Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D O M I N G O 25 DE MATO DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 23. les siempre llama al doctor Salazar su mensión social. Más científicamente, ¡A se A B C EN LISBOA maestro. En su decisión de mantenerse en quiere. De ahí las divergencias. África evidenciando el portuguesismo maEstas divergencias desorientaron a la sivo en aquellas tierras, no cabe duda de oposición toda, menos a la fracción comuque ha sido todo un continuador. Ahora nista, que esa siempre supo lo que quería. en Oporto, hace apenas nada, se ha refe- Y su desorientación le llevó a pensar algo rido al Estado corporativo, afirmando que tan burdo como lo de que quien no es el Estado corporativo es un Estado de tuviera absolutamente con Salazar tenía justicia social Y frente a su posible des- que estar contra él, y, por tanto, con ellos, aparición, ha opuesto la tesis de que el ca- alineándose entre sus enemigos. La equivocación ha sido tremenda. El Mediante e contacto frecuente con mino que el buen, sentido nos indica es margen de confianza que le dieron a Marperfeccionar aquello que tenemos, enmen- celo Caetano hoy se vé confinado en unos él pueblo, el primer min istro prepara dando errores (de los que ninguna fórmula límites totalmente distintos a los de hace el terreno ante las próximas elec- política o social está libre) corrigiendo des- unos meses. Porque el margen de confianvíos y volviendo más eficaces y justas las za, el que hoy lo conceda, tiene que conciones soluciones o los procesos Esto, después cederlo a la ideología misma del preside pasar revista a los servicios prestados qué Lisboa 24. (Crónica telefónica de nues- al país por el corporatiyismo que él cali- dente, y ver de sues lo que con ella hace una persona indiscutible talla. tro corresponsal. La delirante apoteosis ficó de enorme y de su realidad actual. Los que no conceden dicho margen se ha continuado hasta el final. La salida de Todo esto quiere decir que el magisterio preparan para la lucha y no faltarán ocaOporto del presidente Marcelo Oaetano tuvo, al terminar, las mismas caracterís- de Salazar sigue patente. Las divergencias siones en que tengamos que referirnos a ticas que las que se produjeron con moti- que pudiera tener Marcelo Caetano con su ella. Pero, por de pronto, su andadura, vo de su entrada al comenzar su visita maestro fueron, por lo visto, o de orden parece cansina desmedrada frente a un a dicha ciudad. En el aeropuerto, en ed teórico o por la forma en que la teoría emiraje arróllador. El tiempo nos dirá sus estadio Salazar. en el centro de Formación Inicial se proyectaba sobre la realidad. Opi- variaciones. Hoy por hoy, repito, esa opoProfesional Acelerada- en la refinería que no que Caetano creía en la teoría corpo- sición arrastra sus errores y su aparición visitó y en todas partes por donde anduvo, rativa en toda su pureza, con más ahínco en Aveiro no puede ni medio compararse Marcelo Castaño ha vivido en olor de aún que su propio maestro. Vislumbraba la con lo que acabamos de ver en Oporto. multitud. Abrazado, estrujado, besado, cu- idea con más ancha y más humana di- José SALAS Y GUIRIOR. bierto de flores o de confetti no ha cesado de responder a las incesantes ovaciones con una constante sonrisa y un ademán de saludo en los brazos. El último viaje del presidente Caetano ha sida sencillamente, triunfal. En el hecho, ya comentado por este corresponsal en anteriores crónicas, de ese íntimo y frecuente contacto con las masas populares que le colocan indefenso frente a cualquier eventualidad, e incluso cualquier aglomeración excesiva, hay que ver algo más aue seguridad en sí mismo. Porque si bien se mira, más que de una actitud personal, se trata de una posición política. Me explicaré. El período saiazarista se caracterizó por todo lo contrario. El doctor Oliveira Salazar, querido y admirado por los suyos en grado máximo, solía producirse en forma mucho más esporádica y cautelosa. Y ello sólo se explica considerando que frente a la admirativa emoOportunidad excepcional de multiplicar vuestro capital trasladándole ción que suscitaba entre sus huestes, se a otras inversiones extraordinariamente más saneadas y de mejor percibía el agrio latido de una oposición cuyo disgusto había ido creciendo a lo rendimiento. largo de muy dilatado período presidencial. Hoy por hoy, aun cuando esa oposición siga existiendo, aparece más o menos esterilizada o neutralizada por un margen de confianza otorgado a Marcelo Caetano y a las reformas preconizadas ¡por éste. De ahí que él lo aproveche para aunque la rentabilidad líquida de estas improductivas fincas urbanas fundamentar una obra de Gobierno que sólo empezará de veras el día en que los (de alquileres congelados) arroje únicamente él reducidísimo abrazos, los besos, las flores, los confetti y las ovaciones se conviertan en votos contantes y sonantes. Ese día los condicionamientos de quienes le llevaron al poder y los de quienes hoy le dan ese margen de confianza aue digo, desaparecerán como por ensalmo y Marcelo Caetano será Pero, además, inmediatamente, garantizado por contrato, a su plenísima quien es por sí mismo, y pare usted de satisfacción y por el tiempo que estime oportuno. contar. ¿Es que Marcelo Caetano obra hoy bajo INVIERTA EL ELEVADO PRECIO la presión de esos condicionamientos? El ¡mismo lo ha aceptado en unas declaraciones hechas al New York Times a las ASI OBTENIDO AL Ciue me he referido en mis ultimas crónicas. Quien gobierna- -ha dicho- -está necesariamente condicionado por las corrientes de opinión. Y. además, por los acontecimientos. Para encabezar opiniones y dominar acontecimientos es para lo que el Y CONSIGA: hombre más destacado de Portugal necesita los votos. Para conseguirlos es para a) Realizar muy ventajosamente una difícil venta. lo que hoy se mueve desde Mozambique a Oporto entre clamores encendidos y mulb) Triplicar acto seguido el interés de su capital. titudinarios. Ahora bien, ¿cuál es la obra de Gobierc) Disponer de su dinero en cualquier momento. no que se espera de este caballero con aire sutil, sonriente y un tanto enigmático? Como es natural, en ese terreno cada uno arrima el ascua a su sardina. Los uJtras cuentan con un salazarismo sin Salazar. La oposición esperó un giro radical. Yo creo aue la mejor respuesta hay que verla en los antecedentes, en las propias declaraciones y, sobre todo, en las actituOfertas por escrito y con detalles de emplazamiento, alquileres y precio al des. Intentando en cierta ocasión su retrato literario, me referí a sus libres, en los cua- Señor LÓPEZ BREA Cea Bermúdez, 61 MADRID- 3 ABC. TENEMOS, CORREGIBfDO SOS ERRORES LEMA DE CAETOO casas de renta antigua COMPRO 3 ANUAL 10 ANUAL operaciones rápidas y al contado