Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO SOCIEDAD M A D POR R E D A C C I Olf, ADMINISTRACIÓN Y EN 1906 POR TOJtCUATO XJIICA DE TEMA P R E N S A ESPAÑOLA, ANÓNIMA R I D FUNDADO TALLERES: SERRANO, 6 1 MADRID UNQUE entre so analizarlo proyeclas escuelas estándolo antes sobre pecializadas en un fondo de acusado el t e m a no haya azul marino Sólo aún acuerdo unánime sobre el alcance dicionador, admitiendo a un tiempo la después puede venir lo demás. real y el verdadero signo de la influen- implicación en el problema de otras naLa inversión de términos y la arbitracia de la geografía sobre el hombre, ciones- -Marruecos, Francia, Inglaterra, riedad en la disposición de esos planos se ha g a n a d o aceptable conformidad Estados Unidos, R u s i a quizá... -que, de proyección equivale a apuntar delibeen cuanto a la incidencia del factor sin títulos de propiedad de derecho, se radamente al impasse al punto muerto, geográfico sobre las actividades humanas interesasen por una u otra razón en la a la irresolución. La Historia nos lo hace aplicadas a la consideración de proble- geografía gibraltareña. ¿Pensamos y tra- ver. Nuestros cristalinos no enfocan con mas bélicos o al ejercicio de la fuerza zamos esas estrategias y esas políticas soltura. Juzgar el Estrecho con predoen su aspecto más sublime y violento con el agrado de intensidad que la tras- minante mentalidad distinta de la nasal a la vez: la guerra en sí. En efecto, el cendencia del condicionante exige? ¿Da- ha sido erróneo en el pasado y h a d e factor geográfico condiciona la estra- mos el justo valor a los indirectamente ser equivocado casi siempre; sobre todo tegia. Mediante el breve paso que enla- implicados e influimos en el grado de en el terreno estrictamente militar, beza la consecuencia con la proposición implicación que en la práctica eUos Jico, suponiendo que fuera posible, tras se está de lleno en la convicción de que mismos se arrogan al utilizar la propie- intensa abstracción, desbrozarlo a satistal factor condiciona de semejante modo dad que geográficamente no les pertene- facción de sus marcados matices políla política; más clara y decididamente, ce con igual razón que a nosotros? Al tico, jurídico, diplomático, etc... Porque primer interrogante yo diría que no del en lo militar el Estrecho hay que verlo la política internacional. Al bajar de la abstracción a lo con- todo; al segundo habría de responder en la mar, en su mar, que, dicho sea al creto se delinea con mayor claridad lo t ue- no podemos como quisiéramos. Es- pasar, abarca bastantes más meridianos predicado: una geografía determinada, ta imposibilidad- -incapacidad m e j o r- -y paralelos que los que encuadran a Talos factores geográficos por ella produ- procede de la relatividad de las fuerzas rifa y Ceuta. Nuestras concepciones escidos se erigen en condicionares inevi- confluyentes. Aquella cortedad se deri- tratégicas, por desgracia, miran a esas tables; pero no, naturalmente, de toda va quizá de nuestra desanimada com- aguas desde sus tierras- adentro; cuanestrategia y de cualquiera de las políticas, prensión de esta realidad última. Y todo do más desde sus orillas, pensando que el s i n o de aquellas circunscritas a un es, acaso, porque, aunque parezca men- Estrecho se ha hecho tan sólo para ser ámbito en lo espacial o derivadas en lo tira, n España no se ha alcanzado a cruzado y no para estar en él. Desde la conceptual como efecto de una causa ver con indiscutible claridad que la geo- tierra no se aprecia fácilmente que el- originaria. En 1 nivel humano: nacio- grafía del Estrecho de Gibraltar, aplicada enemigo, no el propietario, es el único nes, comunidades, pueblos... una geo- a la estrategia y a la política, es más bien que puede permitirse el lujo de verlo así. grafía viene, mediante el eslabón de la hidrografía. He ahí, en lo dicho, gran parte de la estrategia, a influir en la política de Por eso, se quiera o no, todo lo relacio- causa de que el problema de Gibraltar, lo varios no tan sólo de los directamen- nado con el Estrecho y referido a la vez que hoy entendemos tan clara y acute afectados- -sus propietarios- -sino