Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 25 DE MAYO DE 1 S 89. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 14. últimas estadísticas de los beneficios obtenidos por el capital norteamericano en el Continente Sur, muy superiores al volumen de nuevas inversiones: casi novecientos millones de dólares de ingreso neto por año. ¿Qué buena voluntad de diálogo puede argumentar Norteamérica cuando en pleno diálogo con Perú sobre la nacionalización de la I. P. C, que adeuda mil millones de dólares al Gobierno peruano, comienza a aplicar parcialmente- -pese a las seguridades que anteriormente había dado en contrario- -la enmienda Hickenlooper, suspendiendo la ayuda militar al país? En vista de lo cual Perú ha contestado con la expulsión de la Misión militar norteamericana y li cancelación de la visita de Rockefelíer. Es una grave prueba de sordera política por parte de Washington no comprender la naturaleza del camino emprendido por los peruanos para defender su patrimonio económico, porque la vía iniciada por Lima es, lejos de cualquier demagogia revolucionaria, todo un ejemplo de realismo. Las bases para una nueva política norteamericana con respecto a Iberoamérica deben estar asentadas en la leal colaboración para la explotación de unos recursos fabulosos y en el estricto respeto a la voluntad nacional de estos países, de una riqueza humana extraordinaria. Es el único antídoto contra el veneno revolucionario. ABC DiREcron: Tórcuato LXJCA de TENA DIBECTOK ADJUNTO: Peáro ie LORENZO SUBDIRECTOR: Jesús REVUELTA 1 MAZ REDACCIÓN, ADMINISTRACIÓN Y TALLERES: SERRANO, 6 1 MADRID. APARTADO NUM 43- TELEF. 225 17 10 Editor: PRENSA ESPAÑOLA, S. A. fc planetario DIALOGO A DMOU MUS Casi en perfecta coincidencia con la endurecida actitud del establecimiento comunista en Checoslovaquia, aparece en übro de bolsillo una apasionante colección de textos relativos a posiciones diversas de un intercambio entre marxistas y cristianos. La compilación y presentación es obra de un sacerdote que ha intervenido muy activamente en esos encuentros amistosos entre cristianos y marxistas: el p a d r e Jesús Agnirre, traductor, además, de muchas de esas páginas. El libro se titula Los problemas de un diálogo y está en la colección de Alianza Editorial. Como en 19 Q 8 tantaba Eugenio d Ors en París al ver en las calles Pinoza a dinou sous podemos experimentar hoy jubilosa exaltación al ver lo esencial de esos diálogos en la calle al alcance de la mano. Desde que- -dice el padre Aguirre- -se publicaron los manuscritos económico- políticos de Marx, escritos en 1844, estaba puesta la primera piedra del diálogo de los no marxistes con el marxismo. No eran los años treinta, como se ha visto, propicios en España a otra suerte de coloquio que el de las armas, aunque ya fueran históricamente posibles. Desde entonces se han efectuado frecuentes encuentros, hasta el punto de que, habiendo prácticamente llegado a su techo tales conversaciones, el diálogo está en peligro de sofocarse, es decir, de quedarse sin aliento. En el momento actual, el teólogo Karl Ranner, a quien el contacto y la discusión con científicos del marxismo ha hecho repensar, afirmándola por la autocorrección su propia teología, pregunta: ¿Los humanistas cristianos y los no cristianos tienen que ser enemigos? ¿Por qué entonces no planean ambos ese futuro que les es a los dos desconocido? Estamos ante una formal invitación a elaborar por encima de toda suerte de dogmatismos un futuro habitable para todos los hombres a despecho de las diferencias de ideas. Invitación que L u c i o Lombardo- Kadice completa al considerar ue una recuperación marxista del concepto liberal del Estado aconfesional sería muy fructífera No es una solución entre dos dogmatismos enfrentados, el de los cristianos teólogos y los marxistas filósofos, pero sí es raía aportación liberal para el mutuo acercamiento. La distinción de Jules Girardi entre un marxismo abierto al diálogo, el de los hombres, y un marxismo cerrado, el de las instituciones, p a r e c e muy iluminadora si se está dispuesto a admitir que la mayoría de las instituciones, cualesquiera ue sea su sentido, son más cerradas que los hombres dispuestos a, renunciar a los integrismos en favor de los entendimientos. Pero no todo son aproximaciones. Del texto, que este libro recoge, del profesor marxista de filosofía checo Milán Machover, se desprende una intransigencia superviviente cuando admite la utilidad de la crítica religiosa para una vida sin Dios El encastillamiento apriorÍ 3 tico, en un sentido o en el otro, es quizá la causa de plafonnement del problema que al padre Aguirre preocupa. Los pensadores españoles Manuel Sacristán y José Luis Arangrireu hacen planteamientos éticos importantes. El diálogo, por difícil que sea, sigue abierto. