Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í ABC. M I É R C O L E S 25 DE JUNIO DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 53. MADRID al DÍA TEMPERATURAS DE LA CAPITAL Madrid Barajas Max. 21.2 Mln. 10,2 22.0 7,0 LOS VECINOS DE LA CALLE PANAMÁ LLEVAN QUINCE AÑOS RECLAMANDO QUE SEA URBANIZADA CON CINCUENTA Y DOS METROS DE ANY ZONA VERDE cumple, eiüre cires, los fines de veriedero público y municipal TFL luctuoso accidente del pasado domingo, en el que perdieron la vida dos personas y una tercera- -el conductor del taxi- -resultó gravemente herida, plantea de nuevo una cuestión que hace tres años yo traje a esta columna. ¿Es lícito que algunos taxistas- -sobre todo los de las nuevas hornadas- -recorran las calles de la capital con clientes a bordo, como si estuvieran participando en las XXIV Horas de Le Mansf ¿Hasta cuándo- -y la pregunta va dirigida no sólo a esos taxistas en minoría, sino también a los automovilistas en general- -seguirá interpretándose el color ámbar de los semáforos no como aviso de detención, sino como acicate de aceleración? El desgraciado suceso del pasado domingo se produjo- -según testigos presenciales- -porque el conductor del taxi quiso apurar las últimas décimas de segundo del color ámbar en su mutación al rojo, lanzándose a una carrera desenfrenada. En dirección cruzada, un autobús de la E. M. T. se puso en movimiento. Las consecuencias ya las conocemos. Los hombres del taxi- -para quienes son inis mayores respetos y admiración- -son magníficos volantistas. Su continuada permanencia en la calle- -en la locura colectiva de nuestras calles- -les da una seguridad y una confianza de la que carecen aquellos que sólo permanecen inmersos en la circulación el tiempo justo para dirigirse a sus ocupaciones o regresar de ellas. Esta falta de llamémosla práctica callejera hace a estos últimos sensatos y precavidos, en su mayoría. A algunos taxistas, esa confianza y su divina juventud los convierten en temerarios- Y erizan los cabellos de muchos clientes. Yo sé de quien, viéndose en esa situación, le espetó al taxista que le llavaba a velocidad de vértigo: Cuando yo quiera participar en el circuito del Jarania, lo haré conduciendo yo. Si entonces caigo en el empeño, yo seré el único responsable. Pero ahora usted me lleva a una velocidad prudencial. O me apeo en cuanto usted detenga al taxi al borde de la acera. Ese pisar el acelerador puede estar justificado en algunos casos, como en aquellos en los que el taxi se hace ambulancia y su conductor expone su integridad física por salvar una vida llevando a un accidentado a un Equipo Quirúrgico o a una parturienta a la Maternidad. Entonces el taxista se hace- acreedor o la admiración, a la gratitud, al reconocimiento de todos. Pero en el diario quehacer no se puede ser Nuvolari o Fangio porque sí. Es justa la aspiración de algunos de ellos de realizar ocho, en ves de seis carreras en el tiempo de estas últimas. Para los periodistas también es aspiración poder escribir, en el mismo tiempo que cinco, ocho colaboraciones. Aquéllas son el medio de vida de los hombres del taxi; éstas, el de los periodistas. Pero con tasa, amigos. No puede uno agolar en extronos esfuerzos diarios la posibilidad de seguir durante muchos años al pie del cañón colaborando en periódicos y revistas, aparte de su trabajo en el diario a cuya plantilla pertenece. Tampoco deben exponerse esos pocos taxistas del pie forzado sobre el acelerador a convertir una carrera a destiempo en la última de s- u vida. O en el postrimero recorrido de quienes, sabiéndoles aptos, se confiaron a fiu pericia y a sus manos. -MARLASCA. EN EL MISMO TEUBEMO DEBIÓ COMENZAR, EN 1962, LA COMSTRÜCCICIN DE LOS MINISTERIOS DE INDUSTRIA Y COMERCIO Madrid. (De nuestra Redacción. Parece mentira, pero es verdad. Es éste el comentario que obligadamente surge cuando se habla sobre la calle de Panamá, una calle madrileña con mucha historia, con muy triste historia, con muy complicada historia, cpie se inicia en 1954. Una historia que ha convertido a la calle de Panamá en vertedero dejado de la Sanidad municipal, huérfano de toda limpieza y pródigo en abandonos... y en múridos. Bien es verdad que en octubre de 1965 los servicios municipales de desratización, dependientes dej Lahoratorio Municipal, dejaron unos paquetes de raticidas en el solar y después... después se olvidaron del problema. Desde entonces las ratas se han centuplicado y su tamaño ha crecido en tal forma que inspiran auténtico temor a los inquilinos de los