Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 3 DE J U L I O DE 19 S 9. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 67. 4 L NOTA DEL DÍA EL TOUR DE FRANCIA LITERATURA DE TEMA DEPORTIVO Cuando se trata literariamente el tema deportivo se empieza siempre por Pindaro como poeta de los Juegos Olímpicos, pero luego se produce casi siempre un bache de cómoda indocumentación. Hacía falta que alguien tuviera una curiosidad y una paciencia mayor para seguir toda la historia, hasta nuestros días, y ofrecernos un muestrario de lo que el deporte ha inspirado a los talentos, sensibilidades e imaDe los palomares del Ayuntamiento de Mezieres a la plaza Ducal de Charleville. -ginaciones de tiempos pasados y tiempo presente, tras una operación en biblioEl Auberge de L Abbaye de Signy, donde sorprende no ver entrar a D Ariagñan teca, hemeroteca, consulta privada, desay sus mosqueteros. -Rocroi, Carlos el Temerario las dos guerras europeas y un rrollada cultura y memoria privilegiada para no caer en la injusticia tras una belga llamado Van Loy. -Pronóstico e íntima confesión sobre la pregunta: estupenda búsqueda bibliográfica. Ese alguien ha sido Antonio Gallego MorelV, en ¿Adonde va Merckx? el libro Literatura de tema deportivo que ha editado Prensa Española y puesNancy 2. (Crónica de nuestro redactor ses, si los usuarios de estos medios de transpunta to en circulación recientemente. El autor enviado especial, por telex Concluido portes fueran volátiles. Era la hora Ayunel balcón elevada a la Tía trabajado en él en un escenario que nuestro trabajo, asistíamos desde Mezieres, tamiento de filigrana escultórica del Mezieres. Era un hermoso escentral del Ayuntamiento de ya invita a la meditación y a la poesía, donde se había brin- pectáculo que bien merecía nuestro pencomo es el albergue universitario de Siedado municipal hos- dón por la presencia de ciertas munchas, rra Nevada, en su Granada, donde ya pitalidad a nuestra innombrables sin incurrir en un lenguaje heredaría en vida de su ilustre padre, sala de Prensa, al to- escatológico, que nos impedían acodarnos que de queda del ba- sobre la gran balaustrada de aquel balcón, Gallego Burin, la finura, la elegancia, el! rrio colombófilo en para presenciarlo más cómodamente. gusto artístico para ser un día catedráque los múltiples reSupongo que aquellas palomas, para tico de la Facultad de Letras de la Unilieves y bajorrelieves quienes la llegada del Tour allá abajo, versidad granadina. Gallego Morell conse ha c o n v e r t i d o. casi al pie de sus nidos, debió de ser un fiesa que lo mismo que ha hecho- este traIgual que esas multi- espectáculo horripilante, por la concentrabajo, de admirable recopilación temáticotudes que los medios ción de excitadas multitudes, han tenido de transporte público esta mañana un respiro al ver que todo deportiva, para servir en altura a un vierten a última hora aquel pobladísimo complejo se trasladaba tema popular, lo habría hecho en pro de la de la tarde sobre los a la plaza Ducal de Charleville, donde se cinematografía o de los toros. No le ha barrios periféricos de montaba el ceremonial de la partida. Y movido, pues, el veneno del deporte, las grandes ciudades, ellas mismas han revoloteado sobre aquel pero esto hace más meritoria su obra y llegaban a esa facha- monumental recinto de piedra, ladrillo y constituye una garantía mayor en el proda multitudes de palomas que disputaban pizarra que desde hace tres siglos y mepio fin. Se trata de sorprender el deporte casi encarnizadamen- dio largos remeda allí a la parisiense plaza en la literatura de descubrir el contagio te el derecho dé prio- de Los Vosgos. Después han tenido ocade la