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. LA MISIÓN IBEROAMERICANA DE ROCKEFELLER Finalizada la primera etapa del viaje que Nelson Rockefeller, como enviado especial del presidente Nixon, gira a todos los países- -menos Cuba- -situados al sur del Río Bravo, cabe preguntarse si semejante periplo, realizado a uña de caballo- -en Guatemala, por ejemplo, estuvo tres horas y media- aporta algo al conocimiento de los problemas iberoamericanos- -harto conocidos, por desgracia- y si, planteado a ritmo vertiginoso, puede tener efecto alguno en las relaciones entre los Estados Unidos y las Repúblicas del Sur. Se ha descrito la visita de Rockef eller como una misión informativa pero ¿de qué puede informarse en tan precipitados contactos que no sea ya sobradamente conocido por la Casa Blanca y el Departamento de Estado? La explosión emocional de Iberoamérica contra el coloso del Norte tiene motivos tan antiguos como persistentes y agravados, nacidos, de un lado, en el colonialismo económico; por otro, en el poco igualitario trato dado a los iberoamericanos; y aun por el empleo de la fuerza para imponer los intereses propios, en unos casos apoyando y sosteniendo regímenes o derribando en otros a aquellos que con su celo nacional podían dificultar la expansión de posiciones particulares exteriores. Durante años, y mientras en los Estados Unidos se realizaban las grandes transformaciones sociales que iban a convertir al país en el paraíso de las oportunidades- -problema racial aparte- fue fácil mantener inmóvil la estratificada arquitectura social de las naciones del Sur. Hasta que la explosión demográfica y la exportación norteamericana de la revolución del consumo, del mercado de masas, desencadenó una demanda incontenible de medios de trabajo para acceder al brillante nivel de vida simbolizado por las grandes ciudades. La emigración interior cercó a éstas de suburbios dispuestos a ingresar en una sociedad nueva, pero que sólo han conseguido establecer los campamentos de la miseria frente al espejismo de la opulencia. La Alianza para el Progreso trataba de hallar la vía para que mediante cambios y reformas, y una colaboración verdadera, se salvara el abismo que mediaba entre los 2.500 dólares de renta anual media per capita en los Estados Unidos y los 200 dólares de Iberoamérica. Precisamente en los días en que Rockefeller iniciaba la primera etapa de su viaje, en plenas y difíciles negociaciones entre Washington y Perú sobre la nacionalización de la International Petroleum Company (de la que los Rockefelíer son copropietarios) y cuando en la reunión de ministros de Viña del Mar se exponía la situación crítica j ue atraviesa el Continente, la Comisión Económica de la O. N. U. para Iberoamérica publicaba las BHEVERIA MREL ABLA J SS perativos del bien común, convendría poner coto a la furia destructiva que, en nombre de la civilización y del progreso urbanístico, parece invadir a muchas ciudades españolas. Viene esto a cuento de la furia arboricida que parece haberse desencadenado en Mar- bella, para convertir el hermoso parque de la localidad en centro comercial y construir estacionamientos subterráneos de vehículos. SI este proyecto prospera, la hermosa Alameda, pulmón de la popular ciudad malagueña, desaparecerá con todo su ai- boiado- -abetos gigantes del Norte, palmeras y otros ejemplares tropicales centenarios- pese a existir otros espacios aptos para construir tales estacionamientos. Según uno de los varios lectores que nos dan cuenta de este despropósito, quienes van a construir y explotar el centro esgrimen argumentos basados en el progreso. Marbella es una ciudad turística por excelencia y su progreso y su futuro es fomentarlo como hasta ahora, respetando sus bellezas urbanísticas. ¿Irá a destruirse uno de sus principales atractivos por tan endeble argumento? Pintándola con la auténtica pintura de cloroeaucho especial. Caíle Valderribas, 7- Teléfono 25158 68 CLAUD! O CQELLO, 77 planta ¿aja, 208 nteiros. Teléfono y aire acondicionado. Tratar de I a 4- Teléfono 226 82 2 S