Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA MVSICÁ EN ESPAÑA LAS AGRUPACIONES Por Antonio FERNANDEZ- CID E N los tres anteriores trabajos menudearon las citas orientadas a las parcelas de la dirección orquestal, ios cantantes y los solistas instrumentales. Se trata esta vez de centrar al lector en cuanto atañe a las agrupaciones, lo que calificaríamos de conjuntos si el término pudiese liberarse del peligro de confusionismo, ante su habitual empleo para designar a los pequeños grupos ligeros de signo muy distinto a los que se citarán aquí. Agrupaciones: orquestales, corales, coreográficas. Antes se impone la referencia especial a los grupos de música de cámara, formados por solistas, pero ya con entidad propia que aprehende las personalidades individuales de sus componentes en busca de la deseable homogeneidad. Existieron siempre en nuestro país grupos de cámara, de vida más o menos efímera. Unos años, pocos y sustanciosos, fue modelo el Cuarteto Renacimiento imantado por el celo entusiasta de un muchacho de diecisiete, su primer violín: Eduario Toldrá. Dos violinistas dieron sus nom- bres a otras tantas entidades madrileñas: el Cuarteto Francés y el Rafael En los años anteriores a 1936 desarrolló actividad brillante el Trío hispano húngaro que formaban Fernando Ember, Enrique Iniesta y Juan Ruiz Casaux... Son estos dos últimos elementos quienes, con Luis Antón, Pedro Meroño y Enrique Aroca, forman en 1939 la entidad de más continuada labor en este campo: la Agrupación Nacional de Música de Cámara todavía en actividad brillante, pero con ya sólo dos de los elementos iniciales, Antón y Meroño, por fallecimiento de Aroca, edad avanzada de Ruiz Casaux y marcha al xtranjerp. de Iniesta. Reemplazado éste por Enrique García, que a su vez dio paso a Pedro León, Casaux por Ricardo Vivó y Aroca: por Carmen Diez Martín, la Agrupación subvencionada con carácter fijo por el Ministerio de Educación y Ciencia, se adscribe para su labor permanente a la Sociedad de Conciertos de Música de Cámara y los brinda quincenales. En el incremento del interés por este capitulo de arte, el más puro y uno de los más hondos, ha coadyuvado mucho el Cuarteto Clásico desde hace unos años, bastantes después de su fundación, adoptado por la Radio Televisión Española. El grupo original- -José Fernández, Antonio Arias, José Martín y Carlos Baena- -se modificó muy pronto. Pasó Arias a viola y con Fernández ocupó el puesto de violín Moreno de Haro. La muerte prematura de éste, primero, y la reciente dimisión de aquél, nos lleva a la formación actual: Eduardo Asiaín, Rafael Periáñez, Antonio Arias y Carlos Baena. El trabajo es fecundo y brillante. Se han detallado los avatares de ambos grupos, ya que se trata de los dos más permanentes y representativos. Uno hubo, muy meritorio, en Barcelona: la Agrupación de Música de Cámara Catalana que formaban Bocquet, Ponsa, Valero, Trotta y María Canela. Desaparecido, nació en los meses últimos un nuevo cuarteto, que lleva el nombre Ciudad de Barcelona y forman elementos jóvenes y