con muchos problemas interconexos que hay que resolver al mismo tiempo y en poco tiempo. Problemas que en el caso del seguro del automóvil son técnicos, económicos, sociológicos. El fenómeno automóvil es, evidentemente, un hecho social en incesante explosión, dentro de un mundo en mutación tal que ya resulta. tema de hoy hablar de la civilización de 1980. ¿Cómo será el seguro de automóviles en 1980? Según estadísticas extrapoladas, en Europa las primas de automóviles representarán alrededor del 75 por 100 del total de las recaudadas por las compañías en los ramos generales. Estas primas deberán ser competitivas, lo que implica: un arte de elección de riesgos, una productividad que domine los gastos generales y, sobre todo, una nueva noción de servicio. Si tomamos la estadística francesa: de ocho millones de dossiers anuales sólo el 7 por 100 corresponden a accidentes corporales. El accidente corporal es obra de artesanía exige el cuidado de uno a uno. Los accidentes materiailes demandan, por el contrario, en su solución fórmulas de tipo industrial. Aquí la mutación se presenta exigente y apremiante. La actual técnica de tratamiento española está desbordada y un cambio de mentalidad en aseguradores y asegurados se hace necesario. Depoid, uno de los mejores especialistas en el seguro de accidentes y daños, establecía la siguiente regla de oro Los antagonistas de una colisión se clasifican en una de estas tres categorías, por cada 100 accidentes: 46 responsables, Emplazamiento especial para cafete- 46 no responsables, ocho que comparten su responsabilidad. Ka, restaurante, salón exposición, etc. ¿Cuál es la reacción de los que sólo es En pleno centro comercial de PRIN- tán asegurados de responsabilidad civil? Los 46 responsables admiten muy mal CESA- PLAZA ESPAÑA (a 20 metros que no hayan respetado las reglas de circulación. del hotel Meliá) Y los otros 46 que se recuperan de sus Edificio empresarial, recién termina- daños estiman que los plazos de liquidación son demasiado largos y molestos. do, llave en mano, trato directo. He aquí el mal. La toma de conciencia del asegurado Doble altura, opcional entrepianta. reside fundamentalmente en admitir- -sal Aire acondicionado central todo el vo excepciones reglamentadas- -el principio de responsabilidad compartida. año. Tal es a impo Tres plantas garaje, almacén, archi- nerse en la filosofía que empiezaconcretadeterminados países y a mente la de la Convención francesa IS) A. vos (120 coches, 2.500 m) con ac (Indzmnización Directa al Asegurado) ceso directo a oficinas. acelerar la liquidación de siniestros matea Plantas oficinas de 730 m divisibles. riales consecutivos de una colisión de vehículos. Tres ascensores grupo selectivo autoLos principios fundamentales son los siguientes: mático. -Cada compañía se obliga, ella misvia, a indemnizar a su asegurado de ta responsabilidad que le corresponda a la parte adversa. -La indemnización es igual a la parte (en su visita, utilice nuestro garaje) de daño evaluado conforme a reglas establecidas colectivamente en una convención üe peritos de automóviles y correspondiente a la fracción de responsabilidad que le inANUNCIOS A B C ¿Un cumba a la parte adversa. Esquelas 231 38 16 ALCALÁ, 2 B g -La parte de responsabilidad que inRecuadros 232 14 34 (estanco) 1 1 1 cumbe a cada asegurado se determina por PLANTA COMERCIAL EVARISTO SAN MIGUEL, 8