ade- al amplio ámbito conceptual considerado ciantemente por el problema de Gibralmás y de modo singular, aunque quizá ahora- -estrategia, política, problema en tar, sea y haya sido siempre una cuestión menos intenso, en la de quienes por sí... -va intrínsecamente dotado de com- de ascendencia, de poder, de fuerza. Giestrategia o por política, precisamente, ponente eminentemente naval Naval braltar no sería problema si en el sise hallen, por así decir, implicados en ha de ser la estrategia peculiar que pre- glo XVIII o en el incipiente XHSwinaquella geografía definida. aquella geografía definida. tenda resolver problemas militares en glaterra hubiera sufrido un decisivo La geografía impone, encauza y acón- el Estrecho o en teatros en los que Gi- revés en la mar, no ya a manos precisaseja. Con lo geográfico en primer plano braltar incida más o menos perpendicular- mente de España, sino infligido por se planean muchas veces, casi siempre, mente. Navales, en última instancia, han cualquiera o t r a potencia europea en estrategias y despliegues. Con la geogra- de ser las normas y líneas de acción de coalición o aislada. Sigue hoy siendo fía contemplada de frente o al sesgo se política internacional que se sigan en problema porque era Inglaterra la que ejecutan políticas. Mediante el ¡man de la consecución de fines dependientes de entonces estaba en la mar y, con ello, lo geográfico se orientan las fuerzas de ese centro nervioso de las comunicacio- en el Estrecho. Para que alguien deje Io bélico. De ahí que la geografía venga Mes marítimas mundiales. Navales han de estar en algún lugar es menester desa resultar con frecuencia musa de estra- de ser, ser justos, la idea y el cri- plazarle, ya por coacción decidida, ya para ésta tegias y caudinas horcas de políticas in- terio con los que adoptar actitudes, rea- por convicción- -dirigida lugar en buena en ese estén imternacionales, sobre todo si intrínseca- lizar acciones y deducir consecuencias lógica a cuantos también hay otros que, mente llevan sus factores la gravedad y en esa propiedad geográfica nuestra. Pa- plicados- -de que el valor de lo importante y de lo tras- ra comprender lo que se entiende por vitalmente interesados y con más derecendente. En la Historia, en la nuestra, Gibraltar hay que observarlo bajo un cho para ejercer esa estancia, pueden, se da un caso paradigmático y contun- prisma naval; para estudiarlo y resolver asimismo, estar con idéntica eficacia. dente de lo comentado: el del Estrecho lo que en eso haya de problema es preci- Dos métodos hay; la fuerza y la dialéctica. Quizá por soplar los vientos que de Gibraltar. Esa influencia, ese condisoplan en nuestros días sea por lo que cionamiento, esa firme y clara relación se prefiera hoy, en contraposición a lo entre lo geográfico, de un lado, y lo esque ocurrió antaño, la segunda senda. tratégico y político, por otro, han desMas cabe autoconsultarse de este modo: tacado con rigor al relacionarlo con la ¿qué habría sucedido, de habernos decizona de mar que en lo físico separa dido, de ñor tanto tiempo atrás, por la Europa y África. Tal cosa ha ocurrido primera? Para cuestiones que se midan en la Historia; tal cosa acontece aún. con el compás de la Historia nunca es La geografía ¿el Estrecho ha sido tarde. siempre geografía española. Lo sigue Limpio, feliz y, siendo aún. Esa zona vital, encrucijada Claro es que el caminar la senda que cuidado con... de mares y continentes, es, por naturacersigue la contundencia exige de todos leza e imposición estratégicas, propielos españoles, aparte de tiempo, esfüMzo dad que reclama para sí- -hoy por hoy y comprensión. Por eso hay que preguny mientras lo español gravite a ambos tarse antes de emprender la marcha: lados de la franja marina- -el calificativo i se está verdaderamente en disposición de española Por ser propietarios de tal de arrancar, persistir y llegar? Si no, más ente geográfico habríanse de trazar entre vale olvidarlo. nosotros estrategias y políticas colocando en plano adecuado ese decisivo con EL E S P E C I F I C O D t l S E S C O C E D U R A S Pedro NIETO ANTUNEZ A GEOGRAFIA- EmATEGIA- POUTIGA Bálsamo Bebé