Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SALUD Y BELLEZA LA NATACIÓN SUBMARINA Por el doctor M. de AGUILAR MERLO De la Anoeiaoión Ae Escritores V Artistas Médicos r N 2 a antigua mitología ri los dioses surcaban los aires, más veloces que las aves. Recorrían todos tos caminos de la tierra. Y se zambullían, como Neptuno, por todos los rincones del océano. Los hombres siempre han querido imitar a sus antiguos dioses y han soñado con dominar él aire y el mar. La diosa de la belleza, Venus, es sabido que se arrulló entre las olas. Y, asi, la natación es uno de los deportes más antiguos. Pero si nos referimos a un animal que posea estas tres facultades deseadas por el hombre, de trasladarse por tierra, mar y aire, por sus propios medios, solamente nos viene a la memoria el zambullidor, o somormujo, una original ave, que puede bucear hasta la profundidad de treinta metros, en busca de peces para su alimentación. El hombre quiere imitarle y tan sólo desde que los franceces Costeau v Oagnon describieron en 1943 2 a escafandra autónoma to pulmón acuático) se ha generalizado el bucear a grandes profundidades. En esencia, el invento consiste en un descompresor, al que se añade unas botellas a presión de oxigeno, o de mezclas gaseosas con oxigeno, mascarilla, traje, etc. Antes de estos pioneros franceses existían casos aislados de pescadores áe perlas o de escafandristas fijos, casi sin libertad de movimientos. Desde entonces es un bello deporte, cada vez más difundido, adscrito a asociaciones que por módico precio alquilan los equipos necesarios. El buceador independiente, fuera de las asociaciones submarinistas, o el aficionáis a la casa y pesca submarina, no debe olvidar que este deporte no es individualista y que es necesaria la labor de equipo. La natación es uno de los ejercicios físicos más completos, mejora la salud y la belleza, da elasticidad a los músculos y tendones, produce masaje sobre la piel, corrige defectos e 2 a columna vertebral y de las extremidades, mejora la obesidad y la celulitis, etc. Además, en su modalidad submarina, del buceo a grandes profundidades, extrema el espíritu de cooper ación, de resistencia, de educación de la voluntad, pérdida de la sensación de miedo y aumenta el deseo líe auxilio al prójimo. Porque es un deporte que no se debe practicar nunca solo. Y, además, enseña lo peligroso que puede resultar ese defecto úe la soberbia huma- na llamado ignorancia, O la falsa tranquilidad de espíritu originada por el desconocimiento. LA BELLEZA, LA SALUD Y LA FÍSICA NO ESTÁN REÑIDAS ENTRE SI P ERO el hombre no debe olvidar dos principios fundamentales en el buceo a grandes profundida- tán sometidos a una presión ejercida sobre el (rita úe cinco atmósferas. El aire contenido de ordinario en los pulmones es de cuatro litros, que a esa profundidad, suponiendo se suba rápidamente a la superficie, se convertirían en veinte. Abajo: cuatro Utros por cinco atmósferas, igual veinte. En ¿o orilla del mar: veinte Utros por una atmósfera, igual veinte. Esto no lo debe olvidar quien inicie EL HUMOR DE GORDILLO nes, ocasiona una situación peligrosísima. Porque, comí decimos, pue áe aumentan hasta cinco veces más su volumen. Este fenómeno di descompresión brusca del goi iy, por tanto, de dilatación sfr bita del volumen ocupado JJOI dicho gas) ocurre también nivel del oído, de los senos di la cara, idel intestino, de k sangre, etc. produciéndost una cantidad de burbuja instantánea, cual si hubiera mos descorchado una botelk de champán, pudiendo dicha burbujas ocluir la circulado! sanguínea. Además, puedei ser tan granóles- -ios burbu jas- -que no se pueden elími nar y, entonces, lesionan e sistema nervioso y producá intensos dolores en los huesos LA BORRACHERA DE PROFUNDIDADES LA! O -Sf, dije: Dejarme solo Pero quería decir que os llevarais también a ése. des, que son, primero, no hacerlo nunca solo. Segundo, saber un poco de física. Una ley física recuerda aue el volumen de un gas multiplicado por su presión es constante. A la orilla del mar existe una atmósfera de presión. El agua pesa mucho más que el aire y, asi, por cada iMez metros de profundidad, la caja torácica soporta otra presión de una atmósfera, de modo que, por ejemplo, a cuarenta metros de profundidad, los pulmones es- dicho deporte, porque puede ocurrir que, estando profundamente sumergido, se le escape la mascarilla, se azare, pierda los nervios por el miedo a quedarse sin aire, apriete los labios y los dientes, contenga la respiración para tener aire suficiente para salir a la superficie y reaparezca en ésta, con la misma presión del aire en los pulmones que en la profundidad, una tensión tan alta que, al abrir la boca y dilatarse sus pulmo- TRA ley física impar tante es que los gase se absorben en propor don a la presión a, que estát sometidos. Todos sabemos qu en la composición del aire e nitrógeno es cuatro veces má, abundante que el oxigeno- y si presión parcial (dentro de U presión atmosférica total ejercida por ambos) es, po consiguiente, mucho mayo) En la profundidad, tos presto nes id el nitrógeno y del oxí geno aumentan considerable mente y, por eso, los tejido absorben más nitrógeno más oxígeno. Pero el nitróge no tiene otra cualidad, ade más de mayor presión que oxígeno, se disuelve mejor e; las grasas y, por eso, tien gran afinidad por el cerebro rico en grasas especiales. E nitrógeno tiene propiedade anestésicas y su gran afinidat por el cerebro produce la nar cosis o borrachera áe las pro fundidades, en todo semejant a la borrachera alcohólica con pérdida del sentido de U orientadón, y, a veces, que riendo salir del agua, en luga de nadar hada la superficie se penetra más todavía en la peligrosas profundidades. 1 A borrachera por el nttrógent suele estar relacionada con e tiempo de permanencia baj el agua y con la profundidat alcanzada, por regla genera alrededor de los cuarenta me tros. Pero en el articulo pro xtmo haremos unas larga consideraciones en torno (estos inconvenientes, la des compresión brusca al salir i la superflde y Ja- borrachera para que no se presenten, y ll natación submarina, y el bu ceo profundo, sea, además d hermoso y útil, completamen te libre de peligros. 54