literatura en lo deportivo -dice el ridad para alcanzar su sión de- consolarse viendo cómo ese inautor, al explicar su propósito. La docunido. Era un desor- quieto hormiguero humano que ayer las mentación es completa. Difícil será que se Van Looy denado batir de alas asustó se disolvía pacíficamente, cuando haya escapado a su investigación en la que sugería una divertida versión de los los corredores tomaron el camino de Nanliteratura nacional y extranjera- -los clá- coches del Metro y las paradas de autobu- cy. Por nuestra parte después de presenciar al alborotado retorno de la multitud sicos franceses han sido estudiados y recocolombófila a su hogares, hubimos de viagidos en lo justo de las citas oportunas- jar hasta Sisrny- L Abbaye, para encontrar prosa o verso, concepto o anécdota digno el el que había triunfal de ser reproducido, y así recoge con sen- en su oda Cádiz: a los remeros del Club en ser Aubergne de L Abbayenoche. Un hode nuestro hogar de una tido selectivo los cánticos de laurel a los Náutico deremeros! gar emplazado al pie de aquella abadía ¡Remeros, considerados como triunfadores- -atleta, de Cádiz, la espuma y la sal. construida en el año 1134- -ocho siglos y un tercio nos contemplan- Cómo será futbolista o boxeador- -y al deporte en su Aguja de plata, la yola enhebrada, aquello- -abadía, pueblo y albergue- -que, expresión genérica- -el fútbol, el tenis, el las aguas azules con hilos de azar, esquí, la natación, el ciclismo, la aeronáu- cadencia de versos heroicos, los remos cuando en la hora de la cena pregunté a mis colegas, Enrique Blanco y Vicente tica, el remo. Unamuno, Baroja, D Ors cortaban los mares con sabio compás. Martín dicen cosas del deporte como pensadores O cuando Miguel Pérez Perrero canta al Marco, de Radio Madrid, y Juan quienes Navas, de Radio Nacional, con que fueron. Ortega escribe, en un ensayo round así; compartía nie en el comedor: titulado El espectador nada menos que Cara a cara. ¿Os sorprendería ver comparecer aquí, esto: La cultura no es hija del trabajo, Y una estrella de agua ahora mismo, y tomar asiento en esa sino del deporte aunque para entender- -la esponja se desangra- mesa de al lado, al caballero D Artagnan esto haya que aceptar la idea filosófica Jadea un señor gordo y sus mosqueteros? con calidad de punching- ball de Ortega sobre el deporte, que no se Respondieron al unísono: Un torso blanco y otro negro. detiene en el esfuerzo físico y su norma. -Lo que nos sorprende es que no hayan Y un monoele fanfarrón Gallego Morell ha sacado a relucir una aparecido ya. -portugués- larga lista de escritores que pusieron algo Y un malabarismo Antes de nuestro obligado reencuentro de su musa y su soplo realista para cantar de pesas certeras diario con los ciclistas casi bordeamos, algo que no es tan exclusivo del siglo XX, y peligro... camino de Charleville, el llano donde se en su segundg, mitad, como ahora les padisputó en 1643 la batalla de Gracias, Gallego Morell, por tu libro. Rocroi. Y demayo deen batalla- -paradójirece a los jóvenes. El mundo y el deporte Será una consulta y una cita de todo lo batalla están descubiertos mucho antes, pero in- que citas. Ya es hora de que alguien camente, estos dulces territorios, que pateresa conocer la interpretación de cada eleve lo que por grandeza está elevado, recen creados por la providencia para el reposo y la pacífica, convivencia, fueron día y cada persona. Cuando Pemán dice pero estaba sumido como si fuera un gé- reiteradamente el gidos como bélicos escenero menor. -GILERA. EDDY MERCKX SE VE RELEGADO AL TERCER PUESTO EN LA ETAPA DE NANCY, GANADA POR VAN LOY, QUE LLEGO A RODAR CON MAS DE DOCE MINUTOS Y. MEDIO DE VENTAJA