Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIÁLOGOS EN EL MUSEO CON EL ALMIRANTE GUILLEN Y DON MANUEL AZNAR, Y EL MAR, AL FONDO t España está obligada a tener el mejor Museo Naval del mundo (Julio Guillen) LA ODISEA ES UN ENSAYO DE AMOR AL MAR (Manuel Aznar) Está por escribir el triste y dramático tín que tuvieron, como hombres, nuestros más gloriosos descubridores (Torcuato Luca de Tena) EL LIBRO SOBREVIVE AL BASCO (Pedro de Lorenzo) y el diplomático; el académico y el historiador; el nauta y el embajador; el mediterráneo y el cántabro; el marino de altura y el periodista de gran vuelo; el alicantino y el vasco, dos humanistas cabales. Como atentos guardia marinas de la literatura, dos jóvenes maestros, TORCUATO LUCA DE TENA y PEDRO DE LORENZO. En auxilio cordial de cualquier tarea, el subdirector adjunto del Museo, coronel de infantería de Marina, don RAMÓN GARCÍA RAEZ y, viás que notario, cronista, quien firma estas líneas. -El Museo tiene ahora la mitad de superficie que tenía el año 1936, nos refiere, con tristeza que no se resigna, don JULIO GUILLEN. añade: Yo no soy quién para deeir si España debe tener hoy una gran Escuadra, pero lo que si creo es que nuestro país está obligado a tener el mejor Museo Naval del Mundo. -El libro sobrevive al barco- -ha dicho PEDRO DE LORENZO. -No hay, a mi parecer, necesidad de establecer incompatibilidades y no creo que haga falta plantear la disyuntiva de Escuadra o Museo. Es posible que España necesite una Escuadra o, mejor dicho, una fuerza naval ágil, dinámica, con capacidad de reflejos y rápidos movimientos y, al mismo tiempo, es seguro, claro, que España debe disponer de un Museo Naval digno de su historia y de su ejecutoria marinera. Quien asi habla es don MANUEL AZ- Por Salvador JIMÉNEZ -La gloria del Museo es ésta, la sala de los investigadores. -Lo dice en vos alta y comunicativa, con natural expresión de contento, el almirante don JULIO GUILLEN, director del Museo Navat, nuestro huésped y guia. Hacemos un alto admirativo ante el planisferio mural que condecora todo un gran paño. Para la alta memoria de la emoción española, guisa no exista ninguna imagen que pueda compararse- a este laberinto de lineas que fueron inicial locura y luego precisión científica, las primeras medidas exactas que se le tomaron a la cintura de la Tierra. Un sonoro recado de apellidos españoles hace cálida cada referencia. Allí estuvieron, donde era selva virgen y misterio; por aquel río pasaron, donde antes nadie iuvo; aquellas aguas recorrieron, las nadie había navegado. Este es el mapa de la aventura viajera, descubridora y científica de España que testimonia la gigantesca aventura de unos hombres y que tendría que figurar en todas las escuelas, repartirse a domicilio, hacerse familiar a oy apañóles. UN CAMAROTE LLENO DE LIBROS DONDE SE PERMITE FUMAR La charla la hemos montado en torno a una mesa redonda, en una pequeña estancia con aire de camarote. Como signo de tolerancia para quien llega, entiendo el aviso que reza en una visible placa de metal: Se permite fumar. Frente a la manía, generalizada, de prohibir, la cortesía de ofrecer y el ánimo por facilitar. El visitante tiene abiertas las puertas del Museo, accesibles los ficheros, ofrecidos los libros, las reproducciones y dispuesta la voz amiga para satisfacer la consulta. El investigador que llega al Museo dispone de máquina de microfilmes, luz negra, lector- proyector. Si no encuentra el libro que busca, se movilizarán cartas petitorias hasta conseguirlo y ofrecérselo. -La Desiderata nos permite asi enriquecer nuestra biblioteca, aunque nuestros medios económicos son harto modestos, dice el almirante. Las dos voces mayores de la conversación las llevan don JULIO GUILLEN y don MANUEL AZNAR, es decir, el almirante t