alrededores. MISA EM LA ONOMÁSTICA DEL CONDE DE BARCELONA Con motivo de la onomástica del Coiiáe de Barcelona, Jefe de la Casa Real Española, ayer, festividad de San Juan Bautista, se celebró a la una y inedia de la tarde, en la iglesia de los Jerónimos, una solemne misa ofrecida por la Diputación y Consejo de la Grandeza fie España. Ofició el coadjutor de la ¡jarroaaia y durante la ceremonia fueron interpretadas al órgano diversas composiciones. Se hallaban presentes los miembros de la Diputación y Consejo de la Grandeza, presididos por el disgue del infantado. El t e m p l o aparecía totalmente Heno de fieles, entre los que se veían conocidas figuras de las letras, la política y las profesiones liberales, a las que se unían personas de toda condición social. CENA POPULAR Con motivo de la fiesta onomástica de Don Juan de Borbón se celebró a 3 er, martes, por la noche, en un restaurante madrileño, una cena popular organizada por la Hermandad de Requetés Ex Combatientes de Cristo Rey. Más de dos millares de personas pertenecientes a los más diversos sectores de la vida social y profesional española asistieron a ella. A los postres, el presidente de la Hermandad de Cristo Rey, don Luis Suárez Quesada, pronunció unas breves palabras: Somos, por tradición, monárquicos- -dijo- queremos para el futuro de España la Monarquía, como así lo reconoce la constitución actual del Estado. Nuestro credo y nuestra doctrina no conciben una. Monarquía sin dinastía y una dinastía sin titular: quien por designio de Dios encarna la legitimidad histórica y la legitimidad dinástica, esa legitimidad dinástica por la que la tradición militante luchó durante más de un siglo. A continuación, el señor Suárez Quesada dio lectura a un telegrama enviado desde Es- toril por el Conde de Barcelona, que fue escuchado por todos los asistentes puestos en pie: En el día de mi Santo Patrono y a través de esa Hermandad de Cristo Rey, organizadora del acto, envío un cariñoso saludo, lleno de aliento y con los ojos puestos en España, a todos los asistentes. Juan, Conde de Barcelona. Con vítores a España y a Don Juan, y en medio de un fervor creciente, se cerró el acto. El lunes, por la noche, víspera de San Juan, se celebró en el Automóvil Club otra cena, también en honor del Conde de Barcelona. Asistieron a ella cinco centenares de personas, entre las que se encontraban destacadas figuras de la cátedra, las letras y la intelectualidad. LA HISTORIA La calle de Panamá está situada a la altura del número 44 de la avenida del Generalísimo, en uno de los barrios más urbanir zados de Madrid. Un 50 por 100 de la calle, el trozo comprendido entre las del Doctor Fleming y de Juan Ramón Jiménez, está superarbanizado. El otro 50 por 100- -Doctor Fleming- avenida del Generalísimo- -se encuentra en total abandono. Existe un viejo e inacabable pleito. Pleitean los vecinos por rehabilitar veintiséis metros y pico de anchura de calle que les fueron restados. Pleitean varios organismos, entre ellos el Área Metropolitana y los Ministerios de Industria y Comercio, por mantener como propiedad de estos dos últimos Departamentos ministeriales los veintiséis metros y pico que reclaman los vecinos. Todo surgió a raíz de que el 24 de diciembre de 1955, ante un notario de Madrid. se firmara la oportuna escritura de compraventa de un solar situado frente a la calle Panamá, siendo los autorizantes don Julián Laguna Serrano, comisario general para la Ordenación Urbana de Madrid y sus alrededores, y los señores don Manuel Arburúa de la Miyar, ministro de Comercio, y don Joaquín Plan- ell Riera, ministro de Industria. El solar tiene una extensión superficial de 23.291,78 metros cuadrados y fue adquirido en 34.500.000 pesetas. Precio medio del metro cuadrado: 1.481,21 pesetas. Precio del solar, aproximado, al año 1969, muy superior a 1.600 millones de pesetas. En 20 de julio de 1956 se falla un concurso convocado por la Comisión del Área Metropolitana sobre ideas para la organización y composición de volúmenes del conjunto de edificio S para los Ministerios de Industria y Comercio. Hay un precio de 200.000 pesetas. Lo obtiene el arquitecto don Antonio Perpiña Sebría, que formaba entonces parte de la Comisaría de Ordenación. A la vista de los trabajos que se presentaron se deduce que la propia Comisión no tuvo en cuenta la obligatoriedad de cesión de viales (mitad ancho calle Panamá) El va- Hado del solar por los Ministerios de Industria y Comercio se inicia en 30 de julio de 1962. En diciembre del mismo año se