Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL PROBLEMA IRLANDÉS berían seguir el consejo del Dr. Martin Lutero Ktng, que se opuso abiertamente a la violencia. La relación que existe entre Westminster e Irlanda del Norte consiste en admitir que el Parlamento del Reino Unido es la autoridad suprema. Pero existe un acuerdo mediante el cual Stormont debe manejar sus propios asuntos AN pasado muchos años desde que desencadenar la anarquía social, hombres dentro de las atribuciones que se le los vientos de la política irlandesa y mujeres ya no tendrán esperanza de han conferido. Las declaraciones de suirrumpieron en la Cámara y los vivir en orden y en paz, y se habrán cesivos premiers británicos han raticorredores de los Comunes, pero hace perdido las conquistas conseguidas por la ficado la promesa que se le hiciera de unas semanas se desencadenaron casi sin civilización. que la situación del Parlamento de Iravisar y con la fuerza de un temporal A La injusticia social tampoco constituye landa del Norte no puede ser alterada los pocos minutos de su llegada, Miss una excusa para la violencia. Mientras sin su propio consentimiento. Devlin hubo de enfrentarse con un Par- Miss Devlin habló de la escasez de viNo obstante, en una sociedad hay cierlamento lleno de curiosidad y recelo; de viendas y de las lamentables condiciones tas cosas que deberían ser comunes a toun Parlamento que no había olvidado del chaboüsmo, los miembros del Parla- dos sus miembros. En muchas partes del todavía la violencia explosiva que los mento escucharon con simpatía y aten- mundo ha sido arrojado por la borda asuntos irlandeses provocaron una vez ción. Sin embargo, cuando se refirió a aquello de un hombre, un voto pero en Westminster. una policía apedreada y pareció regoci- éste es el sistema que ha funcionado denNadie pudo poner faltas a su valor y jarse con las luchas civiles justificándolas tro del Reino Unido y el que consideramos dominio, y la Cámara de los Comunes le por las equivocaciones cometidas, pudo más consistente y mejor para una democracia civilizada, tanofreció el máximo to en lo que se refieexponente de genere al gobierno local rosa tolerancia que como al nacional. suele dispensar a un nuevo miembro. PaNadie puede dessó por una dura pruehacer la historia en ba en la que muchos un día, pero en asunotros hubieran sutos íntimamente vincumbido, y todo el culados con la justimundo reconoció su cia social, el Parlaéxito. La mayor parmento de Westminste de las observacioter, en el que Irlannes de miss Devlin da del Norte tiene resultaban muy prorepresentantes influvocadoras, por lo que yentess. tiene derecho la tolerancia contrasa esperar que esos asuntos se enfoquen tó notablemente con y traten con razola atmósfera política nable urgencia. Y de Irlanda del Norte. volvemos a insistir en Porque la vida poque la motivación de lítica de este país, todo esto no es el que de tal manera ha deseo de interferensacudido al mundo cia, sino el de que la exterior, muestra una sociedad descanse soapasionada intoleranbre una base de coocia por parte de los peración y confianza extremistas y evidenlo más fuerte posicia que se usa desverble. Los conservadogonzadamente la reres, q u e continualigión para aventar mente defendieron la las pasiones de las posición de UIster, guerrillas políticasesperan y confían en La situación no es que estas relaciones puedan mantenerse mejor porque esa riBernadette Devlin, de veintiún años, la más joven miembro del Parlasiempre. validad tenga una bamento británico, defensora de la minoría católica de Irlanda del Norte. se histórica. AlguTodo esto es vernas de las guerras dad. Pero aquellos más sangrientas han sido guerras de religión. Precisamente, al sentarse un movimiento colectivo de in- que levantan el estandarte de los derechos civiles están obligados a reconocer que reconocer las funestas consecuencias de quietud. esos conflictos, las comunidades protesEn nuestros mismos hogares, por me- los hombres y mujeres ordinarios tienen tantes y católicas tratan de caminar jun- dio de la televisión, y desde los Estados derecho a vivir en paz al amparo de la tas procurando reconciliarse. Mucho se Unidos de América, nos han dado muy ley. En una parte del discurso de Miss ha progresado en este aspecto, en el que recientemente una lección: que, en las Devlin pareció descubrirse un velado las autoridades eclesiásticas han repre- condiciones actuales, la violencia civil tono de amenaza: la violencia seguiría sentado y representan un papel de inte- abre el camino al que se aprovecha de estando en el orden del día aunque se enrés público. Es enorme la desilusión que ella para el pillaje, porque no tiene para derezasen los entuertos. Esperamos de causa entre los amigos y simpatizantes ello otra oportunidad que el caos social. verdad que esa intención no sea cierta, de Irlanda del Norte e) ver los excesos Allí, la causa adoptó el nombre de De- porque es una actitud que no podría perpetrados allí por la beatería y la vio- rechos Civiles para el Negro; pero, cuan- perdonarse. Los ciudadanos comunes y lencia, mientras en todas partes hay otros do estalló la violencia, el negro se dedicó corrientes son las víctimas de la intimihombres que buscan la armonía. a robar los almacenes y de otros dación, del incendio y de la destrucción negros y las llamas no respetaron fron- de los servicios públicos. Y deben tener En el futuro es posible que no se tera alguna entre blancos y negros o la garantía de que pueden dirigirse sin declaren guerras, porque resultan dema- entre negros y negros. Se perdió toda miedo a sus quehaceres cotidianos. En siado peligrosas para los combatientes; semblanza de justicia social en los incen- una democracia como la de Irlanda del pero si, con el fin de buscar una razón dios. Rapiñas y saqueos se cometieron Norte el Gobierno está claramente oblipara la mena, los políticos y los ecle- tn 3iii ti f y apenas pudieron gado a apoyar la Constitución: y la ley. Alee Douglas HOME siásticos se consideran en- libertad de dominarse. Todos los jefes religiosos deLa situación en Irlanda del Norte y los atropellos que contra los católicos allí se cometieron ha atraído la atención del mundo. Alee Douglas Home, antiguo jefe del Gobierno británico (1963- 1964) vuelve hoy a las páginas del dominical de ABC con un interesante artículo, que publicamos en rigurosa exclusiva nacional, en el cual analiza de forma muy objetiva la situación irlandesa. H