Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 25 DE M A Y O DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 21. ese mismo número desmiente, por simple; ley de probabilidades, la tesis de la confabulación. Jurídicamente hablando, las razones españolas son tan claras y limpias que parece lógico imaginar que el Tribunal las habrá escuchado con interés. Por o t r a parte, el planteamiento exclusivamente político del asunto de los abogados belgas, resucitando en un pretorio todos los elementos de la campaña antiespañola inmediatamente posterior á la segunda guerra mundial, ha sido una línea de defensa destinada a crear un clima El actual pleito hispano- belga es el más complejo y extenso de extrajúrídica, contra nuestro país, mucho de antipatía más que a demostrar la propia razón. toda la historia del Tribunal No ha habido denegación de justicia, sencillamente porque la justicia no se pidió y en beneficio de don Juan March parece La Haya 24. (Crónica telefónica de nuestro enviado especial. Hasta la segunda igualmente tan intolerable que la defensa en nuestro país; es muy discutible ue la quincena de junio durarán las intervenespañola ha recordado hasta qué punto protección diplomática pueda prestarse por ciones de consejeros españoles ante el resulta rocambolesco imaginar que más un Estado a los intereses de una sociedad X Tribunal Internacional, que podrá sode un centenar de funcionarios judiciales registrada en otro que no interviene; las licitar de las dos partes un nuevo turno pudiesen actuar como piezas de una dis- atribuciones del Tribuna Internacional de actuaciones rápidas, donde tanto los ciplinada conspiración destinada a despo- son específicas y no le confieren el deabogados belgas como los españoles terjar a Barcelona Traction de sus. bienes recho de superadministrar la justicia nacional, y, por último. Barcelona Traction minen de exponer su argumentación dubajo la batuta de un financiero maquirante la primera quincena de julio, antes nador. Una docena de jueces ordinarios se encuentra en esta situación como conde terminar la sesión de trabajo del Tri- y especiales, dos Tribunales de apelación secuencia de un pasado equívoco y oscuro. buna que suele fijarse a mediados de y una Sala de casación del Tribunal Su- Por todo esto parece lógico pensar que mes. Después, en el otoño, los jueces ini- premo, durante los varios años en que los primeros meses del año próximo nos ciarán la lentísima elaboración de su sen- han transcurrido los procesos relaciona- traigan buenas noticias desde La Haya, España, por lo menos, ha presentado su tencia, que puede imaginarse esté lista dos con el asunto de la Barcelona Tractpara los primeros meses de 1970. Teniendo ion, significa que más de cien personas causa con tanta inteligencia como honestidad. Era lo que debíamos hacer. -Salen cuenta que la declaración de quiebra de la Administración judicial han intervador LÓPEZ T E LA TORRE. de la Barcelona Traction se remonta a venido en el asunto dentro de España, y 1948 y que la primera Memoria del Gobierno belga al Tribunal, pidiendo la indemnización de sus subditos se cumple en 1958, puede comprobarse que el Tribunal Internacional se toma abundante tiempo para la reflexión. Cosa natural, porque la complejidad del procedimiento y las dificultades de encontrar en todos los casos una respuesta razonable y acorde con el Derecho internacional, reclama del propio Tribunal la elaboración de su propia teoría de funcionamiento en un terreno que siempre resulta difícil, pero que en el caso concreto de la diferencia hispanobelga, ha alcanzado, sin duda alguna, el máximo grado de dificultad material que jamás haya conocido el Tribunal. No ha habido, esto conviene decirlo con claridad, nunca un asunto que necesitase tanta asistencia de abogados internacionales, ni tantas audiencias, ni. desde luego, haya acumulado tan copiosa cantidad de material escrito. La acusación central de la demanda belea con España es la de denegación de justicia, aderezada además de usurpación de jurisdicción y de abuso de poder v pero todo ello sostenido por esa denegación de justicia ue no ha existido ni podía existir por la simple razón de que nunca se ha pedido. La institución de la quiebra, pronunciada por el juez de Reus, que constituye la base de todo el pleito, no ha sido nunca impugnada por la Barcelona Traction, y resulta difícil que cuando no se ha so- licitado la justicia, ésta pueda deneLa más extensa variedad garse. Así como dijo el señor Guggrenheim, lo de modelos en lo más que el Gobierno belga pretende es que el Tribunal de La Haya se convierta en un avanzado de la moda, superorganismo judicial de ámbito planetario, que deba sentenciar y pronunciarse sobre simples cuestiones del derecho espalo encontrará en. ñol pretendidamente discutidas, transformando el Tribunal en un órgano judicial de apelación o de casación, puliendo fundar el dispositivo de sus decisiones sobre las infracciones del derecho interno como tal La táctica de la parte contraria ha sido siempre la de burlar la Justicia española de alguna manera, o bien rehusando su cumplimiento, o inventando algún procedimiento que la situase a exterior de su campo de aplicación. Por eso resultaría inaudito que el Tribunal Internacional pudiese seguir a los abogados belgas en su empeño de cortocircuitar a la Justicia española a SERRANO, 52 través de una instancia internacional, cuya Aparcamiento en el mismo edificio. Entrada por Ayala tarea no es interpretar la aplicación de un determinado derecho español, sino dé Pta. DEL SOL, 11 Av. JOSÉ ANTONIO, 59 vigilar por el correcto cumplimiento de las SERRANO, 62 CONCHA ESPINA, 6 FUENCARRAL, 1O7 reglas internacionales. (G. BILBAO) La tesis de la confabulación de la JusCONDE PEÑALVER, 2 PELIGROS, 1 H. HILTON SERRANO, 32 ticia española contra los intereses belgas A B C EN LA HAYA LA SEIT 1 DICTARSE A PRINTRACTION CIPIOS DEL PRÓXIMO AÑO TRAJES DE BAÑO Para toda la familia