Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 16 DE J U L I O DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 81. EL TOUR DE FRANCIA LA MAS ESPECTACULAR ESCAPADA DE LA CARRERA: MERCKX, PRIMERO EN EL TOURMALET Y EL AUBISQUE Y GANADOR DE LA ETAPA, CON CASI OCHO MINUTOS DE VENTAJA 1 Toar ha sido terminante e inapelablemente sentenciado. -El sol de media mañana, que más iarde coceiía a la carrera, reverbera alegremente en las llantas de las bicicleías. -Después, al calor de este sol, la bicicleta de Merckx brilla con luz propia en el firmamento ciclisla. -Donde el belga opta por la acción arriesgada propia de los bravos corredores, que no sierapre- -jay! -son los d más clase. En Mcurens- Ville- Ncuveíle ha culminado ana operación eoncienzudamenie preparada y vaísresamaníe concluida Mourens- vüle- Nouvelle 15. (Crónica de nuestro redactor, enviado especial, transmitida por telex El Tour ha sido sentenciado hoy. Rotunda, terminante, inapelablemente sentenciado, Quizá i sentencia estaba implícita ya, a lo largo de lo actuado en primera instancia desde el día mismo en que el sumario se abrió con una diligencia inicial que llevaba fecha de Koubaix, pero la condena irremisible de los encartados no ha sido formada hasta hoy por quien asume la competencia inapelable de magistratura suprema. La firma que se ha inscrito al pie del último folio de ese sumario es perfectamente legible: Eddy Merckx, de nacionalidad belga; edad, veinticuatro años cumplidos hace nos días. Títulos facultativos: campeón del mundo en 1967, ganador del Giro en 1988, presunto ganador de la mísasa carrera este año, haata que apareció en 1 cuadrícula del calendario el famoso lunes de Savoiia, Otros antecedentes: novicio en el Tour al, que, en unión de otros cuarenta y un colegas de distintos países, conc u r r í a este año por primera vez. Luchon es una ciudad formidable y sanísima, con estupendas asnas para quien a ella Ilesa dispuesto a reposar. Para quien gusta de pasear las ciudades que visita es una especie de pozo Eddy Merckx rodeado de altísimas p a r e d e s Cualquiera que sea la dirección que toma el andariego periodista antes de dar susto a los pies, se ha topado con un infranqueable muro pirenaico. Por un lado, el Aneto; por otro, la Maladeta; por otro, la cresta rocosa que forma divisoria con España (por ahí salta uno con su espíritu, aunque no con sus pies) El paseante cambia de rumbo una y otra vez, pero por todas partes encuentra nuevos muros orográficos que le cierran el paso hacia los cuatro puntos cardinales, que el paseante fuera capaz de inventar. el noctivago eaminanía vuelve sus pasos hacia el hotel. El Peyresourda, primero entre los cuatro 2.OOO- S esa fantasía, es anuncio del sol que a pacw tir de mediodía abrumará a la carrera. P f el alto del Peyresourde, algunas bicicletas logran individualizar los destellos de sni llantas y hacer de ellos estrellas de luz pr f pía: la de Joaquín Galera, que corona sol j la de Gutty, que signe al español a tret metros de distancia... Las dos mismas bicicletas que vuelven a brillar con destellos propios en el alto d 4 f 1 Aspin, pero en ese afán de individualismos en ese legítimo afán de ganarse un puesta señero en la bóveda celeste, compite sien re otra bicicleta: la de Merckx. Y cuand ega la hora de la verdad, cuando delanU de la carrera se alzan el Tourmalet y el Aubisque, Merckx enciende las luces largaf de sus estrellas, echa sobre ellas toda la potencia de que dispone su batería, y allá w va, dejando abrás al gregario reverbera del sol sobre la multitud de llantas marchan en amistosa vecindad. 1 Merckx es primero en el Tourmalet T eon escasa ventaja sobre él grupo de cabeza que había acompañado al belga en la subida. 1 en el que iban Poulidor, Pingeon, T Gandarias... al otro lado del alto, Merck decide seguir solo. Y sigue. Detrás de el m forma un grupo en el que aprietan, entr otros, Poulidor y Pingeon. Pero ocurre qat mientras nuevas facciones de atrás se van uniendo al grupo perseguidor de Merckx, ¿I sigue ranando ventaja. Y he aquí qus LA 17 ETAPA Km. O 50 2 U 5 puertos puntuables de esta durísima etapa con dos de segunda; el mencionado y el Aspfa; y dos de primera: los gigantes Tourmaíet y Aubisque, empieza, a empinarse desde ¡os suburbios mismos 4 c Luchon- -Ragneres de Luchon, eon más propiedad geopolítica- Nos Taiaos por delante y esperamos a ver coma la carrera trepa por las primeras rampas. El sol reverbera sobre el pelotón, arrancando pequeños, fugaces destellos a las llantas de las bicicletas. Se diría u es una lluvia de estrellas intercalada en aquella masa de maillots multicolores por el más sutil pincel de Walt Disney. El gol de la media mañana, que crea SU COCHE CON RADIO ptas al mes por SiSKREIBSON cobeque FUNDADORES 24 MADRID- 2 S. A. tel. 245 84 02 246 25 22 Merckx se convierte esta tarde en uno ém esos hombres a quienes tanto admiro, capaces de volar solos por delante y cobra espectaculares ventajas. Merckx, por si no había sido suficientemente admirado en otros terrenos, ha querido combatir esta tarde en el terreno a esos bravos corredores inigualables en 1 acción brillante, aunque esporádica y muchas veces malograda, que siempre ha sidkv por ejemplo, Martín Pinera y Fernanda Manzaneque, y que en este mismo Toar han estado representados por Mariano Díaz, por el portugués Agostinho y, excepcionalmente, por Van Looy; excepcional y muy transitoriamente por lo que respecta, a nuestro viejo 7 conocido Van Looy, que ya se despidió de la carrera hace uno días. Veces ha habido que uno sintió la tentación de mencionar, hablando de Merckx, el nombre d Ooppi. No se atrevió por temor a ser tildado de irreverente dentro d la ortodoxia reverencial aplicable a la historia del ciclismo. No creo que nadie pueda reprochar el comparar a esa heroica grey velocipédica que es capaz de poner el alma sobre los pedales, y quien pone lo que puede... Pero Merckx, que hoy ha puesto eso, había puesto antes otras muchas cosas en tos pedalee de su bicicleta. Tantas, qu cuando alguien se preguntaba quién resistiría la etapa de hoy en el nivel que 1 carrera lleva día tras día, se pensaba en que algunos hombres podían hundirse en esta Jornada, K pensaba también que algunos hombres sometidos ininíerrupidanieute a un esfuerzo tenazmente sosteni-